El acceso a la playa del Pájaro Amarillo, cerrado oficialmente todavía en pleno verano

Unos turistas acceden por el camino cortado este fin de semana. ::/V. Cortabitarte
Unos turistas acceden por el camino cortado este fin de semana. :: / V. Cortabitarte

El compromiso de Demarcación de Costas y Medio Natural de instalar un paso seguro para la actual temporada no se ha ejecutado

VICENTE CORTABITARTE

Demarcación de Costas mantiene el cartel que recuerda que está cortado el acceso a la Playa de Oyambre por la zona conocida como El Pájaro Amarillo. Un paso que sigue siendo –pese a la prohibición– muy utilizado por vecinos, turistas o pescadores al tratarse del único punto accesible al arenal por el municipio de San Vicente (la otra entrada está en Valdáliga). Pese a que tanto la administración costera como Medio Natural se habían comprometido a instalar un nuevo acceso seguro, tras retirar la escalinata anterior que se encontraba en mal estado, el verano llegó y no se ha cumplido el compromiso con San Vicente.

«¿Será que no se puede pasar porque es peligroso o por algún problema en la playa?», se preguntaba desconcertados un matrimonio madrileño que, este fin de semana, se disponía a ir por primera vez a la playa de Oyambre y elegía utilizar el acceso de la zona conocida como El Pájaro Amarillo.

La duda estaba justificada porque en dicho punto hay un cartel de la Demarcación de Costas que indica que el acceso a la playa se encuentra cerrado, comunicación que se repite en otra parte del camino que lleva hasta ese lugar situado en la zona de este arenal perteneciente a San Vicente de la Barquera, prohibición que genera cierta confusión y que nadie respeta.

Dicha cartelería se instaló el pasado verano cuando se retiró la estructura existente que servía para acceder a la playa. La retirada estaba motivada entonces por el peligro de que se derrumbase por el mal estado en el que se encontraba como consecuencia de los temporales marítimos. Esta actuación provocó las quejas del Ayuntamiento que instó a que se repusieran las escaleras al considerar que el camino se seguía utilizando con un peligro mayor del que se intentaba evitar.

Como medida transitoria se permitió al Consistorio instalar un acceso provisional muy rudimentario que consistió en la adaptación del terreno, creando unas escaleras con traviesas de madera y con apoya manos de cuerda a final del camino.

En diversas reuniones que mantuvieron el alcalde, Dionisio Luguera, y el entonces concejal de Playas, Martín Chaves, con los responsables de la Demarcación de Costas y del Medio Natural, se comprometieron a que se construiría un nuevo acceso en perfectas condiciones para la actual temporada de baño. En pleno mes de julio, dicho compromiso no solo no se ha ejecutado, sino que al Ayuntamiento de San Vicente tampoco le consta que se haya redactado proyecto alguno para solventar la situación.