Fútbol | Segunda B

El Racing mantiene la línea

El Racing mantiene la línea
LOF

El equipo de Iván Ania se adjudica el Torneo de la Galleta en Aguilar de Campoo

Sergio Herrero
SERGIO HERREROSantander

Otra prueba favorable para el Racing. Con altibajos, pero como para estar medianamente contento. El equipo cántabro se ha impuesto a la Cultural Leonesa y se ha hecho con el clásico Trofeo de la Galleta. El primer 'título' de la temporada. Esperemos que no sea el último. En Aguilar de Campoo, los verdiblancos dejaron notas positivas y cosas a corregir. Como una galleta de esas dietéticas, el Racing se marchó con buen sabor de boca y mantiene la línea. Sin calorías ni arrepentimientos de más. Merienda satisfactoria. Lo lógico de la pretemporada. Un día menos para que empiece lo que de verdad importa. Porque la Liga, si no mata, engorda, y el equipo cántabro lleva ya tres años seguidos de funeral por la Segunda División B.

Iván Ania aprovechó la cita, ante un rival de su presumible tamaño, para poner en liza un hipotético once ideal con los mimbres que tiene a día de hoy en su plantilla. Unas piezas del puzle que ya le han llevado a cambiar el dibujo del clásico 4-4-2 a un 4-2-3-1. El choque sirvió para que el recién llegado Óscar Gil se estrenase en el centro de la zaga junto a Jordi Figueras. Con Buñuel y Julen Castañeda en los laterales; un doble pivote de músculo formado por Sergio Ruiz y Kitoko; una línea de tres por delante con Enzo Lombardo y César Díaz en las bandas y Cejudo en la mediapunta, y el puesto de nueve para un Jon Ander que sigue en racha y que se llevó el trofeo a mejor jugador del encuentro.

Durante la primera mitad, el Racing puso el oficio y la efectividad, pero también algunas dudas en la retaguardia. Y eso permitió que las mejores ocasiones antes del descanso fuesen para la Cultural Leonesa. Opciones que el conjunto de Víctor Cea no aprovechó. El equipo cántabro tomó el control durante los primeros minutos. Se mostró superior a su rival. Con dominio, presión alta y empaque, sobre un césped duro e irregular que tampoco dio lugar a muchos homenajes.

Todo ello, con un puñado importante de aficionados verdiblancos que ya no esperan ni a que empiece la temporada. Con sus camisetas, las nuevas y las viejas. Blancas, verdes, negras y hasta granates. Hicieron turismo, movieron el bigote y de paso vieron a su equipo ganar. No estuvo mal la jornada. Los cántabros fueron mayoría en Aguilar.

Sin embargo, quien estuvo más cerca de adelantarse fue el cuadro leonés con una ocasión clarísima. Aridane se elevó completamente solo, en medio del área, con todo a su favor. Pero el remate del canario se fue al muñeco. Contra el cuerpo de un Iván Crespo que poco más podía hacer que guardar la posición para ocupar el mayor espacio posible.

1 Cultural Leonesa

Palatsí, Saúl González, Víctor, Albizua, Sergio M., Ortiz, Aridane, Señé, Martínez, Yeray González e Iván González. También jugaron: Hugo Rodríguez, Samu Delgado y Ángel García.

2 Racing

Iván Crespo, Buñuel, Julen Castañeda, Óscar Gil, Figueras, Sergio Ruiz, Enzo Lombardo, Kitoko, Jon Ander, Cejudo y César Díaz. También jugaron: Jerín, Zárraga, Quique Rivero, Musy, Cayarga, Soberón y Olaortua.

Goles
0-1, min. 35: Jon Ander. 1-1, min. 63: Aridane. 1-2, min. 86:Quique Rivero, de penalti.
Árbitro
Román Román. Amonestó al culturalista Yeray y al racinguista Soberón.
Incidencias
Estadio Alberto Fernández. Unos 700 espectadores, con una gran presencia de seguidores racinguistas.

El choque entró en una fase de siesta. De imprecisiones y sin un dominador claro. El caldo de cultivo perfecto para los jugones. Quizá Cejudo no portase en la espalda el '10' por casualidad. Futbolista a seguir. El cordobés se internó por la banda derecha, vio la línea de fondo y recortó de vuelta. Se puso el balón en la pierna mala y, como si fuese la buena, colocó un preciso centro que Jon Ander, en escorzo, mandó de cabeza al fondo de las mallas. El vitoriano promete tardes de gloria esta temporada. Daniel Segovia y el que venga, tendrán que pasar por encima suyo para hacerse con el puesto.

El tanto decantó de nuevo la balanza en favor del Racing. Sin embargo, la Cultural Leonesa volvió a poner las ocasiones. Le faltó pólvora al conjunto blanquillo. Un remate de Señé pegó en la pierna de Kitoko y estuvo cerca de encaminarse hacia la portería, donde, junto al palo, se la quitó de encima Buñuel. Escasos minutos después, un error de Julen Castañeda en el despeje dejó a Ortiz solo ante Iván Crespo. El atacante puso la pelota por encima del meta de Viveda y el cuero se marchó rozando el poste derecho.

En la segunda mitad, el Racing perdió parte de la personalidad mostrada. Como una galleta de buen sabor en el primer bocado y que poco a poco se queda en nada. Efímero. La retirada del campo de Kitoko tras sufrir un golpe tampoco ayudó. Y la Cultural Leonesa dio un paso adelante sobre el césped y también en el marcador. Aridane planeó sobre la línea frontal del área y se sacó un disparo cruzado que Zárraga no pudo atajar. Acto seguido, el colegiado Román Román obvió un penalti clarísimo sobre César Díaz que se quedó sin sanción.

Cambios a mejor

Albizua pudo hacer el segundo para los leoneses, pero su remate se marchó contra el lateral de la red. Iván Ania realizó varios cambios y el Racing recuperó parte del resuello perdido. Entre los recién ingresados sobre el terreno de juego estuvo Cayarga, quien dispuso de sus primeros minutos como verdiblanco. Pero quien cambió el signo del partido fue el canterano Musy. El chaval recibió el balón en el área y fue derribado. Esta vez sí, el colegiado usó el silbato.

Y el lanzamiento lo iba a transformar un futbolista para quien la cita y el escenario no eran nuevos. En 2012, cuando el Racing ganó este mismo trofeo, Quique Rivero fue autor de uno de los goles del equipo cántabro frente al Guadalajara. Hoy ha repetido. El cabezonense no se andó con remilgos. Colocó el balón en el punto de los once metros y lo mandó a la escuadra. Un penalti para evitar la lotería de los penaltis.

Con una pequeña tangana incluida, el choque se fue a su fin. El Racing levantó la Copa. Gráficamente, queda bastante bien. Ymidió sus fuerzas con resultado positivo a un rival con el que comparte objetivo. Dicen que lo que bien empieza, bien acaba. Veremos. Es bueno merendar ahora, coger fuerzas y reservar víveres para el larguísimo y frío invierno que está por venir. Que las galletas de ahora se conviertan en champán allá por el mes de junio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos