Huelga indefinida en el sector de la limpieza de Cantabria a partir del 1 de agosto

Huelga indefinida en el sector de la limpieza de Cantabria a partir del 1 de agosto
Roberto Ruiz

Un total de 6.000 trabajadores -4.500 con jornadas parciales- de la región están llamados a secundarla

MARÍA ÁNGELES SAMPERIO MARTÍNSantander

Los sindicatos del sector de la limpieza de edificios y locales han decidido convocar una huelga indefinida a partir del 1 de agosto, después de que terminara sina cuerdo la reunión mantenida en el Orecla con la patronal del sector. La huelga se registrará el próximo lunes, día 9, y 6.000 trabajadores de Cantabria están llamados a secundarla.

Los sindicatos demanda un convenio colectivo que mejore los sueldos -inicialmenmte ofrecian un 0,85%- y amplíe las jornadas laborales, en un sector, el de la limpieza de edificios y locales muy precarizado, donde el 90% de los empleados son mujeres y la mayoría de los sueldos no llegan amil euros.

No obstante, CCOO ha explicado hoy que las patronales del sector de Limpieza de Edificios y Oficinas, Arelca y Aspel, se han presentado a la reunión de negociación del convenio colectivo con una oferta «insuficiente». Si en el último encuentro plantearon subidas salariales anuales del 1% y negaron la posibilidad de ampliar las jornadas de trabajadoras y trabajadores (unos 6.000 en el sector), este viernes han propuesto una subida del 1,3% para cada año.

Los sindicatos creen que «cada día es más absurda la posición de las patronales. Llegan con esto cuando se acaba de firmar el Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva que fija subidas del 2% más un 1% variable y empuja a lograr salarios mínimos de 14.000 euros anuales, muy lejos de lo que cobran muchas compañeras del sector».

Esta mañana, un nutrido grupo de trabajadoras y trabajadores han recibido con pitidos a los representantes de las patronales a las puertas del Orecla, donde por segunda vez se han concentrado para reclamar salarios y condiciones dignas.

Antes de entrar a la reunión del Orecla, Gustavo Peña -del sindicato USO- lamentó que se lleve negociando durante seis meses el convenio colectivo de un sector que afecta a 6.000 trabajadores en Cantabria, de los que 4.500 tienen jornadas parciales.

El sindicalista explicó que el nuevo convenio que pretende aprobar la patronal no sólo no incluye una subida salarial digna, después de cuatro años de congelación salarial, sino que no acaba con la «lacra» del sector, que son esas jornadas parciales, ante lo que ha criticado que las patronales «no son sensibles». «Basta ya de un convenio precario», ha subrayado el representante sindical, antes de la mesa de negociación con la patronal de la que no espera «nada».

«No estamos dispuestos a más congelaciones salariales, ni a un convenio repleto en un 90 por ciento de jornadas parciales, por debajo del 50 por ciento, con lo que condenamos a los trabajadores a tener una pensión no contributiva y a no tener una pensión digna en el futuro», ha resumido Peña.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos