Castro aceptará una de las tres alegaciones contra la ordenanza de venta ambulante

El mercadillo de los 'jueveros' se ubica ahora en Cotolino, a las fueras de Castro./I. Castresana
El mercadillo de los 'jueveros' se ubica ahora en Cotolino, a las fueras de Castro. / I. Castresana

El equipo de gobierno llevará a Pleno la aprobación definitiva del nuevo reglamento, que permitirá el traslado de los 'jueveros' al centro, tras realizar una consulta a la Cámara de Comercio

Abel Verano
ABEL VERANOCastro Urdiales

El Ayuntamiento de Castro Urdiales va a aceptar una de las tres alegaciones presentadas contra la nueva ordenanza de venta ambulante que permitirá trasladar a los 'jueveros' (los que integran el mercadillo semanal de los jueves) al centro de la ciudad, en concreto, a la explanada que hay situada junto al polideportivo municipal Pachi Torre.

Según detalló la concejala de Comunicación, Elena García, tres han sido las alegaciones que se han presentado contra la aprobación inicial de este nuevo reglamento, todas ellas de la mano de Acuerdo por Castro (AxCastro), la formación política que lidera el exalcalde de Castro Urdiales, Rufino Díaz Helguera.

En la primera alegación, AxCastro señala que la modificación aprobada inicialmente por el Pleno, «vulnera lo dispuesto en el artículo 53.2, letra A, de la Ley de Comercio de Cantabria, que establece que las ordenanzas municipales de venta ambulante deberán determinar lugares y periodos en los que puede desarrollarse la venta ambulante».

Según este partido político, la redacción del artículo 4 de la ordenanza de Castro «no fija los lugares de celebración de los mercados periódicos, sino que deja la facultad de su determinación a la decisión del alcalde del municipio». Ante esta cincunstancia, la formación que lidera Díaz Helguera considera que «debe fijarse en la ordenanza la ubicación concreta de los mercados periódicos de Castro y Oriñón. Y con carácter previo a su fijación, darse audiencia a la Cámara de Comercio para la delimitación de los lugares donde se pueda ejercer la venta ambulante».

Según confirmó la edil de Comunicación, Elena García, el Ayuntamiento ha aceptado esta alegación.

Por contra, las otras dos alegaciones serán rechazadas. En una de ellas, Acuerdo por Castro se refería al hecho de que «se debe determinar la tasa a pagar por la concesión de la autorización, lo que no hace la ordenanza aprobada inicialmente, que no fija nada al respecto».

La tercera alegación hace mención a que «la modificación de la ordenanza deja sin regular una de las modalidades de venta ambulante que, se refiere a los puestos instalados en la vía pública en circunstancias y condiciones precisas».

Tras aceptar la primera alegación, el Ayuntamiento realizará una consulta a la Cámara de Comercio de Cantabria y, acto seguido, llevará el asunto a una comisión informativa para dictaminarlo y que sea el Pleno el que, posteriormente, apruebe definitivamente la ordenanza.

 

Fotos

Vídeos