Evacuados por las fuertes lluvias más de trescientos niños que estaban de campamento en Rionansa

V. Cortabitarte | J. Rosendo

Las fincas en las que están sus tiendas de campaña están totalmente inundadas, y están siendo trasladados al polideportivo de Puentenansa a la espera de que mejore el tiempo y, si no, regresarán a sus ciudades de origen

SARA TORRE y MARIÑA ÁLVAREZSantander

Más de trescientos menores, procedentes de Valladolid, Madrid y Álava, que participan en siete campamentos establecidos en el municipio de Rionansa han tenido que ser evacuados por las persistentes lluvias de este viernes, que han anegado las fincas en las que están instaladas sus tiendas de campaña. Se ha tenido que organizar un dispositivo de evacuación coordinado por el Servicio de Emergencias 112 del Gobierno de Cantabria, en el que participan los bomberos del parque de Valdáliga, miembros de Protección Civil de Rionansa y también de Cruz Roja. Se está trasladando a los niños en vehículos hasta el polideportivo de Puentenansa, donde se ha organizado todo para que puedan pasar la noche.

El dispositivo de evacuación se está desarrollando «con normalidad y sin ningún incidente», según el jefe de Protección Civil de Rionansa, César Alonso, uno de los participantes en el dispositivo, en el que también colabora de forma activa personal del Ayuntamiento.

Según explica el Centro de Atención a Emergencias 112 del Gobierno de Cantabria, que coordina la evacuación, las lluvias caídas a lo largo de la mañana han producido la crecida del río Nansa, que ha inundado la zona donde estaban acampados. Todas las personas, niños y monitores, están «en perfecto estado». El aviso se recibió a las 10.30 horas y de inmediato se puso en marcha «exitosamente» un dispositivo de evacuación para el que se ha movilizado hasta la zona a un técnico de intervención en rescate del Ejecutivo regional para coordinar el operativo con la movilización de numerosos efectivos. Además, el pabellón municipal ha sido acondionado por Cruz Roja para que los afectados puedan pernoctar esta noche.

Los siete grupos y el número de evuados de cada uno

La mayoría de los niños desalojados pertenecen a grupos scout. El más numeroso es el Grupo Scout 194 Everest, de Madrid, con 111 menores que estaban acampados en Las Bárcenas y han sido trasladados al polideportivo de Puentenansa. Al mismo lugar han llevado a los 77 niños del Grupo Scout Amaranto, de Valladolid, que estaban en Las Bárcenas; los 30 niños más pequeños de los 80 que han venido con el Grupo Juvenil Scout Anahuac (Madrid) -acampados en La Cotera-; y los 46 del Grupo Scout Amurrio Aisia, de Álava.. Estos acampan en La Brezosa, y es posible que solo pasen el día en el polideportivo y vuelvan a dormir a sus tiendas, ya que estaban en buen estado. Los evacuados hasta ahora son, por tanto, 31o. Pero hay niños que están en pleno viaje hacia sus campamentos, y está previsto que en cuanto lleguen esta tarde pasen al polideportivo directamente. En esta situación están 30 pequeños y cinco monitores del Grupo Scout Pilar (Madrid), que por su edad se ha considerado que no deben reagruparse con sus compañeros más mayores, en Rioseco, que están en una finca y que, de momento, no han tenido que ser desalojados. Hay otro grupo, el Scout Wanche 425 (de Madrid), con 11o menores, que están acampados en el campo de fútbol de Celis y, de momento, no se ha considerado necesaria su evacuación. En caso de que se decida sacarlos de allí, irían a las escuelas de Celis. El séptimo campamento, de la Asociación Diocesana de Escultismo (Salamanca) , estaban en Las Bárcenas y se fueron por sus propios medios a Panes en autobuses.

Según ha explicado César Alonso, «la lluvia es persistente y los prados han acumulado tanta agua que están inhabitables y hay que evitar que los niños sufran mojaduras». A primera hora de la mañana, uno de los campamentos llamó a Protección Civil para avisar del problema, «y luego nos llamó otro campamento, y luego otro... se organizó rápidamente todo y se mandó a gente a revisar la zona. Todo está discurriendo de manera correcta». En el caso de que cesen las lluvias, se espera que los campamentos recuperen la normalidad mañana y los niños puedan volver. Sin embargo, si la situación se prolonga, se podría decidir el regreso de los menores a sus ciudades de origen.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos