Rugby

El entrenador del Senor Independiente reúne más de 45.000 firmas para que se repita el Bélgica-España

Tristán 'Chucho' Mozimán, el promotor de esta recogida de firmas./Roberto Ruiz
Tristán 'Chucho' Mozimán, el promotor de esta recogida de firmas. / Roberto Ruiz

'Chucho' Mozimán inició esta petición a través de la plataforma Change.org después del escandaloso arbitraje del rumano Vlad Iordachescu en el partido

Susana Echevarría
SUSANA ECHEVARRÍASantander

Es argentino, pero siente España como su país y, además, ama el rugby, un deporte que se lo ha dado todo. Por estas dos razones, Chucho Mozimán, entrenador del Senor Independiente, fue uno de los miles de aficionados al rugby que se sintieron engañados con el arbitraje del rumano Vlad Iordachescu en el partido en el que Bélgica-España. El XV del León cayó ante los Diablos Negros de Bélgica y esa derrota de la selección española dio la clasificación matemática a Rumanía para el Mundial de Japón 2019. Chucho Mozimán inició entonces una recogida de firmas en la plataforma Change.org. El técnico del equipo cántabro le pide a la World Rugby, la institución que gobierna las federaciones de rugby a nivel internacional, que el encuentro entre Bélgica y España «debe ser revisado y se debe de volver a jugar y que gane el mejor, sin intereses de por medio», señala la petición, que lleva por el momento más de 45.000 firmas (y subiendo).

«¿La verdad? Fue un calentón y algo totalmente improvisado. Terminó el partido (el Bélgica-España, que se jugó el domingo) y 'me dio bronca' lo que había visto. Fue un escándalo y lo vimos todos en la tele. Así que me puse a escribir algo en las redes sociales y me salió algo para firmar en Change.org. Yo nunca le había dado bola a este tema, pero se me ocurrió que podía ser una manera de protestar. Me intenté registrar para hacer una petición, pero me salió mal y lo dejé. Entonces, mi hijo Tomy me empezó a vacilar. me decía que 'para qué iba a hacer yo eso, que sólo iba a conseguir 50 firmas... así que me piqué y volví ponerme a ello. Conseguí por fin registrarme el domingo por la tarde-noche y ahí lo dejé. El lunes ya empezó a compartirse mucho y el martes por la mañana ya me encontré con bastantes medios de comunicación que se habían hecho eco de la petición y sobre todo con gente anónima de Argentina, de España, de Francia y de muchos lugares, que me animaban y daban las gracias por esta iniciativa», cuenta Chucho.

Los jugadores españoles piden explicaciones al árbitro del encuentro, el rumano, Vlad Iordachescu.
Los jugadores españoles piden explicaciones al árbitro del encuentro, el rumano, Vlad Iordachescu. / AFP

El técnico del Independiente nació y vivió muchos años en Rosario (Argentina), pero lleva más de 15 años viviendo en Santander y siente España como su propio país. Pero sobre todo, es una de las personas que más entiende de rugby. Comenzó jugar cuando era un niño en el club de su ciudad, el Plaza Jewell. Disputó la mejor liga argentina, la URBA. Hace casi 16 años decidió vernirse a Santander, para jugar en el Independiente Rugby Club. Se vistió de verde, primero como jugador y después como entrenador, y aquí se quedó. «Pero te puedo asegurar que en mi vida vi un arbitraje así». Los árbitros -añade- se equivocan como nos equivocamos los jugadores y los entrenadores, pero algo como esto no lo vi jamás», argumenta Chucho, que quiere dejar claro que esta petición en Change.org la hace «un argentino, no un español y que es por el bien del rugby».

En técnico del Senor Independiente cree que el arbitraje no ha sido producto de uno o varios errores arbitrales sino algo premeditado. «Cuando ves la actuación del árbitro rumano y la metes en el contexto del partido, todo empieza a oler mal. «El presidente de la Europe Rugby también es rumano y, además, es el dueño de los derechos de televisión del rugby en Rumanía; por otra parte, en el partido ante Bélgica, España y Rumanía se estaban jugando una plaza directa para el Mundial de Japón; y por último, España había pedido hace más de un mes un cambio en el árbitro designado para ese partido y la Europea de rugby no se lo permitió. Sabiendo todo esto se entiende la escandalosa actuación arbitral», argumenta.

Alberto Blanco reacciona al final del partido.
Alberto Blanco reacciona al final del partido. / AFP

Chucho es consciente de que esta iniciativa puede no servir para nada, pero «no por eso iba a dejar de intentarlo». «No sé que resultado tendrá. No sé si esto se quedará en una petición más con miles firmas o si lograremos algo, no lo sé. Que se vuelva a jugar el partido lo veo difícil -incluso la propia Federación Española ha pedido la repetición de forma oficial- pero en los últimos días mucha gente ha reconocido que España ha sido perjudicada y robada en este partido. Medios de comunicación tan importantes como L'Équipe en Francia, la BBC británica, La Nación de Argentina y La Gazzetta dello Sport en Italia han mostrado su apoyo a España en este asunto», analiza el argentino.

La Federación Europea de Rugby, la que preside el rumano Octavian Morariu, revisará este viernes el partido del pasado domingo. El rugby español tiene pocas esperanzas puestas en esta 'comprobación'. «Todos sabemos que no van a mover un dedo, y mucho me temo que incluso van a sancionar a los jugadores españoles (al final del partido del domingo, los jugadores del XV del León rodearon al árbitro para pedirle explicaciones y echarle en cara su mal arbitraje, algo que en el rugby está muy mal visto). Pero confío en que, por lo menos, la Federación Mundial -la World Rugby- actúe: analice y tome decisiones al respecto», desea Mozimán, que además entiende la reacción de los jugadores españoles al final del encuentro. «La actitud de los jugadores de España no fue correcta, pero hay que entender la situación y el momento. Estos jugadores han tenido una actuación impecable durante en todo el torneo, pero esa injusticia les hizo reaccionar así. Fue un minuto de ofuscación por la situación totalmente injusta», añade el entrenador verde.

Entregar las firmas a la Federación Mundial, la World Rugby

Desde Change.org explican que su principal objetivo es «que las cosas cambien, pero muchas veces no hay relación causa-consecuencia entre el número de firmas que se consiguen y el resultado que se obtiene». Así todo la plataforma actúa. Cada día, le hace llegar al destinatario de la petición (en este caso la World Rugby), las firmas que se van consiguiendo. Ayuda al promotor de la petición a que su demanda sea más global, traduciendo esa petición a otros idiomas e incluso da la opción a la persona que inicia la petición de hacer entrega de esas firmas. «En el momento en en que esa persona quiera puede bajarse el documento en el que están registradas todas esas firmas y entregarlas al destinatario de forma física o en formato digital», confirman fuentes de Change.org.

 

Fotos

Vídeos