Cuatro de cada diez nuevos empleos indefinidos proceden de uno temporal

Cuatro de cada diez nuevos empleos indefinidos proceden de uno temporal

En 2017 casi 700.000 contratos eventuales se convirtieron en fijos, la cifra más alta de los últimos ocho años

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

La elevada temporalidad es una de las cruces del mercado laboral español, que soporta tasas de eventualidad que incluso han superado el 27% y donde nueve de cada diez nuevos contratos son de duración determinada.

Sin embargo, la temporalidad se ha convertido por otra parte en un puente hacia un empleo fijo. Así, en 2017 un total de 686.445 contratos eventuales dejaron de serlo para pasar a ser indefinidos, una cifra un 17,9% superior a la de 2016 y la más alta de los últimos ocho años. Esto supone que cuatro de cada diez nuevos empleos indefinidos (40,1%) proceden de contratos temporales, lo que representa 12 puntos porcentuales más que en el peor momento de la crisis, en 2013, cuando apenas significaban el 28% del total, según un informe hecho público este lunes por la empresa de recursos humanos Randstad.

Desde el año 2007, momento en el que se superaron las 900.00 conversiones, el número de este tipo de contratos descendió durante cinco ejercicios consecutivos hasta registrar la cifra más baja en 2012, cuando se firmaron apenas 395.882. Desde entonces, las conversiones han aumentado durante cinco años seguidos, registrando el segundo mayor incremento en 2017 (17,9%), sólo superado por el de 2016, cuando creció un 21,6%, aunque se firmaron 100.000 conversiones menos que el pasado año.

Favorece la empleabilidad

“El aumento de contratos temporales convertidos en indefinidos y el acercamiento a las tasas de conversión previas a la crisis confirman la tendencia positiva del mercado laboral y la recuperación económica”, señala Luis Pérez, director de Relaciones Institucionales de Randstad, que resalta que “la contratación temporal funciona como puente a un puesto de trabajo estable”. De hecho, Pérez pone de relieve que “para aquellos perfiles con menor cualificación, la contratación temporal les ayuda a aumentar su empleabilidad a través de la experiencia”.

En este sentido, más de la mitad de contratos temporales convertidos en indefinidos se han realizado a ocupados con formación secundaria, mientras que uno de cada cuatro fueron para trabajadores con estudios primarios (26,2%). Por el contrario, los profesionales con formación superior apenas supusieron el 18,7% del total de conversiones.

Por otro lado, si se compara por edades, este tipo de contratación creció más en el grupo de mayores de 45 años, con un aumento del 23,8%, y a continuación en los jóvenes menores de 25 años, con un alza del 22%.

Por comunidades autónomas, todas las regiones aumentaron el número de contratos convertidos en indefinidos respecto al año anterior, pero Baleares se sitúa a la cabeza, con un incremento del 28,1%. Le siguen La Rioja y Extremadura, con avances del 26,5% y 26,4%, respectivamente. Por el contrario, Asturias, Cataluña y Aragón fueron las autonomías donde menos crecieron, con alzas del 9,2%, 12,4% y 13,8%, respectivamente.

 

Fotos

Vídeos