Los grandes municipios cántabros no recuperan el empleo previo a la crisis

Torrelavega es una de las poblaciones con saldo negativo de afiliados. :/Luis Palomeque
Torrelavega es una de las poblaciones con saldo negativo de afiliados. : / Luis Palomeque

Un informe de UGT refleja que los ayuntamientos con más de 8.000 habitantes pierden más de 11.300 afiliados mientras los menos poblados igualan los registros de 2008

ISABEL AROZAMENA SANTANDER.

Los grandes municipios de Cantabria con al menos 8.000 habitantes empadronados registran hasta el segundo trimestre 2018 un saldo negativo de 11.311 afiliaciones a la Seguridad Social menos, un -6,2%, en comparación al mismo período de 2008, hace diez años. Según refleja un informe de UGT al que ha tenido acceso este periódico, los cotizantes han pasado de 182.944, justo antes de que en el último cuatrimestre de aquel año se comenzasen a notar los efectos de la crisis económica en la región y aumentara el paro casi un 40%, a 171.633.

El estudio, elaborado por la Secretaría de Empleo ugetista para sus uniones comarcales, contempla que de los 16 municipios cántabros con al menos 8.000 habitantes, según el padrón de 2017, sólo dos de ellos cuentan este año con un mayor número de afiliados que en 2008. Se trata de Piélagos, un área de mucho crecimiento de población por su situación estratégica bien comunicada con Santander, que dispone de 203 afiliados más, un 5,04% de incremento, y Suances con 31 cotizantes extras, un 1,5%. En Santoña se contabiliza exactamente el mismo número que antes de la crisis, 3.419 afiliaciones.

Todos los demás grandes municipios cántabros presentan un saldo negativo de cotizantes a la Seguridad Social en esta última década de crisis económica. Son especialmente acusados los casos de N, con una pérdida de 3.368 trabajadores (-19,15%); Torrelavega, con 2.771 menos (-14,13%); y Reocín, con un recorte de 1.346 (-40,18%).

Sólo Piélagos y Suances tienen más cotizantes que hace una década y bajan sobre todo Camargo, Torrelavega y Reocín

Entre los municipios más poblados de la región, en Santander, que acapara casi el 43% de las 218.000 afiliaciones contabilizadas al término del pasado mes de junio en la comunidad, se da una reducción de casi un millar de afiliaciones, concretamente 987 (-1,05%). Así se ha pasado de 94.344 cotizantes a 93.357; mientras que en Castro Urdiales el balance es de -4,32%.

El saldo negativo de estos municipios con más volumen de población se completa con Santa Cruz de Bezana, que baja un 29, Cabezón de la Sal, con un -23,9%, Los Corrales de Buelna con el -14,35%, Reinosa con una reducción del 11,8%, Laredo con el 9,8% de descenso, Santa María de Cayón (-4,2%), El Astillero (-4%), y Colindres (-2,7%).

Esta menor población afiliada a la Seguridad Social en los grandes municipios cántabros contrasta con un leve incremento de un 0,2%, 94 cotizantes más, en los demás municipios con menos de 8.000 habitantes, que hace diez años tenían 46.246 afiliaciones y el pasado mes de junio 46.340, algo más del 21% de todas las registradas en la región.

«La pérdida de cotizantes ha sido tanto en cantidad como en calidad»

El informe del sindicato UGT, que dirige Mariano Carmona, recoge que un 80% de la pérdida acumulada de cotizaciones a la Seguridad Social en Cantabria desde el año 2008 corresponde al régimen general de los asalariados, con un balance negativo de 9.045 afiliaciones, de las que casi 4.000 (3.982) corresponden a trabajadores que tenían un contrato indefinido, que se reducen un 3,8%, aunque en los 16 municipios con más población lo hace por encima del 4%, en concreto un 4,35% con 3.794 menos.

El sindicato subraya que «todas las estadísticas oficiales reafirman un significativo retroceso del empleo en salario, jornada y en derechos laborales muy vinculado al crecimiento incesante del sector servicios a costa de industria y construcción, aunque la reforma laboral de 2012 ha precarizado el empleo en todos sus conceptos y en todos los sectores».

Por su parte, el régimen especial de autónomos también contabiliza una notable disminución de más de un 8% de afiliaciones en la región (-3.922), aunque en términos relativos o porcentuales esta reducción es más acusada en los municipios con menos de 8.000 habitantes, donde caen más de un 10% con 1.604 menos.

La industria y la construcción

El informe de la Secretaría de Empleo de UGT aclara que la pérdida de trabajadores afiliados en esta última década afecta sobre todo, tanto en los grandes municipios como en los de menor población, a los varones y a los sectores de la industria y de la construcción. De hecho, Cantabria registra en diez años una reducción de 11.217 afiliaciones a la Seguridad Social, aunque toda ella corresponde a una disminución de 18.594 masculinas (de 133.806 a 115.212), que caen casi un 14%; mientras que las femeninas se incrementan en el mismo período un 7,7% con 7.377 más, al pasar de 95.384 a 102.761.

Esta evolución por sexos se relaciona directamente con una cada vez mayor dependencia del mercado laboral cántabro al sector servicios, que ya acapara el 75% de todas las afiliaciones a la Seguridad Social (163.472), tras incrementarse un 11,2% desde el inicio de la crisis económica, cuando tenía 147.072.

El sector servicios es el único que aumenta en afiliación en la región en estos diez años, subraya el informe de UGT, ya que el sector primario registra 750 afiliaciones menos, la industria acumula una pérdida del 12,7% y la construcción sufre una notable caída del 51,8%.

Según precisa el sindicato en el informe, «todos aquellos municipios que tenían un especial predominio de empleo masculino y vinculado a industria y construcción han perdido afiliaciones y en algunos casos de manera muy acusada, como es lógico, sobre todo en aquellos que más tenían por su tamaño».

 

Fotos

Vídeos