Javier Lost: «Lo más importante es la calidad humana»

El grupo The Spanish Peasant. /DM .
El grupo The Spanish Peasant. / DM .

Javier Lost | Voz y guitarra del grupo The Spanish Peasant

Lucía Alcolea
LUCÍA ALCOLEACabezón de la Sal

Javier Lost es de los que entienden la música como una manera de ser, de expresarse y de sentir. Tras diez años experimentándola, ahora lo que le pide el cuerpo es seguir empapándose y aprender más cada vez. Es el germen, la voz y la chispa del grupo que actuará en El Espolón el próximo 8 de diciembre.

-Su música recuerda a Damien Rice.

-Es una de nuestras influencias en los primeros discos, cuando formamos este grupo Gema Martínez y yo, hace nueve años. En aquella época yo escuchaba a cantantes como Damien Rice, Damien Jurado y Nick Drake, por lo que de ahí salió la inspiración para grabar tanto el primer disco, 'Home', como el segundo, 'El sueño de lluvia'.

«Al principio me inspiraron cantantes como Damien Rice, Damien Jurado o Nick Drake»

-Casi diez años en los que el grupo ha ido evolucionando y añadiendo nuevos instrumentos y componentes.

-El primer disco lo grabamos con músicos invitados, un violín, teclas, batería y un contrabajo de cuerda. Al final nos gustó tanto que queríamos que estos instrumentos formasen parte de la banda. Este formato con violín, teclado y contrabajo ha estado presente durante los dos primeros discos, pero en el tercero, 'The whale & the ocean', ya no había contrabajo, sino bajo eléctrico, aunque seguíamos manteniendo el violín. Tras publicar este último disco, hemos experimentado cambios en la formación y la actual responde a un formato más estándar de pop-rock, con guitarras acústicas, bajo, teclado, etc.

-¿Es una evolución o una adaptación a los nuevos tiempos?

-Es un cambio que ha venido dado porque cada miembro de la banda tiene sus inquietudes y sus responsabilidades. En los dos primeros discos yo era más el motor creativo, pero luego el resto de componentes de la banda se ha ido asentando y cada uno ha ido aportando ideas. Esto se percibe en el último disco en el que estamos trabajando, 'Pronóstico reservado', que es más de todos, pero donde no perdemos la esencia de la agrupación. Hemos dejado el toque bucólico que otorgaban las cuerdas al sonido para pasar a un formato más directo y fresco, propio del pop-rock.

-¿Mantener una banda durante tanto tiempo es complicado?

-No es fácil, porque cada uno tenemos nuestra vida personal y formar un grupo requiere un sacrificio y un compromiso con el resto de componentes. En cualquier caso, lo que más valoramos Gema y yo por encima de que los miembros de la banda sean músicos estupendos, es la calidad humana, porque eso es lo que al final va a funcionar y se va a notar en la creación y en el ambiente.

-La honestidad del que está sobre el escenario.

-A lo mejor a veces no somos los mejores músicos ni los más perfeccionistas, pero valoramos más la honestidad y la pureza. Parece un milagro que este proyecto musical haya logrado mantenerse a lo largo de diez años. Que con nuestras edades, vidas personales y compromisos tengamos esta trayectoria y logremos mantenernos.

«En el último trabajo pasamos de un toque bucólico a otro más fresco, de pop-rock»

-¿Prefiere tocar en espacios pequeños o en grandes escenarios?

-Nos sentimos más cómodos tocando en espacios pequeños y recogidos, como salas de teatro, cines, estudios... Nuestra música es más bien intimista, por lo que de esta forma estamos más en conexión con el público y el sonido se aprecia mucho más.

-El público actual está sometido a estímulos constantes y parece que ya nadie es capaz de escuchar un disco entero del mismo grupo. ¿Ha cambiado la forma de consumir la música en los últimos años?

-Yo mismo escucho a un artista en Internet y si pasa un minuto y no me dice nada, lo quito. Ahora mismo parece imposible que alguien se siente a escuchar un disco entero. Hace diez años, cuando empezamos, había otro ritmo más pausado.

-¿Qué ha aprendido de la música en todo este tiempo?

-Que es lo que más me gusta en el mundo, mi 'leitmotiv'. Desde pequeño he escuchado muchísima música, sobre todo porque lo mamé de mis hermanos mayores. He aprendido que para conectar con el público no hace falta que seas un músico perfecto, sino que transmitas con sinceridad y sintiéndolo de verdad. Ahora quiero seguir aprendiendo para ser mejor músico.

 

Fotos

Vídeos