Uber y Cabify vuelven a operar en Barcelona

Uber y Cabify vuelven a operar en Barcelona

Regresan a la normalidad tras la huelga del sector del taxi y las agresiones sufridas por algunos taxistas

AGENCIASBarcelona

Uber, Cabify y el resto de servicios VTC (vehículos de alquiler con conductor) vuelven a operar con normalidad en la ciudad de Barcelona, después de que el pasado miércoles cesaran provisionalmente su actividad tras los ataques sufridos por parte de algunos taxistas en huelga.

Las compañías VTC han retomado su actividad en la capital catalana coincidiendo con la finalización del paro del sector del taxi, que ha llevado a cabo dos jornadas de huelga en protesta por la suspensión cautelar, por parte del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), del reglamento metropolitano que regula estas licencias, a raíz de un recurso presentado por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

El miércoles, coincidiendo con el primer día de huelga, diversos taxistas atacaron vehículos VTC que prestaban servicio y agredieron a sus conductores e incluso a algunos pasajeros. «Afortunadamente, la situación ha vuelto a la normalidad y las VTC vuelven a prestar servicio en Barcelona desde esta mañana», explica en un comunicado Unauto, la asociación mayoritaria del sector.

La patronal considera, no obstante, que lo sucedido esta semana en Barcelona debería hacer reflexionar «a todos», y especialmente «a aquellos que han decidido ceder al chantaje del taxi», en referencia al Ayuntamiento de Barcelona y al Ministerio de Fomento, que ayer decidió retirar la petición de medidas cautelares sobre el reglamento del Área Metropolitana de Barcelona (AMB) para restringir el número de licencias VTC en Barcelona.

Unauto asegura que el servicio que prestan estos vehículos en Barcelona y otras ciudades españolas «es plenamente legal», ya que está regulado en la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres y prestado bajo el amparo de una autorización otorgada por la Generalitat de Cataluña. «Nosotros sí cumplimos la ley. Los que no cumplen la ley son quienes dirigen ataques violentos contra nuestro sector con el ánimo de amedrentarnos e impedirnos trabajar libremente, así como de presionar a las administraciones para que cambien las reglas del juego en su beneficio», afirma la patronal.

Unauto advierte asimismo que las agresiones del pasado miércoles contra conductores de Uber y Cabify suponen también «un ataque directo» contra los derechos de los trabajadores, la libre elección de los ciudadanos y la imagen de Barcelona. «No es de recibo que las autoridades pierdan el control de la calle y que un grupo de violentos decida quién puede y quién no puede trabajar y cómo y cuándo pueden moverse los ciudadanos», denuncia Unauto.

La entidad está convencida de que la mayoría de representantes del sector del taxi están en contra de las acciones violentas cometidas esta semana, aunque piden a las autoridades que asuman su responsabilidad y «pongan los medios para que las escenas vividas en Barcelona no se repitan jamás». «Es obligación de todos aislar a los violentos y fomentar un diálogo que nos permita una convivencia pacífica y ordenada, dentro de la ley», subraya Unauto.

El TSJC ha acordado hoy mantener la suspensión cautelar del reglamento del Área Metropolitana de Barcelona (AMB) que restringía en la práctica la actividad de las aplicaciones Uber y Cabify, que operan en Barcelona a través de licencias de vehículos con conductor, las llamadas VTC.

La decisión del TSJC amenaza con tensar más la protesta de los taxistas de Barcelona, puesto que este colectivo confiaba en mantener vigente el reglamento del AMB.

En el auto dado a conocer hoy, el TSJC acuerda «ratificar» la decisión adoptada el pasado 19 de julio y «suspender cautelarmente» este reglamento aprobado por el AMB, con lo que atiende la petición que le había hecho la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

En la vista previa, los representantes de la CNMC habían solicitado que se mantuviera la suspensión cautelar con el argumento de que el AMB carecía de competencias para ello, y de que el reglamento suponía en la práctica revocar licencias de VTC ya concedidas.

En cambio, los representantes del AMB y de las asociaciones de taxistas habían reclamado que se revocara la suspensión por el perjuicio económico que supondría mantener suspendido dicho reglamento mientras se espera sentencia sobre el caso.

Temas

Cabify, Uber
 

Fotos

Vídeos