Manuela Vellés se estrena como cantante

La actriz ha autoeditado sus once canciones bajo el título de 'Subo Bajo'

Pilar González Ruiz
PILAR GONZÁLEZ RUIZSantander

Se le quedó pequeña la pantalla. Tras más de una década dedicada a la interpretación, la actriz Manuela Vellés se ha metido de lleno en otro papel, pero en este caso, solo tiene que hacer de sí misma.

Su primer disco se llama 'Subo Bajo'. Bajo esas dos palabras, once canciones intimistas, delicadas pero no blandas.

En las composiciones de Vellés hay una amplia colección de detalles, como los ritmos latinos, resultantes de sus largas estancias en República Dominicana y México, a donde se trasladó para rodar.

A lo largo de los últimos años ha alimentado esta vocación musical, actuando en pequeños conciertos en los que dar a conocer su música. Salas madrileñas como El Búho Real o El Intruso han sido sus primeros escenarios. También en Madrid, en la Galileo presentó en septiembre su primer disco, un trabajo autoeditado, grabado en Barcelona en el estudio Atlántida junto a los productores y músicos Mario Patiño y Edgar Beltri.

Son ellos los que dan forma a sus canciones guitarra y voz, interpretando lo que ella quiere transmitir, dando vida y empaque a cada canción, aportando atmósferas envolventes, sonido electrónicos o percusiones étnicas.

El primer videoclip ilustra el tema 'No Me ves', incluido en la banda sonora de la película 'Alegría Tristeza' de Ibon Cormenzana, que se estrena en cines el 16 de noviembre. El 'Subo Bajo' de este tema se inspira en las olas del mar, que ahogan y a su vez te permiten alcanzar de nuevo a la orilla. Primero la tormenta, después la calma.

Dirigido por Alejo Levis y producido por ella misma, el videoclip es una propuesta realizada en dos planos secuencia montados en pantalla partida que se bifurcan y vuelven a encajar en los estribillos de la canción, en un primer plano de Manuela.

«El efecto de verla partida en dos y encontrándose consigo misma mientras canta 'No me ves' nos pareció -dice Alejo- un recurso idóneo de gran carga simbólica que encaja perfectamente con el mensaje de la canción. Da la sensación de ver a Manuela buscándose a sí misma, que huye y que se persigue... Son dos tomas rodadas en cámara lenta, en un espacio lleno de luces y sombras, rodeado de libros, y un escenario, elementos que funcionan como metáfora visual de su mundo interior«.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos