Los animalistas piden que la gata negra de Carasa sea reemplazada por «un peluche o una persona disfrazada»

Imágenes del festejo el año pasado, que se desarrolló bajo un gran ruido mediático por las protestas de los animalistas. / Roberto Ruiz

La portavoz de Acción para el Respeto Animal afirma que tras la entrada en vigor del Convenio Europeo sobre Protección de Animales de Compañía, el festejo de esta localidad cántabra «no puede ser llevado a cabo este año»

DM .
DM .Santander

La Asociación para el Respeto Animal ha solicitado la cancelación del festejo de 'La suelta de la Gata Negra', que se celebra en la localidad de Carasa, en Voto, cada 16 de agosto desde el año 1477, y que está declarada Fiesta de Interés Turístico Regional. La agrupación ya pidió el año pasado al Gobierno de Cantabria y al Ayuntamiento de Voto prohibir el festejo que, según ha recordado hoy en un comunicado, se modificó debido a las «múltiples protestas». De este modo, en vez de lanzarse a la gata desde el escenario de más de dos metros de altura, fue soltada en la calle.

«Pero el animal, a consecuencia de la fanfarria que le acompañaba, ruido del camino, más la gran concentración de personas y griterío, salió igualmente despavorida debido al miedo y estrés», ha indicado la asociación. En su nota, la asociación ha explicado que la gata, al ser soltada en la plaza del pueblo, sin recinto que la proteja en su huida, cruza la carretera «con el consiguiente peligro para ella y el tráfico» y «se expone a quedarse extraviada o bajo los riesgos que cualquier felino casero puede encontrar en la calle, al no estar habituada o familiarizada con el entorno, siendo un agravante el gran estrés sufrido a consecuencia del ruido y la presencia de un gran número de personas».

Según la portavoz de Acción para el Respeto Animal, Ana Moreno, tras la entrada en vigor del Convenio Europeo sobre Protección de Animales de Compañía, este espectáculo «no puede ser llevado a cabo este año», puesto que esta normativa establece como principios básicos «que nadie deberá infligir innecesariamente sufrimiento o angustia a un animal de compañía». También dispone que toda la persona que tenga un animal de compañía o que se ocupe de él «deberá tomar todas las medidas razonables para impedir que se escape». Y prohíbe que los animales de compañía sean utilizados en espectáculos.

Por todo ello, la asociación ha solicitado que el festejo «sea modificado, se cambie al animal por un peluche o por una persona disfrazada de gato».

Sin embargo, para Moreno, en el festejo de Voto «no solo no se toman todas las medidas razonables para impedir que se escape el animal, sino que el espectáculo en si consiste en esto, que la gata escape despavorida para ver qué camino toma».

«En este espectáculo se ponen en peligro la salud y bienestar del felino, ya que en la suelta puede perderse, ser atropellado en la carretera o atacado por algún perro, y, por lo tanto, peligra su integridad física, pudiendo incluso perder la vida», enfatiza.

 

Fotos

Vídeos