La falta de medios y de peones forestales «pone en riesgo» los montes de Liébana

Un peón forestal en una extinción de un incendio en Cambarco (Cabezón de Liébana). /DM .
Un peón forestal en una extinción de un incendio en Cambarco (Cabezón de Liébana). / DM .

Cabezón, Vega de Liébana y Pesaguero han pedido reiteradamente a Medio Natural que dote a su zona de una cuadrilla, ante el «intransitable» estado del monte y el peligro de incendios

Elena Tresgallo
ELENA TRESGALLOSantander

Alcaldes, sindicatos y técnicos auxiliares del Medio Natural de la llamada 'Comarca II' de Liébana -que comprende los municipios de Vega de Liébana, Cabezón de Liébana y Pesaguero- alertaban esta semana del «riesgo» que supone el estado de «abandono» que presentan sus montes por la falta de mantenimiento debido, principalmente, a la ausencia de medios y efectivos para limpiarlo. Una situación que, en el caso de estos tres municipios, se remonta al año 2016 cuando Medio Natural decidió retirar de esta guardería la cuadrilla de peones forestales que hacía este trabajo. En la actualidad, la zona de especial protección ambiental tiene creada una dotación de personal «que nunca llega», denuncian.

El corazón natural de Liébana tiene su territorio partido en dos áreas de supervisión forestal por parte de la Consejería de Medio Rural, la comarca I que abarca los municipios de Potes, Camaleño, Cillorigo, Tresviso y Peñarrubia y la 'II', que comprende los municipios que han protestado por la falta de medios. Esta semana los alcaldes de Pesaguero, Vicente Vélez (PP) y Jesús Fuentes (PP) denunciaban públicamente el estado «intransitable y total abandono» que presentan las pistas forestales y el «alto riesgo» que corren si se declara un incendio, agravada por las últimas nevadas.

Una situación que padecen desde que «con el cambio de Gobierno» se decidió retirar la única cuadrilla de su zona, dando lugar a que la otra comarca lebaniega cuenta con dos brigadas, dejando a sus municipios sin servicio. Una «discriminación» que, en el caso de Pesaguero, según su alcalde, a punto estuvo de tener consecuencias, el año pasado, al declararse un incendio en Vendejo. «Tenemos miedo, esto clama al cielo y es una barbaridad, no hay ni una pista transitable», denunciaba el regidor. «Es increíble que estemos en zona protegida y de osos y estemos así», protestó.

«Tenemos miedo, esto clama al cielo y es una barbaridad; no hay una sola pista transitable»

Y es que la comarca II, donde está localizado el problema, tiene todo su territorio incluido en la reserva regional de caza del Saja, además de contar con numerosas zonas incluidas en la Red Natura 2000, varios LIC, zonas Zepa, además de contar con dos especies en peligro de extinción, el oso y el urogallo.

Por su parte, el alcalde de Cabezón de Liébana, Jesús Briz (PP), también se quejó de la situación que llevan denunciando «tres años y no nos responden a los escritos». Briz puso como ejemplo que las cuadrillas de caza «tienen que ir abriendo paso ellos, y eso fomenta el furtivismo, porque ni los guardas pueden entrar», explica. «Tenemos la cuadrilla creada pero no nos la dan, es lamentable», valoró.

A la par el alcalde de Vega de Liébana, Gregorio Alonso (PRC), también reconoció el problema aunque fue algo menos crítico. «Es cierto que faltan medios, pero hay una previsión de dotación de 25 peones forestales que dependen de los presupuestos que no se han aprobado», dijo. Alonso recordó que existe el «compromiso personal» del director de Medio Natural de que la cuadrilla se creaba, pero la necesidad existe, no te lo niego», dijo.

 

Fotos

Vídeos