S&P augura más litigios para la banca tras el conflicto de las cláusulas suelo

Sede del Banco de España en Madrid./
Sede del Banco de España en Madrid.

La agencia de 'rating' vaticina que las cuentas de las entidades se verán «más afectadas» al tener que afrontar problemas de comercialización como los ligados a comisiones y gastos

JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

El quebradero de cabeza que han supuesto las cláusulas suelo para los bancos puede provocarles aún más dolor, a medida que continúe el goteo de demandas y sentencias desfavorables para las entidades por la comercialización de hipotecas y otro tipo de productos financieros. Se trata de uno de los escenarios que la agencia de calificación Standard&Poor (S&P) tiene en cuenta para determinar que los resultados del sector "se verán afectados" en el futuro por la litigiosidad judicial asociada a estos casos.

Cuando aún no se puede dar por cerrado el conflicto de los suelos, desde S&P consideran que "el riesgo de la litigiosidad seguirá creciendo" en los próximos años. No sólo la asociada a la restitución de las cantidades cobradas de más en las hipotecas, sino también por otros conceptos como los gastos de constitución o determinadas comisiones -como las de vencimiento anticipado- cuya comercialización podría obligarles a devolver parte del dinero recaudado en su momento. "Estas circunstancias pueden tener una mayor relevancia en el futuro", apuntan fuentes de la firma de 'rating', aunque aclaran que "no les va a llevar a pérdidas, porque el impacto es asumible, aunque sí afectará a su rentabilidad".

Las estimaciones del Banco de España prevén que el conjunto de las corporaciones afectadas por los suelos hipotecarios tuvieran que asumir un coste superior a los 4.000 millones de euros. En casos como el de BBVA o CaixaBank, las previsiones -en el peor de los casos- superan ampliamente los 1.000 millones, aunque estas corporaciones han minimizado sus cálculos al considerar que no tendrán que poner sobre la mesa todo ese dinero. Podría ser una previsión conservadora, frente a la advertencia de S&P de que el problema "irá a más".

Después de una etapa de crecimiento económico imparable -hasta 2007- y de otra de recesión -desde 2008 hasta 2014-, en S&P consideran "habitual" que surjan este tipo de casos judiciales iniciados por parte de los consumidores. "Es lo mismo que ha pasado en otros países como Reino Unido", explica en la agencia de calificación. "El escrutinio social sobre la banca va a ir creciendo y se obligará a las entidades a ser más rigurosas", afirman.

Otra de las derivadas que provocará este tipo de conflictos judiciales centrados en el mercado hipotecario será el incremento de los costes de esos productos. "Va a haber un cierto incremento" de los tipos de interés, por ejemplo, porque los propios litigios obligan a la banca a devolver dinero o porque directamente las entidades tienen que asumir nuevas condiciones en un mercado hipotecario en el que los diferenciales tenderán a aumentar a medio plazo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos