La banca responde al alza del euríbor con las hipotecas más caras en dos años

La banca responde al alza del euríbor con las hipotecas más caras en dos años
Óscar Chamorro

El tipo medio de las nuevas concesiones experimenta el mayor repunte mensual de toda la crisis y sitúa su coste por encima del 2%

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

Las advertencias de las entidades financieras sobre el encarecimiento de los créditos, en un contexto que el sector considera de presión, se van haciendo poco a poco realidad. La última sentencia del Tribunal Supremo imputando a la banca el pago del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados, criterio pendiente de confirmar en un Pleno especial de su Sala de lo Contencioso-Administrativo, puede ser la puntilla para elevar el coste de las hipotecas.

Por ahora, los bancos no han perdido un solo día en adaptarse a otra realidad que aún está por venir, la subida de tipos de interés. Aunque el Banco Central Europeo (BCE) no tiene previsto autorizar ningún alza del precio del dinero, al menos hasta el próximo verano, ya están elevando las referencias que aplica en sus préstamos por encima del 2%, una referencia que no se veía prácticamente desde hace dos años.

Esa cota marca lo que puede suponer el inicio del nuevo rumbo que caracterice al mercado hipotecario, anticipándose a lo que ya está advirtiendo los registros del euríbor. El índice interbancario, que actúa como termómetro de por dónde discurrirán los tipos a medio plazo, ha comenzado a distanciarse de sus mínimos históricos y anticipa una nueva etapa alcista. Aunque aún está en terreno negativo, el euríbor ha abandonado ya el mínimo del -0,19% que registró el pasado mes de febrero y ahora se encuentra en el -0,15%.

El coste que asumen los clientes bancarios por los préstamos hipotecarios que ahora firman subió de forma repentina en agosto hasta el 2,02%, lo que supone un incremento superior al 7% con respecto al registro de julio, según los últimos datos del Banco de España. No se veía un avance intermensual tan elevado desde finales de 2013, cuando el euríbor repuntaba temporalmente a la espera de que el presidente del BCE, Mario Draghi, pusiera sobre la mesa en 2014 las medidas acomodaticias de apoyo a la entonces flaqueante economía europea.

En los últimos años el tipo medio de las hipotecas que aplicaban los bancos ha ido descendiendo progresivamente. casi de forma ininterrumpida en consonancia con la trayectoria que venía marcando el propio euríbor. El interés más bajo de toda la serie histórica se alcanzó precisamente el pasado julio, cuando el coste de financiar una hipoteca apenas fue del 1,88%. Quienes constituyeron en verano un préstamo para pagar su vivienda obtuvieron la mejor financiación posible de toda la historia del euro.

El tipo variable domina

Estos nuevo registros surgen fruto de una realidad por la que atraviesa el mercado español, en el que la mayor parte de los créditos firmados siguen siendo a tipo variable y, por tanto, al inicio más baratos que los fijos. Hasta julio este tipo de préstamos suponían un 40% del total, aunque los de tipo variable seguían acaparando el otro 60% del pastel financiero. A pesar de que ahora no se encuentran diferenciales (la tasa que se aplica sobre el euríbor) inferiores al 0,99%, buena parte de las ofertas hipotecarias se mueven entre el 1% y el 2%. Sin embargo, los préstamos a tipo fijo más competitivos todavía no logran descender del 3% en pocos casos.

A tenor de los datos de los créditos inmobiliarios firmados en agosto, y de cómo se mueve el euríbor, todo parece indicar que el mercado también ha tocado mínimos en este caso y ha iniciado un nuevo punto de inflexión hacia arriba. Las entidades han aprovechado el cambio de tendencia que muestra el euríbor para trasladar la nueva realidad a sus hipotecas, en un momento en el que espera casi con ansiedad que el BCE inicie la senda de subida de tipos. Es la idea en la que vienen insistiendo desde hace varios trimestres, conscientes de que sus márgenes se encuentran en un rango muy estrecho como para conseguir la rentabilidad que, a la vez, le exigen los reguladores y supervisores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos