Este contenido es exclusivo para suscriptores

Accede 2 meses gratis a todo el contenido y disfruta de la mejor experiencia publicitaria

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app solo para suscriptoresCartas de autor en tu emailOfertas y eventos exclusivos

AMAYA ABANDONADA

La Cantabria autónoma ha tenido prurito de no acudir a Castilla a relacionarse con el castellano, como por miedo a ser reabsorbida

Juan Luis Fernández
JUAN LUIS FERNÁNDEZ

Hace días, el partido nacionalista español Vox llenó por sorpresa el Paraninfo de la Universidad de Cantabria. Vox quiere que desaparezcan las autonomías y volvamos al estado centralista anterior a la Transición democrática, el cual, en organización territorial, era heredero del viejo estado liberal unitario. Ahora le toca llenar espacios al Partido Regionalista, que celebra concilio pensando en lo contrario: que se necesita más autonomía, y dar confianza al Doctor Temerario en su transformación federal de nuestra cuarentona Constitución. Además, es muy probable que se centren las prioridades en demandas que 'Madrid', sinécdoque de España, debe atender. El objetivo de la autonomía es que nos asista de quien dependemos, que ese sí es autónomo de verdad.

Contenido Patrocinado

Fotos