Fútbol | Racing

El Racing elige presidente

Alfredo Pérez, Manolo Higuera y Pedro Ortiz, en un acto en los Campos de Sport./Javier Cotera
Alfredo Pérez, Manolo Higuera y Pedro Ortiz, en un acto en los Campos de Sport. / Javier Cotera

Pitma se ha esforzado en que no trascienda su nombre. Alfredo Pérez puede verse obligado a ponerse al frente tras barajar a Cristóbal Palacio y descartar un presidente simbólico

Sergio Herrero
SERGIO HERREROSantander

El Racing nombrará esta tarde al presidente número 37 en sus 105 años de historia. Una nueva cabeza visible en la primera línea del palco de los Campos de Sport que sustituya a Manolo Higuera, quien presentó su dimisión hace casi un mes. 29 días en los que el club ha seguido funcionando, a menos revoluciones por el cierre prematuro de la competición, sin máximo mandatario. De la reunión del Consejo de Administración de esta tarde, a las 19.30 horas en el estadio verdiblanco, tiene que salir un nuevo dirigente. Y también tres consejeros que cubran las plazas vacantes, debido a que los estatutos de la entidad verdiblanca estipulan que el mínimo de directivos es de nueve.

Los responsables del Grupo Pitma, máximos accionistas del Racing, han llevado las gestiones en secreto. Como suelen hacerlo todo desde que desembarcaron en el club cántabro. La situación puede obligar a los patrones verdiblancos a dar un paso hacia delante después de refugiarse tras la anterior directiva. Y Alfredo Pérez, más protagonista cuando los empresarios han hecho acto público de presencia, es el que más papeletas tiene para coger el relevo de Manolo Higuera. Esa es la principal opción. Las otras pasarían por nombrar a un hombre su confianza para la gestión -como Cristóbal Palacio- o, por el contrario, elegir un perfil más representativo y con cierto reconocimiento en el racinguismo.

El club debe nombrar tres nuevos consejeros, aunque los máximos accionistas intentarán convencer hasta última hora a Juanjo Uriel y Miriam Peña

«Nos han amenazado con seguir intentando que nos quedemos», dijo Manolo Higuera el día del anuncio de su dimisión. Y así ha sido. Durante este cerca de un mes Alfredo Pérez y Pedro Ortiz han seguido percutiendo sobre el propio Higuera, Víctor Diego, Daniel Berasategui, Miriam Peña y Juanjo Uriel para que diesen marcha atrás y continuasen prestando sus servicios al Racing. Con especial incidencia en estos dos últimos, por lo especial de sus áreas dentro de un club de fútbol: la social, en el caso de Peña, y la económica en el de Uriel, cuya labor ha sido reconocida en múltiples ocasiones, sobre todo en los momentos de mayor precariedad financiera del club. Y al final, la insistencia de los máximos accionistas ha logrado, al menos, generar dudas en algunos de los dimitidos. Lo seguirán intentando hasta que ya no haya vuelta atrás.

Unos tienen claro que no continuarán, aunque puedan echar una mano desde la distancia, como Daniel Berasategui. Sin embargo, otros, como Miriam Peña, aún no han tomado una decisión definitiva. Muchos elementos que sopesar en ambas bandejas de la balanza. No ha sido un periodo fácil para nadie en el racinguismo. Para el Consejo de Administración, tampoco. Hasta la reunión de esta tarde no quedará despejada la incógnita. Con Juanjo Uriel lo seguirán intentando.

La posible continuidad de alguno de los que anunciaron su dimisión por lealtad a Manolo Higuera -quien no vería con malos ojos la reconsideración de su salida de alguno de sus compañeros- formaría un híbrido entre la directiva pasada y la futura gestión del club, aunque la salida de los exjugadores, que tomaron el mando del club tras la ampliación de capital de 2015 es ya un hecho. Sólo permanecerá dentro de las oficinas de los Campos de Sport Tuto Sañudo, presidente de honor de la entidad.

En la oscura época de Ángel 'Harry' Lavín en el cargo el mínimo de consejeros era de apenas tres. No debía ser muy fácil encontrar candidatos para aquellas labores. Sin embargo, posteriormente, con la entrada de los nuevos gestores, se cambiaron los estatutos y la cifra mínima de directivos pasó a ser de nueve. Con las dimisiones de Manolo Higuera, Víctor Diego, Juanjo Uriel, Daniel Berasategui y Miriam Peña ahora mismo quedan solamente seis consejeros: Alfredo Pérez, Pedro Ortiz, Cristóbal Palacio -abogado de Pitma y secretario del Consejo-, Manuel Gómez -director financiero de Pitma-, José Emilio Criado -del Grupo Auto Gomas- y Francisco Gutiérrez -de Artipubli-.

Tras completar la parcela técnica, el club recompondrá este martes el área de gestión de la entidad

Si finalmente los máximos accionistas del Racing no consiguen convencer a tres de los consejeros dimitidos para que renueven sus votos en la directiva, tendrán que buscar un plan B. Como en el caso del nuevo ocupante del sillón presidencial, todo son conjeturas al respecto. Las opciones las guardan los propietarios del Grupo Pitma en una carpeta. Evidentemente, la elección de estos últimos no será tan crucial como la del presidente, por lo que podrían producirse nombramientos, únicamente, para completar el cupo mínimo exigido.

El objetivo de los gestores del club ha sido, desde su llegada, involucrar al mayor número de empresas de Cantabria posibles en la estructura racinguista. Eso lo han conseguido con José Emilio Criado -accionista, además de consejero- y Francisco Gutiérrez, responsables de dos compañías radicadas en la Comunidad Autónoma. Ese puede ser uno de los caladeros donde Pérez y Ortiz hayan tirado la caña en busca de nuevos consejeros.

Una vez se produzcan los diversos cambios en la reunión del Consejo de Administración de este martes, estos tendrán que ser ratificados en Junta de Accionistas por el resto de propietarios de títulos de la sociedad verdiblanca. Sin embargo, con el Grupo Pitma con aproximadamente el 61% del accionariado en su poder, será un mero trámite que los dueños del club solventarán sin mayor problema.

Reforma

El de este martes será un nuevo capítulo dentro de la profunda remodelación que está sufriendo el Racing en todos sus estamentos. La consecuencia de la desastrosa última temporada. Los resultados con el balón han trastocado todos los cimientos. La ridícula derrota en Zubieta que dejó al equipo sin play off de ascenso aceleró la voluntad de Higuera y su equipo de echarse a un lado. A partir de ahí, el club, con el director deportivo, Chuti Molina, y el director general, Víctor Alonso, se ha afanado en remozar, lo primero, la parcela técnica. Iván Ania fue el primero en llegar y a él le han seguido sus ayudantes y Guillermo Fernández Romo y Justo Sisniega como responsables de la cantera.

Mientras tanto, en lo deportivo, de momento, lo único que ha ocurrido es que ha habido es gente desfilando por la puerta de las Instalaciones Nando Yosu de La Albericia. Borja Granero, Óscar Fernández, Héber o Regalón no continuarán. En la dirección contraria aún no ha aparecido nadie. Sin fichajes. Y tampoco hay demasiada prisa en las oficinas. Es lo que tiene terminar la competición, por deméritos propios, un mes y medio antes de lo previsto.

El Consejo del Racing debe estar conformado por nueve directivos. Ahora quedan sólo seis

El caso es que este martes el Racing debería dejar zanjada, por un tiempo, una de las parcelas que tiene a medio hacer como consecuencia del pésimo rendimiento deportivo. El club espera a su presidente número 37 -será el periodo presidencial número 41, ya que algunos repitieron- en la enésima temporada crucial para la entidad verdiblanca y después de la peor campaña a nivel deportivo de su historia. Sea el que sea, tendrá trabajo, presión y, sobre todo, mucha responsabilidad. Y si finalmente es Alfredo Pérez, ya sin el parapeto de Manolo Higuera, quien ha amortiguado la mayoría de los golpes hasta ahora.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos