La Cámara de Comercio avanza hacia las elecciones tras aprobar su nuevo reglamento

Sede que la Cámara de Comercio tiene en la Plaza Porticada de Santander./Javier Cotera
Sede que la Cámara de Comercio tiene en la Plaza Porticada de Santander. / Javier Cotera

La entidad con sede en Santander remite al Gobierno el documento que servirá para poner en marcha el proceso hacia los comicios

Jesús Lastra
JESÚS LASTRASantander

La Cámara de Comercio de Cantabria, y su homóloga de Torrelavega, se aproximan hacia sus procesos electorales después de varios meses aguardando un avance en el proceso administrativo necesario para poder poner en marcha la maquinaria que acabe en una cita con las urnas. La entidad que preside Modesto Piñeiro aprobó el lunes su nuevo reglamento, de aplicación igualmente a su homóloga del Besaya, lo que puede considerarse de facto como el punto de partida hacia los comicios.

El Ministerio de Economía puso el verano pasado en marcha el proceso electoral en las cámaras de toda España, que en principio debería estar acabado antes del próximo 30 de septiembre. Sin embargo, la Administración central igualmente abrió la puerta a otorgar una prórroga a aquellas organizaciones que estuvieran retrasadas con los trámites normativos. En Cantabria, de hecho, se estaba a la espera de que el Gobierno regional moviera ficha y ahora será el Ejecutivo el que dé luz verde al reglamento ya avalado por la institución con sede en la Plaza Porticada. La Cámara debe remitir el texto a la Consejería de Comercio, que en su función de tutelante tendrá que autorizar el mismo para acelerar el proceso.

Será el Consejo de Gobierno el que otorgue la aquiescencia definitiva para, acto seguido, iniciar la exposición del censo, un trámite que durará un mes previsiblemente para que puedan presentarse alegaciones en caso de que se consideren necesarias. Una vez sorteado este paso, el propio Ejecutivo abrirá el periodo de candidaturas, que se extenderá durante otro mes. Por último, se fijará la fecha de los comicios.

El nuevo reglamento ha sido elaborado coordinadamente entre la propia Cámara y el Gobierno para poder ajustarlo a la legislación nacional en la materia y a las medidas de transparencia.

Como principales novedades, se flexibilizará la gestión de las convocatorias y plenos. Además, se cambiarán algunos grupos plenarios y se introducirá uno nuevo que aglutine a los mayores contribuyentes al sostenimiento de la Cámara. Eso sí, no recoge asignación económica al no haber ley y tratarse únicamente de un código de funcionamiento interno.

¿Plazos? Según fuentes conocedoras del proceso, parece difícil que pueda cumplirse con el límite marcado inicialmente desde el Ministerio, pero se da por hecho que las elecciones se llevarán a cabo durante el otoño.

Normalización

El paso por las urnas pondrá el colofón al camino recorrido por la Cámara de Comercio en pos de la normalización tras sufrir una profunda crisis económica que a punto estuvo de derivar en la venta del edificio enclavado en la Plaza Porticada. Finalmente, un crédito concedido por Liberbank permitió a la organización esquivar esta operación inmobiliaria.

Así las cosas, las dos dudas principales recaen sobre si el propio Piñeiro optará a renovar su cargo una vez que ha podido dar la vuelta a la situación de la entidad y si, en paralelo, habrá más candidatos que opten a dirigir la institución.

Por otro lado, la Cámara de Torrelavega también deberá celebrar elecciones. El mismo interrogante emerge respecto a su mandatario, Antonio Fernández Rincón, que ya ha deslizado en alguna ocasión su deseo de dejar el cargo si el contexto lo permite. La entidad del Besaya, que mantiene un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) sobre su personal, sí que tendrá aspirantes a la Presidencia, que ya están trabajando para cuando se dé el pistoletazo de salida hacia los comicios. Lo que queda claro es que el empresariado volverá a elegir a sus representantes camerales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos