Fin de fiestas con sabor latino

El artista venezolano Carlos Baute durante su concierto de anoche en el Bulevar. /Luis Palomeque
El artista venezolano Carlos Baute durante su concierto de anoche en el Bulevar. / Luis Palomeque

El venezolano Carlos Baute puso fin a diez intensos días con el concierto que ofreció anoche en el Bulevar

ÁNGELA MADRAZOTORRELAVEGA.

La lluvia, que ayer fue protagonista en la última jornada de las fiestas de Torrelavega, dio una tregua y el concierto de Carlos Baute, con el que acabó la programación se desarrolló en el Bulevar con normalidad, aunque con memos afluencia de público de lo esperado. «Desde Venezuela a Torrelavega», dijo el artista para saludar a unos espectadores a los que recordó que ya estuvo en la capital del Besaya hace dos años. El venezolano, acompañado sobre el escenario por dos parejas de baile, fue el encargado de poner fin a un día marcado por la lluvia, y de paso cerrar diez días de intensa actividad en torno a La Patrona. Como sucediera hace dos años en el festival de la Lechera, Baute derrochó energía sobre el escenario y puso ritmo latino a la despedida de las fiestas. Pocos minutos pasaban de las 22.00 horas cuando hizo su aparición sobre el escenario instalado en la plaza junto al Palacio municipal, acompañado por su cuadro de bailarines y músicos para empezar a poner ritmo a la noche.

A partir de ahí la fiesta no decayó, y el cantante se mostró, en todo momento, muy entregado, cercano y cariñoso con el público torrelaveguense, y en especial con la legión de compatriotas que le siguen en cada recital. «Estoy encantado de volver de nuevo a Torrelavega y de cantar aquí», declaró. El espectáculo alternó sus grandes éxitos, desde 'Angelito' hasta 'Tu no sabes que tanto', pasando por 'Amarte bien' o 'Cómo decir que no'. Las muestras de sensualidad y los guiños de Baute hacia el público, especialmente las primeras filas, copadas de mujeres, fueron constantes. Además de demostrar sus dotes vocales hizo un enorme derroche físico con las coreografías y bailes sobre el escenario.