«No vuelvo a probar la leche de búfalo», dice Raquel García desde Nepal en esta carta

«No vuelvo a probar la leche de búfalo», dice Raquel García desde Nepal en esta carta

La suancina escribe a los lectores cuando encuentra cobertura y cuenta cómo el grupo camina sin descanso de punta a punta del país grabando a los lugareños y colaborando con ellos en una jornada laboral en las terrazas de arroz y trigo

RAQUEL GARCÍA

¡Hola lectores de DMontaña!

Después de pasar un día en Bigu Gompa haciendo entrevistas a un lama, una 'ani' y asistir a una puja budista con niños y adultos, partimos hacia otro de los pasos altos el Tingsanla. Este es el único tramo de la travesía en el que el 'GHT' (Great Himalaya Trail) y el 'Cultural' comparten camino. Muy cerca de la cima, el guía Mohan y los porteadores Summit y Pradip decidieron que paráramos a dormir en una casa abandona. Ha sido la noche que más frío hemos pasado desde que llegamos a Nepal, además de una noche diferente con un silencio 'ensordecedor', sólo roto por los ronquidos de Andrés, el cámara, que dormía en la tienda de al lado...

Al amanecer, el cielo estaba cubierto y cuando empezamos a descender empezó a llover como avisaban las previsiones. La tormenta fue una compañera de viaje más desde que despertamos. Fue una bajada rápida ya que apremiaba salir de la zona de bosque debido a la cantidad de rayos que caían. Todos sabemos que una zona boscosa no es el mejor sitio para estar cuando una tormenta de esa categoría parece que te persigue.

Llegamos a Bharabise, una pequeña ciudad bastante peculiar por sus edificios en ruinas junto a los nuevos de colores muy llamativos como se ven en la fotos que os mando. Un tramo de esta carretera era el camino que hace unos años llevaba a China y que ahora está cortado en la frontera.

En la ciudad de Bharabise conviven edificios ruinosos con otros más nuevos de llamativos colores.
En la ciudad de Bharabise conviven edificios ruinosos con otros más nuevos de llamativos colores.

Al llegar a Banskharka no encontramos ningún 'lodge' para dormir y una familia nos dejó pasar la noche en una habitación que tenían como lugar de rezo. Era su santuario budista. Por segunda vez probé la leche de búfalo y volvió a sentarme mal. Creo que no habrá una tercera vez...

Llevamos aquí más de un mes y todo ha cambiado mucho. Al principio la idea de abandonar por falta de adaptación mental rondaba por mi cabeza, pero ahora vagamente se hace presente en mi día a día. Siempre hay momentos de bajón, pero esos te pueden pasar factura en Nepal o en España porque nadie se puede librar de un mal día...

El trabajo que he venido a hacer aquí lo estamos realizando con éxito. La mayoría de la gente se presta encantada a que les hagamos preguntas, aunque también hay temas de los que prefieren no hablar, y todo lo plasmaremos en el documental y el libro que editaremos a la vuelta mostrando la cara más oculta del Himalaya de Nepal.

Después de unos días de subidas y bajadas como ha sido hasta ahora la travesía, llegamos a Talamarang donde nos quedaremos otro día más para grabar sus terrazas de arroz y trigo, y colaborar en una jornada laboral junto a sus aldeanos.

Os escribo desde el 'lodge' con el frontal puesto porque aquí la luz va y viene. Llevamos unas horas bajo una tormenta monumental y mañana, si el tiempo lo permite, nos dirijiremos hacia Chisapani.

No me canso de dar las gracias a todos los seguidores de www.trailhimalayanepal.com y un agradecimiento especial a El Diario Montañés, así como a todos los colaboradores sin todos vosotros esto no sería posible.

Hasta la próxima vez que tenga conexión.

Un abrazo,

Raquel