La iglesia de Cóbreces estrenará torre

La torre norte presentaba un avanzado estado de deterioro y se estaba desprendiendo./Javier Rosendo
La torre norte presentaba un avanzado estado de deterioro y se estaba desprendiendo. / Javier Rosendo

El pináculo de la estructura, que presentaba un avanzado estado de deterioro, ha sido reconstruido

Lucía Alcolea
LUCÍA ALCOLEACabezón de la Sal

La Comisión Mixta de la Consejería de Cultura del Gobierno de Cantabria y el Obispado han acordado ejecutar la rehabilitación de la torre norte de la Iglesia de San Pedro ad Víncula de Cóbreces, en Alfoz de Lloredo. Los trabajos, que han dado comienzo hace unas semanas, consisten en reconstruir la estructura de la torre tal y como se hallaba en su estado original y cuentan con un presupuesto de 120.000 euros (sin IVA).

«Destinaremos unos 30.000 euros a seguir mejorando la iglesiade Cóbreces» José Manuel Ortiz | Deleg. diocesano de Patrimonio

El templo, declarado Bien de Interés Cultural, lleva siendo objeto de varios proyectos de mejora tanto en su interior como en el exterior desde el año 2014, pero la restauración de esta torre comenzaba a adquirir carácter de urgencia, «pues se estaban desprendiendo piedras y las láminas de zinc que cubrían el pináculo (parte de arriba de la estructura en forma de triángulo)», explicaba ayer Manuel Quintanilla, presidente de la Asociación para la Restauración de la Iglesia Parroquial de Cóbreces. La asociación está conformada por varios vecinos que llevan desde el año 2014 realizando diversas actividades (mercadillos, rifas, donativos, visitas guiadas, lotería) para recaudar fondos con los que salvar su iglesia, que ha sufrido un importante deterioro en los últimos años. Entre lo recaudado por los parroquianos y las aportaciones del Obispado, que suman unos 100.000 euros, explica Quintanilla, «se han podido arreglar, entre otras cosas, las capillas laterales y la que se encuentra detrás del coro».

Un operario, delante del pináculo de una de las torres que ha sido reconstruido.
Un operario, delante del pináculo de una de las torres que ha sido reconstruido. / Javier Rosendo

«Las maderas de las estructuras originales estaban deterioradasy podridas» Luis Alberto Alonso | Arquitecto

Sin embargo, el paso del tiempo se aprecia notablemente en determinadas zonas del templo y lo que más prisa corría era sin duda evitar que la torre Norte continuase desprendiéndose, «y más si tenemos en cuenta el peligro que ello conlleva para los feligreses y los visitantes». Este verano se han estado realizando visitas guiadas a la iglesia, que, por si fuera poco, se encuentra al lado de un recinto donde se han realizado campamentos de jóvenes «que pasaban todos los días al lado de la torre», y es una de las rutas del Camino de Santiago. El Ayuntamiento, consciente del peligro, «precintó la zona», explicaba Quintanilla, hasta que desde la Comisión Mixta decidieron abordar el asunto y realizar una rehabilitación integral de la torre.

«El mal estado dela torre supone un peligro para feligresesy visitantes» Manuel Quintanilla | Asoc. Restauración de la Iglesia

Las obras están siendo acometidas por tres empresas (American LH, Ízaro Gestión y Construcciones JM García), según explicó el arquitecto encargado de los trabajos, Luis Alberto Alonso, quien da cuenta en su informe de que «las dos torres de la iglesia presentan en la actualidad un pésimo estado de conservación. Las entradas de agua al interior de las mismas han provocado la ruina de las estructuras de madera». Por eso se ha construido un pináculo nuevo de madera cuyo peso, asegura Quintanilla, es de 4.000 kilos. Una vez finalicen las mejoras en la torre, el pináculo deberá ser colocado encima con una grúa especial. «Los trabajos incluyen además reforzar las barandillas, las gárgolas, los pesebrones y las bolas que coronan el templo», concreta Mari Carmen Guardo, otra vecina de la asociación, mientras muestra el mal estado en que se encuentran estas estructuras circulares. El interior de la torre se encuentra «vacío, pues estaba muy destrozado» y el objetivo de la asociación es arreglar el baptisterio una vez finalicen los trabajos en la torre, «pero necesitamos la colaboración económica de la gente», explican. «Ahora mismo se están restaurando tres piezas de las ocho que componen el retablo». El resto, asegura el presidente, «se han perdido». El actual delegado diocesano de Patrimonio del Obispado, José Manuel Ortiz, explicó que «sabemos que quedan muchas cosas por hacer y destinaremos unos 30.000 euros a arreglar el baptisterio u otras zonas, pero son muchos los templos la Diócesis».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos