Camargo y Limpias son los municipios más afectados por la chilca, una planta invasora

La chilca es una especie exótica de origen americano que puede alcanzar los cuatro metros de altura. :: /DM
La chilca es una especie exótica de origen americano que puede alcanzar los cuatro metros de altura. :: / DM

La asociación Ría ha creado un protocolo basado en un herbicida natural respetuoso con el medio ambiente para acabar con esta especie

MARÍA CAUSO CAMARGO.

La asociación Ría, con sede en Camargo, ha finalizado una de sus investigaciones más largas. Tras «casi una década de trabajo», la agrupación ha desarrollado un «protocolo sostenible y respetuoso con el medio ambiente, como alternativa al glifosato, para luchar contra el arbusto exótico invasor norteamericano 'Baccharis Halimifolia' o chilca». Esta especie, junto al plumero, se ha convertido en una de las principales amenazas para los hábitats costeros del continente europeo en general, y de Cantabria en particular, al estar presente en 26 de los 34 municipios costeros de la comunidad y «todos» los estuarios, salvo el de San Juan de la Canal y La Maruca.

Los estudios certifican que este nuevo protocolo, además de conseguir más efectividad en los resultados de control de la chilca, es más sostenible ambientalmente y no tiene efectos secundarios, ni riesgo a la hora de manipularlo, lo que lo convierte también en más eficaz económicamente.

Estos son los datos que han confirmado el Gobierno regional y la asociación en una rueda de prensa ofrecida por el consejero de Medio Rural, Pesca y Alimentación, Jesús Oria; el director general de Medio Natural, Antonio Lucio; el presidente de Ría, Diego Cicero, y la alcaldesa de Camargo, Esther Bolado.

La chilca es una de las 141 especies invasoras con presencia en Cantabria, de las que 125 son de flora pero, en el caso de la chilca -según el consejero- «es una de las de mayor impacto» en la comunidad y que se ha convertido en una de las «amenazas más importante» para la conservación de los ecosistemas de marisma.

Por su parte, el presidente de Ría ha señalado que el nuevo método utiliza sal marina como herbicida natural en la inertización y valorización de la madera residual mediante su transformación en carbón vegetal. Además, Cicero ha querido destacar que el protocolo es efectivo en todos los estados del ciclo vital de la planta, desde la fase de germinación hasta la fase de consolidación, constituida por masas continuas de árboles y arbustos de varias décadas de edad.

Concretamente, el 'Proyecto Escipión' se ha realizado centrando el objeto en la invasión de Cantabria por la chilca y cómo afecta a la región, tanto a nivel de hábitats como de municipios, lo que ha servido para crear un Sistema de Información Geográfica que permitirá ir actualizando la cartografía del estado de la invasión y planificar la futura estrategia de erradicación de la especie con precisión y una máxima optimización de recursos.

Según los datos aportados en la rueda de prensa, hay invadidas un total de 92 hectáreas de terreno correspondientes a 17 tipos de hábitat distintos, de los que seis son prioritarios según la Directiva Hábitat. En este sentido, el 93% de estos ecosistemas son estuarios y precisamente, las zonas más afectadas se corresponden las Marismas de Alday de Camargo y el área del estuario del Asón, en Limpias.

Con el objetivo de dar a conocer los resultados de este arduo proyecto contra la chilca, Ría ha organizado mañana una conferencia a las 10.30 horas en el salón de actos del Centro de Empresas de Camargo, en el Polígono de Trascueto de Revilla.

 

Fotos

Vídeos