Zoido declarará en el juicio del procés, Puigdemont, no

Zoido declarará en el juicio del procés, Puigdemont, no

La sala admite que los acusados puedan sentarse fuera del banquillo, niega la traducción simultánea y permite la incorporación de documentos en catalán

MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

El exministro del Interior Juan Ignacio Zoido declarará como testigo en la causa del procés para explicar el despliegue de más de 12.000 policías y guardias civiles en la 'operación Copérnico-Avispa' para impedir la votación del 1-O.

El Supremo ha aceptado que el extitular de Interior se incorpore a la lista de más de 500 testigos que pasarán por el tribunal, tal y como había pedido la defensa del exconsejero de Interior Joaquim Forn.

Es el único testigo adicional admitido por la sala en el trámite de cuestiones previas. El tribunal ha denegado la petición de las defensas de escuchar a otras personas, entre ellas el expresidente catalán Carles Puigdemont. El presidente Manuel Marchena ha explicado que el procesado «rebelde» no puede declarar como testigo porque algún día podría tener que hacerlo como imputado, en el caso de que volviera a España. «No se puede venir por la mañana de testigo y por la tarde como imputado«, ha dicho Marchena. »Seamos serios. No se puede ser al mismo tiempo procesado y testigo«, ha insistido el presidente.

La sala, que no ha resuelto las alegaciones de nulidad planteadas por las defensas para no entrar en el fondo de la cuestión, sí que ha aceptado varias de las peticiones de los procesados, como el hecho de que se incorporen a la causa documentos en catalán sin ningún tipo de cortapisa (con «plena eficacia jurídica» ) o que los imputados puedan asistir al juicio fuera del banquillo de los acusados, para poder sentarse cerca de sus abogados y compartir comentarios. No obstante, hasta el momento todos los procesados han preferido seguir en el banquillo.

El tribunal ha rechazado otra de las peticiones recurrentes de los procesados: la traducción simultánea. Marchena ha explicado que este método obligaría a usar auriculares y habría publico sin acceso a los mismos, tanto fuera como dentro de la sala, lo que limitaría la «publicidad» del juicio. Los procesados, sin embargo, sí que podrán declarar en catalán por «razones de carácter emocional», aunque con traducción consecutiva. Esto es: hablar, interrumpir el discurso, traducción del intérprete y vuelta a una nueva frase del imputado. Un procedimiento muy farragoso.

Marchena se ha negado igualmente a incorporar a la causa del Supremo la documentación de otros juzgados sobre el procés porque ello provocaría un «aluvión documental» ingobernable.

Como era de esperar, el tribunal ha rechazado dejar en libertad a los nueve presos, tal y como habían pedido varias defensas. Ha alegado Marchena que no han cambiado las circunstancias y recuerda que la prisión provisional era precisamente para garantizar su presencia en esta vista.