«Los responsables culturales desconocen el mundillo de la música»

«Los responsables culturales desconocen el mundillo de la música»

Pepe Piña presenta en Cantabria su nuevo disco con dos conciertos en Santander y Loredo

DMúsica *
DMÚSICA *

Aprovechamos la visita de Pepe Piña a Cantabria con motivo de la presentación de su segundo y reciente último disco 'Caminos de tierra', para saber lo que tiene que contarnos, sus reflexiones sobre el panorama actual de la canción de autor en España, de la industria musical, movimientos y posturas, y charlar sobre sus próximos proyectos.

José Alberto Piña Balboa es natural de La Coruña, casado con una cántabra de Muriedas, por cuyo motivo viaja a Cantabria «con más afición que apego», pues sus raíces y su entorno viran indudablemente a lo gallego.

Su bagaje se ciñe a su faceta de compositor y co-fundador junto a Alberto Comesaña del mítico grupo gallego de la movida de los 80 Semen Up, además de ser fundador de grupos como Clave de Fado, O Carro o Haceros del Norte.

Estará en Cantabria donde dará dos conciertos, en Santander (Eureka, jueves 18, 20.30 horas) y Loredo (Bluemoon, viernes 19, 22.00 horas).

- Segundo disco autoeditado que será posible escuchar estos días en Cantabria. ¿Por qué optó por este modelo?

- Bueno, los dos discos son el producto de influencias musicales de todos los tipos, que han ido empapando su espíritu. También es el resultado de años en que, sin poder dedicarme a la música, siempre ha sido mi compañera de viaje. Simplemente, llegó el momento de grabar y publicar, aunque no sean los mejores tiempos. Solo espero que quienes lo escuchen disfruten tanto escuchándolo como lo hice yo grabándolo.

- ¿Diferencias entre uno y otro?

- Todo nuevo disco representa otro nuevo e ilusionante proyecto, pero es la grabación en sí de un nuevo trabajo discográfico lo que nos quedará para siempre. Un proyecto que va más allá de lo que simplemente representa un disco con nuevas canciones, etc. La propia grabación discográfica, 2 videoclips, una página web y un catálogo de fotos. Grabaremos con unos musicazos y toda la parte audiovisual en cine digital con un sistema Blackmagic. …

- ¿Se ceñirá al contenido del disco en tu presentación en Cantabria...?

- No exclusivamente. Para hacer un repertorio personal hay que contar con el soporte mediático que comercialice algún tema. Si no, te ves obligado a intercalar éxitos conocidos por todos a fin de llevar a cabo un show dinámico y entretenido. Entre col y col, lechuga, ya sabes…

- ¿Qué aparecerá en esa selección personal?

- Dentro de mis gustos personales, con mi estilo, temas con los que me identifico. Por ejemplo, recurro a Leonard Cohen, Simon & Garfunkel, Silvio Rodríguez, Serrat, Bob Dylan, Sabina, Pablo Milanés, etc. Y los incomensurables Beatles, claro, que no pueden faltar. En definitiva, se trata de mantener un hilo conductor que sirva para cumplimentar un show coordinado y lleno de dinamismo. Ni el peñazo del típico cantautor 'paliza' ni ser el versionero mayor del reino. Solo pretendo dignificar mi actuación entre las dos cosas, mi faceta de cantautor y las maravillosas canciones que siempre me acompañarán y que gustan a todos los públicos.

- ¿Que radriografía haría del sector hoy por hoy?

- Está claro que es imposible girar con toda una banda por las circunstancias económicas que nos invaden. Hay que adaptarse al presupuesto, bien solo o bien acompañado de algún músico, siempre menos de los que yo quisiera, pero así están las cosas. La música en España está devaluada. Han desaparecido circuitos y el entramado donde trabajaba mucha gente se ha caído estrepitosamente. La industria de la música, de la cultura, del espectáculo, generaba riqueza, y ahora estamos bajo mínimos...

- ¿De ahí que sea necesario recurrir a la autogestión en todos los aspectos?

- Sí, claro, tenemos lo que nos meremos sin duda. Lo primero que se corta en unos presupuestos es el tema cultural, además de lo poco puestos en el tema que están quienes son responsables de esta área, que no dominan en absoluto. Desconocen el mundillo y es una sorpresa cuando das con alguien que sabe de qué vas. En general, se limitan a estar y confían todo a representantes que solamente van a lo suyo, en definitiva a colocar productos que les reporten jugosas comisiones.

- ¿Cómo le veremos esta vez en Cantabria, solo o acompañado?

- Gracias a que contacté hace un par de años aquí, en Cantabria, con dos musicazos como la copa de un pino que se curraron mi repertorio sin problema ninguno. Se prepararon un escogido set list que ya ensayamos cara a la temporada 2018 y continuamos listos para el 'combate'. Son José Luis Bergia al bajo y voces y Aurelio Bolívar -Boli- a la batería y voces, dos experimentados músicos a quienes les priva y prima la afición. Me encanta tocar con gente, es otra movida más alegre, de contacto, de complicidad..., y cuando las cosas se hacen bien te queda una satisfacción en el cuerpo que se trasmite al personal. Todo ello se nota y se disfruta el doble.

- Mirando a las nuevas generaciones de cantautores, ¿ha mejorado la calidad?

- Yo lo único que les achaco y que les digo a algunos de ellos, es que se relajen e intenten dignificar la profesión. Quieren tocar a diario a cualquier precio y ello conlleva una falta de amor propio que echa por tierra la profesión. Entiendo que los jóvenes están locos por triunfar y por tener un reconocimiento inmediato, pero mi opinión es que se trata de una carrera a largo plazo.

- ¿Las condiciones económicas condicionan todo lo demás?

- Ahora los músicos nos tenemos que convertir en empresarios. Yo quiero venir a presentar un disco mío y por lo que me ofrecen no podría salir de casa, que no es el caso de estos bolos en Cantabria, que conste, pues se dan otras circunstancias. Pero hay ocasiones en que me dicen de darme la taquilla. El alojamiento por tu cuenta, el viaje por tu cuenta..., y además tienes que traer gente y adelantar dinero como garantía. Y digo, ¿qué ha pasado aquí? Esta profesión no sé ya en qué consiste. Lo del «todo gratis» ha hecho mucho daño y debería haber unos mínimos exigibles.

- ¿Se mueve en nuevos canales y nuevas tecnologías?

- Vivo en el campo, pretendo llevar un ritmo que no es el de este tiempo, aunque también me enfrento con estas nuevas tecnologías e intento comunicarme con el mundo. Hay veces, he de reconocer que me apetece tirar la toalla y sumergirme, ya que puedo hacerlo, en un mundo interior, en trabajar, explorar, experimentar, componer... sin tener que estar permanentemente «lanzando cohetes» para ver si la gente compra mis discos, me salen conciertos, salgo en la tele o en los periódicos. Yo soy un músico de oficio. Desde un punto de vista técnico, yo vivo de la música y vivo bien, con lo suficiente, y me considero afortunado.