Liébana también estudia su posible candidatura a Reserva de la Biosfera

Cillorigo de Liébana es uno de los ayuntamientos que formaría parte de la candidatura. /DM .
Cillorigo de Liébana es uno de los ayuntamientos que formaría parte de la candidatura. / DM .

La Mancomunidad ha programado un seminario de expertos, el día 30, para conocer los pros y contras de este sello de calidad territorial

Elena Tresgallo
ELENA TRESGALLO

El Grupo de Acción Local de Liébana y Peñarrubia estudia su posible candidatura a ser Reserva de la Biosfera por la Unesco al igual que lo hizo ya su entidad homóloga en los Valles Pasiegos. Un proceso que se ha mantenido en un plano bastante discreto hasta ahora, ya que se está preparando un seminario de expertos abierto al público para el 30 de noviembre con el fin de valorar los pros y contras que pueden suponer para los municipios de la comarca la obtención de este sello territorial de calidad.

El Grupo de Acción Local (GAL) lebaniego sólo está 'tanteando' la posibilidad de presentar su candidatura para obtener el distintivo de Reserva de la Biosfera, que concede la Unesco a aquellos territorios que cumplen los requisitos exigidos para la excelencia natural y su desarrollo con criterios de sostenibilidad. Así lo reconocían a este periódico algunas de las personas que conocen la propuesta, como también ha trascendido ya la organización de unas jornadas técnicas con expertos en la materia que expondrán a los agentes sociales de la comunidad sus experiencias en otras reservas, así como las ventajas e inconvenientes que pueda acarrear. En el caso de Liébana y Peñarrubia, la comarca parte ya con una ventaja, al encontrarse ya prácticamente con una reserva natural como es el caso del Parque Natural de Picos de Europa.

En este sentido, el territorio que englobaría la posible candidatura abarcaría los ayuntamientos de Cabezón de Liébana, Cillorigo de Liébana, Camaleño, Pesaguero, Potes, Tresviso y Vega de Liébana, al que se sumaría también Peñarrubia que se encuentra dentro de la mancomunidad de municipios lebaniegos.

Liébana estudia la conveniencia de retomar el antiguo proyecto de la reserva Valles Pasiegos presentará en Madrid su Plan de Acción para obtener el distintivo

El alcalde de Vega de Liébana y presidente del GAL Lebaniego, Gregorio Alonso, reconocía esta semana a preguntas de este periódico sobre la candidatura, que «sí» se estaba tratando este tema por parte de los técnicos del grupo y se estaba elaborando una ponencia de cara a finales de noviembre, «el día 30», dijo. No obstante, matizó que solo era una fase inicial para estudiar la figura y que faltaba aún por definir y concretar el contenido de las ponencias.

Lo que sí reivindicó Alonso es que Liébana y Peñarrubia ya intentaron hace años acercarse a esta figura de reserva ambiental, por lo que aventajaron a los pasiegos en este aspecto. No obstante, problemas de recursos en aquellos momentos, a la par de que ya tenían otra serie de reconocimientos territoriales, les hizo dejar aparcada aquella idea inicial.

Al igual que hicieran los Valles Pasiegos a finales de 2017, la ponencia técnica servirá para recabar la opinión de los distintos municipios de la comarca lebaniega y los agentes sociales, con la presencia de un elenco de expertos en la materia. En el caso de Liébana, es sólo un acercamiento a lo que supone sumar este sello de calidad, pero en Valles Pasiegos, aquel primer paso que se reconocía tímidamente al principio desde el Grupo de Acción Local, hoy se ha transformado en una propuesta en firme de muchos municipios pasiegos -aunque no todos han dado el sí a la reserva al albergar dudas sobre sus condicionantes- pero también de las merindades burgalesas.

Desde Liébana, de momento, se opta también por la prudencia e ir paso a paso para entender y comprender esta figura, antes de echar la maquinaria a andar. En el caso lebaniego, se cuenta con la experiencia del Parque Nacional de Picos de Europa, que ya es Reserva de la Biosfera, aunque se restringe a la cordillera enclavada en tres comunidades autónomas distintas.

La Reserva, una marca

Las Reservas, según define la Red Española de Reservas de la Biosfera (RERB), son territorios «cuyo objetivo es armonizar la conservación de la diversidad biológica y cultural y el desarrollo económico y social a través de la relación de las personas con la naturaleza».

A nivel más asequible, son un distintivo visible a nivel internacional, un sello de calidad ambiental y conservacionista de los usos, costumbres y la biodiversidad del territorio. Un escaparate que abre un canal al mundo como foco de atracción de visitantes.

Para llegar a obtener este reconocimiento la normativa marca que se han de establecer «zonas ecológicamente representativas o de valor único, en las cuales la integración de la población humana y sus actividades con la conservación son esenciales», resume. Cabe recordar que España es el país con más Reservas de la Biosfera reconocidas, se acerca al medio centenar de ellas. Por detrás se sitúa Estados Unidos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos