Los gigantes de internet, bajo la lupa de EE UU

Karan Bhatia, uno de los vicepresidente de Google ante el Senado de EE UU./ EFE
Karan Bhatia, uno de los vicepresidente de Google ante el Senado de EE UU. / EFE

El Gobierno federal abre una investigación ante las «preocupaciones» de los consumidores por una competencia reducida y el riesgo de oligopolios

José Antonio Bravo
JOSÉ ANTONIO BRAVOMadrid

Google (Alphabet), Amazon, Facebook y Apple, también conocidos como el grupo GAFA, no solo están siendo analizados en la Unión Europea ante la sospecha de posibles conductas anticompetitivas. Su país de origen, EE UU, ha abierto su propia investigación formal al respecto, a fin de «garantizar que los estadounidenses tengan acceso a mercados libres en los que las empresas compitan para brindar los servicios que los usuarios desean».

Toda una declaración de intenciones por parte del Gobierno de Donald Trump, en concreto del Departamento de Justicia que tendrá plenas competencias tras el acuerdo alcanzado a principios de junio por la División Antimonopolio y la Comisión Federal de Comercio. «La revisión considerará las preocupaciones generalizadas que los consumidores, las empresas y los empresarios han expresado acerca de la búsqueda, las redes sociales y algunos servicios minoristas en línea», señalaron las autoridades en una nota pública.

De momento, las pesquisas están en una fase preliminar donde se está recabando diferente información de las empresas sobre «todos los asuntos importantes». Pero, ¿cuáles serían? El Departamento de Justicia no abunda en detalles y, más allá de discernir «si se han involucrado en prácticas que perjudican a la competencia», se pretende depurar si los líderes del negocio digital -no solo en EE UU sino a nivel global salvo la pujanza de China (por ejemplo, Alibaba)- «impiden la innovación» o han conformado verdaderos oligopolios en sus sectores -Twitter y Facebook en redes sociales, Apple y Android (Alphabet) en sistemas operativos, Google (Alphabet) en buscadores y Amazon en el comercio electrónico- para controlar tanto servicios como tecnología y precios.

Las autoridades federales ya abrieron una investigación fiscal sobre los GAFA esta primavera, que a su vez reivindicaron ante la UE para frenar el desarrollo de la «tasa Google». Y Trump aquí sí se muestra firme en el rechazo en un tema que figura todavía entre las grandes preocupaciones de los gigantes digitales.