La Fiscalía pide el archivo del caso de espionaje a políticos madrileños

Esperanza Aguirre. /
Esperanza Aguirre.

Considera que las investigaciones llevadas a cabo no desprenden "suficientes" indicios que acrediten la comisión de un supuesto delito de malversación de caudales públicos

AGENCIASMADRID

La Fiscalía de Madrid ha pedido el sobreseimiento provisional del caso de "seguimientos" a políticos de la Comunidad de Madrid al no apreciar suficientes indicios que acrediten un delito de malversación de caudales públicos, han informado fuentes fiscales.

La Fiscalía entiende que las investigaciones llevadas a cabo para esclarecer el supuesto caso de espionaje a cargos del partido en la región madrileña no arrojan "suficientes" indicios para imputar la comisión de un delito de malversación de caudales públicos.

La Audiencia de Madrid ordenó en junio del año pasado reabrir por tercera vez el caso de los supuestos seguimientos a políticos del PP enfrentados con Esperanza Aguirre al considerar que había indicios de un delito de malversación de caudales públicos por parte de cuatro funcionarios y asesores de la Comunidad acusados.

El PSOE ve "importante" investigar quién encargó los espionajes

El portavoz del PSOE en la Asamblea de Madrid, Ángel Gabilondo, ha visto "importante" investigar quién encargó los espionajes y cómo se destinaron 300.0000 euros a este fin.

Así se ha manifestado a su llegada a la Asamblea después de que la Fiscalía haya solicitado el sobreseimiento provisional en el presunto caso del espionaje a políticos en la Comunidad de Madrid al considerar que las investigaciones llevadas a cabo no desprenden "suficientes" indicios.

Gabilondo ha afirmado que hay que saber quién encargó el supuesto espionaje a políticos y cómo se destinaron 300.000 euros a ese fin, de manera que una"factura falsa" pagó una "labor impropia de un estado democrático".

Los magistrados estimaron que, como ya habían sostenido en ocasiones anteriores, había indicios de un posible delito de malversación de caudales públicos por parte de los funcionarios y guardias civiles Sergio Gamón Serrano, Miguel Castaño Grande, José Manuel Pinto Serrano, José Luis Caro Vinagre, José Oreja Sánchez y Antonio Coronado Martínez. Están acusados de utilizar teléfonos y vehículos que tenían para desarrollar su cargo para espiar al exvicealcalde de Madrid Manuel Cobo y al exconsejero Alfredo Prada, entre otros políticos madrileños, en 2008 y 2009.

Argumentos de la Fiscalía

Ahora la Fiscalía sostiene que las diligencias de instrucción practicadas no han acreditado que los investigados hayan destinado a usos ajenos a la función pública "caudales o efectos puestos a su cargo por razón de sus funciones".

A su juicio, no se han aportado pruebas que demuestren que los vehículos o teléfonos puestos a su disposición de las personas investigas fueran utilizados para hacer seguimientos. "Tampoco ha sido posible concretar -añade el escrito del fiscal- qué consumos telefónicos o de combustible pueden estar relacionados con los hechos imputados", ni tampoco, como consecuencia de lo anterior, si dichas diligencias han contribuido a concretar el importe de la defraudación.

La Fiscalía también argumenta que "no es posible" cuantificar la cantidad presuntamente malversada ni tampoco está acreditado el ánimo de lucro, por lo que no se puede aplicar la consideración de malversación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos