Castro: «La gente se porta bien y siempre te da las gracias»

Francisco Castro /Javier Rosendo
Francisco Castro / Javier Rosendo

Francisco Castro, jefe de la Agrupación de Protección Civil en Comillas, explica como funciona el servicio en el municipio

Lucía Alcolea
LUCÍA ALCOLEACabezón de la Sal

Francisco Castro tendrá muchas cualidades, pero lo que destaca en él es la humildad. Y quizá eso es lo más importante a la hora de ser jefe y dirigir una agrupación como la de Protección Civil en Comillas. Eso y su afán por colaborar, algo que lleva haciendo muchos años.

-¿Qué le motivó a entrar en el cuerpo?

-Llevo varios años colaborando en los eventos que se organizan en Comillas, porque me gusta participar. Creo que si todos colaboráramos un poco en las cosas que se organizan en el pueblo, se podría hacer mucho más y eso que aquí la gente es participativa. Hay muchas asociaciones en diferentes ámbitos. En la Cabalgata por ejemplo, colaboran más de trescientas personas.

«Somos el servicio de emergencia que estamos en la retaguardia, ayudamos al resto»

-¿Cuántas personas conforman la agrupación?

-Hay siete mujeres y cinco hombres de entre más de veinte años y sesenta y pico. El cuerpo lleva en funcionamiento desde junio del año 2017. De momento tan solo acudimos a grandes eventos, porque todavía no contamos con el material necesario para realizar otro tipo de intervenciones, como pequeños incendios. El año pasado realizamos 42 servicios, lo que no está nada mal.

-¿En Comillas?

-No, suelen llamarnos de otros municipios, como San Vicente de la Barquera, Reinosa o Los Corrales de Buelna, por ejemplo, para colaborar en eventos. Estuvimos en la Carrera San Silvestre de San Vicente el último día del año y en la Cabalgata de Comillas el sábado. No acudimos todos, tan solo los que estamos disponibles en ese momento, que podemos ser tres o cuatro, y previamente nos tiene que autorizar la concejala Vanesa Sánchez.

-Van a recibir nuevo material de la Consejería de Presidencia. ¿A partir de ahora van a poder intervenir en otro tipo de situaciones?

-Sí, vamos a recibir un pronto socorro, que sirve para actuar en pequeños incendios, y un nuevo vehículo, dos cosas con las que hasta ahora no contamos. Tampoco tenemos todavía el equipamiento, que también nos va a llegar pronto. Además, por ser voluntarios, podemos disponer del gimnasio municipal y acudir a los eventos culturales que se celebren en Comillas de forma gratuita. Se está estudiando implementarlo en el resto de municipios que tengan agrupaciones de Protección Civil.

«Aquí cada uno colabora con los medios que tiene y como puede»

-También cambian de local

-Ahora mismo compartimos un pequeño local en la Losa con otras tres o cuatro asociaciones del municipio. El espacio es limitado y por eso el Ayuntamiento ha decidido cedernos un local que está en Solatorre.

-¿Hay algo que le dé especial miedo?

-Quizá tener que estar bajo tierra. Por lo demás, no tengo límites. Pero aquí cada uno colabora con los medios que tiene y como puede. Los que tengan miedo a las alturas, por ejemplo, no van a hacer escalada. Yo lo único que deseo como responsable es que salga todo bien en las intervenciones, porque esa es nuestra obligación y porque para hacerlo de cualquier manera, vale más la pena no formar parte de la agrupación. Aquí la gente no está obligada a acudir cuando es necesario, pero tienes que hacer sesenta horas al año. Tan solo eso. Sin olvidar que representamos al Ayuntamiento de Comillas, al que hay que dejar en buen lugar.

-¿Qué es necesario para entrar en el cuerpo?

-Hay que tener ganas y que te guste. Yo intento colaborar humildemente y sin pretensiones, sabiendo, eso sí, que me va a ocupar mucho tiempo y que los fines de semana de mayo, junio y julio voy a estar ocupado. No es necesario nada más.

-Antes no había bomberos y las agrupaciones de Protección Civil eran fundamentales en los municipios. ¿Qué papel cumplen ahora?

-Somos el servicio de emergencia que estamos en la retaguardia. Ayudamos al resto de los servicios de emergencia, a la Policía Local, la Guardia Civil y los bomberos. Estamos a su disposición para recibir sus órdenes y ayudarles en lo que sea necesario.

-¿La gente es agradecida con ustedes?

-En líneas generales, la gente se porta bien y al final siempre te da las gracias. Aunque siempre está el que protesta porque quiere llegar en coche hasta la puerta del evento y le obligas a aparcar a cien metros.