Un paraíso de la escalada en el Mar Egeo

Un paraíso de la escalada en el Mar Egeo
E. C.

Hago un paréntesis en mis viajes por España para recalar en Kalimnos, una de las islas que componen el archipiélago griego del Dodecaneso

Enrique Calvo 'Coco'
ENRIQUE CALVO 'COCO'Santander

Para que el viaje por España no se haga aburrido y monótono nos alejamos unos cuantos kilómetros de la 'tierruca'. Concretamente, me desplazaré hasta Grecia. A Kalimnos, uno de los paraísos que puede marcarte como escalador.

Kalimnos es un tesoro de roca que esconde esta isla griega del archipiélago del Dodecaneso, situada en el Mar Egeo. Para llegar, existen varias rutas a elegir: podemos coger un avión hasta la isla de Cos (Kos) y después un ferry hasta Kalimnos; otra opción, quizás más interesante por hacer algo más de turismo, es tomar un vuelo hasta Atenas y de ahí, en barco. Es un trayecto algo más largo pero no deja de tener su encanto porque nos permite divisar diferentes partes del archipiélago y puestas de sol y amaneceres llenos de energía.

La oferta turística aquí es sencilla. Te puedes hospedar en sus apartamentos u hoteles, alquilar un ciclomotor, disfrutar de la deliciosa comida griega y, lo que más nos interesa, descubrir el gran potencial que tiene aquí la escalada.

Otras entregas

Escalar en Kalimnos es especial. Lo primero, por la increíble sensación de hacerlo junto al mar. Pero su gran encanto es la formación de su roca: increíbles chorreras y estalactitas que inundan las paredes. Es como escalar en tres dimensiones en las que los agarres son agradables y grandes. Otra característica son los abundantes desplomes con buenas presas, aunque también ofrece placas algo mas lisas con agarres más netos y regleteros.

El desplazamiento a los diferentes sectores se puede realizar perfectamente en ciclomotor. Lo mejor es madrugar para escalar con temperaturas medias-bajas y después, cuando el calor comience a apretar, disfrutar de las calas de piedra y arena gruesa, con deliciosa agua templada y cristalina.

Su gastronomía es otro de los placeres: quesos y yogurt griego, ensaladas con verdura y queso feta, brochetas de carne (souvlaki), pastel de carne (mousakas) y su rica salsa elaborada con yogur griego, pepino y ajo (tzatziki) que dejara un potente sabor en boca durante toda la estancia. Los precios son bajos, por lo que puedes plantearte no cocinar en el apartamento. Además, es obligado disfrutar de la cerveza del país (Mythos).

E. C.

Sin duda, para los amantes de la escalada deportiva es un destino obligado por la gran calidad de la roca, el buen equipamiento y el entorno que nos deja boquiabiertos con sus magníficas vistas. La mejor época para visitar Kalimnos es en los meses de otoño. En estos tres meses la ocupación de la isla aún es alta pero, por contra, disfrutaremos de un mejor clima parra practicar nuestro deporte favorito.

Kalimnos os espera, así que entrenad bien la resistencia y la fuerza. Por cierto, os recomiendo llevar cuerdas de 80 metros.