Las victorias sufridas visten de verde

Juan Pablo Guido avanza con el oval e intenta evitar el placaje de un jugador de la Santboiana/Antonio 'Sane'
Juan Pablo Guido avanza con el oval e intenta evitar el placaje de un jugador de la Santboiana / Antonio 'Sane'

El Senor remonta el partido a la Santboiana para cerrar el año a dos puntos de la tercera plaza en la División de Honor

Marco García Vidart
MARCO GARCÍA VIDARTSantander

A este paso, a más de un parroquiano de la grada de San Román le va a dar 'un mal' esta temporada. Porque su equipo, el Senor, está poniendo demasiadas veces a prueba los corazones y los nervios de los suyos. Malabares con frascos de nitroglicerina. Este domingo, los verdes echaron otro órdago al sistema nervioso de sus seguidores. 32-31 para ganar a la Santboiana en un partido con remontada. Bien con reacciones como las de este domingo, bien con 'papardas' para tirar un partido ganado, pocos encuentros se han librado de ser una montaña rusa de emociones. Y aún queda casi todo el segundo tramo del curso. Durante 80 minutos, en San Román hay que agarrarse al asiento y cruzar resoplidos y miradas de ansiedad con el compañero de al lado. Pero tras la taquicardia, queda la frialdad de la clasificación. Y esa dice que el Senor es cuarto, sólo a dos puntos de echar el guante al tercero, el Alcobendas. De los dos de arriba, Quesos y El Salvador, mejor ya ni contar con ellos. La presunta gran igualdad que se presumía esta campaña ha saltado por los aires en todos los estamentos de la División de Honor. Zona alta, media y baja. Y aún faltan diez partidos.

32 Senor Independiente

Gudiño, Altamirano, Domínguez, Guido, Colombo, García, Fraser, Schab, Latrónico, Poet, Palmieri, Zabalegui, Guerrero, Soria y Jackman. También jugaron: González, Leibson, Bulacio, Lualdi y Cornejo.

31 Santboiana

Petit, Ragazzi, Chichua, Puigbert, Fitzsimons, Barbero, Sanz, Tauli, García, Woodmass, Baró, Iona, González, Vicente y Millán. También jugaron: Thomas, Delgá, Palomo, López y Puig.

Marcador:
m.13: 0-5 (Sanz); m.13: 0-7 (Millán); m.22: 0-12 (Ragazzi); m.22: 0-14 (Millán); m.26: 5-14 (Soria); m.26: 7-14 (Poet); m.32: 7-19 (Tauli); m.32: 7-21 (Millán); m.37: 12-21 (Poet); m.37: 14-21 (Poet); m.40: 14-24 (Millán). Descanso. m.51: 17-24 (Poet); m.54: 20-24 (Poet); m.71: 25-24 (Guido); m.71: 27-24 (Poet); m.75: 32-24 (Leibson); m.78: 32-29 (Sanz); m.78: 32-31 (Millán).
Árbitro:
Alfonso Mirat (c. madrileño). Amonestó con tarjeta amarilla al jugador del Senor Joaquín Domínguez.
Incidencias:
Duodécima jornada de la División de Honor. Campo de San Román. 450 espectadores. Muchos de ellos llevaron alimentos no perecederos, en una iniciativa solidaria del club en favor del Banco de Alimentos de Cantabria y en la que se recogieron 200 kilos de esos productos.

San Román se volvía a vestir de nublado -y volvió a llover un poco, y por segundo fin de semana consecutivo, algo inaudito en un partido de los verdes- para recibir al equipo con más pedigrí de todos los del rugby español. La Santboiana, el decano de este deporte, visitaba el sintético de los verdes como quinto clasificado y a sólo tres puntos de los cántabros. La presunta igualdad entre cuarto y quinto de la tabla apenas duró esos habituales primeros minutos de tanteo. Porque los barceloneses tomaron la iniciativa del partido e impidieron a los locales pasar de medio campo. El apertura neozelandés Ethan Woodmass movía con criterio a los suyos, bien secundado por el australiano Iona o Albert Millán.

Ignacio Poet. Apertura

«Tenemos que corregir el entrar al partido más concentrados, desde el primer minuto. Pero el rival también juega y la Santboiana es uno de los que tiene jerarquía. Pero cuando estamos concentrados se nota que tenemos buen juego. En lo personal estoy contento. Me debía un buen partido».

La primera anotación iba a llegar del modo más raro. Lo que nadie, ni siquiera los jugadores del Senor, había visto en su vida. Tras una touche cerca de la zona de marca cántabra, la Santboiana armó un maul. Hasta ahí todo normal. Lo que fue insólito es que se pusiese a girar como una peonza y avanzase en diagonal. El 'maul tiovivo' o como algún aficionado de la Santboiana decía en la grada, el 'maul estrella de la muerte', fue de lo más efectivo y se clavó en la zona de marca verde posado por Sanz. Millán transformó para el 0-7 en el minuto 13.

El Senor estaba más frío que la Antártida en invierno y volvió a pagarlo. La Santboiana estaba mucho más metida en el partido y apenas siete minutos más tarde, otra touche y otro maul -este como mandan los cánones- derivó en varias fases y en un ensayo posado por Ragazzi, uno de los exponentes de la móvil primera línea decana. Millán pasó el ensayo. Era el 0-14 y habían pasado 23 minutos de partido. A esas alturas, el Senor jugaba con uno menos, por la amarilla que vio Domínguez.

Justo ahí sonó el despertador del Senor. El aviso de que ya habían pasado 23 minutos de un partido de rugby. Los santanderinos comenzaron a defender mucho más fuerte y a tener más tiempo el oval. Tras una larga jugada, una patada baja de Ignacio Poet, ayer en labores de apertura, encontró a Joel Soria en la zona de marca catalana. El propio Poet transformaba para el 7-14.

Juan D. Zabalegui. Centro

«Parece que no hay forma de sufrir menos. Pero se han ganado cinco puntos. Nos cuesta arrancar por los cambios que tenemos por las lesiones. Hay que seguir por este camino, el de currárselo mucho. Ese maul giratorio era la primera vez que lo veíamos. Vamos a tener que practicar cómo se defiende eso».

Pero el decano, bien por juego o porque el señor Alfonso Mirat -protestadísimo- sólo veía infracciones verdes, no cejó en su empeño. Una melé que introducían los verdes en su 22 la robó la Santboiana y tras varias fases, el '8' Afa Tauli ensayaba bajo palos. Millán transformaba para el 7-21.

El partido ya estaba loco y había subido mucho en intensidad. Justo lo que le va a un equipo santanderino amigo de guarismos altos. A dos del final de la primera parte, Mark Jackman demostró la clase que se le presupone a todo un All Black de seven. El kiwi inició en su campo una carrera para hacer circular el oval primero a Guerrero y luego a Poet, para que fuese el apertura argentino el que ensayase y posteriormente transformase para el 14-21. Aún así, la última palabra de la primera parte fue para la Santboiana. Millán pasaba un golpe de castigo para el 14-24 con el que se cerraron los primeros 40 minutos.

La remontada verde

La segunda mitad arrancó con un tratado de paciencia. La grada, para no desesperarse con un Mirat que no estaba nada fino con las touches. Y en el campo, la paciencia era cosa de Ignacio Poet. Primero un golpe de castigo, luego otro... El Senor se ponía a menos de un ensayo (20-24) de la Santboiana. En esa segunda parte el oval sólo era de un equipo. Aunque el dominio cántabro no se traducía en ese ensayo que remontase el choque. El logro tuvo que esperar más de media hora. Una touche cercana a la zona de marca visitante propició un maul verde que, desordenado, dio con el balón en poder de 'Juanpi' Guido para que posase. Poet transformaba tras un silencio de cementerio en San Román. Era el 27-24. La remontada.

La grada explotó tras tanto sufrimiento contenido y eso ayudó aún más a los suyos. Tras una melé en medio campo, Tai Palmieri -reaparecía ayer tras su lesión- enganchó una buena carrera. El oval luego llegó a Lucas Latrónico y al final a ese 'Lucho' Leibson que a pesar de ser un primera línea es el máximo 'ensayador' del equipo. A trancas y barrancas, el argentino posó para el 32-24 y lograr así el cuarto ensayo que daba el punto bonus de ataque. Faltaban dos minutos en los que había que sufrir. Y de lo lindo, porque tras una touche en campo verde, la Santboiana armó de nuevo el 'maul tiovivo' para un ensayo que pasó Millán (32-31). Pero ya no hubo tiempo para más. Sólo para que San Román estallase no sólo de alegría, sino de alivio tras un partido lleno de sufrimiento y que sirve a su equipo para volver a soñar con la tercera plaza y cerrar de la mejor forma posible el año 2017.

 

Fotos

Vídeos