La escayola del techo de Urgencias de Santoña se cae por una fuga de agua

Aspecto que presentaba una de las salas tras haber caído la escayola del techo. /DM
Aspecto que presentaba una de las salas tras haber caído la escayola del techo. / DM

Las filtraciones al venirse abajo un lavabo de Pediatría obligaron a reubicar el servicio en la primera planta para garantizar la seguridad

Ana Cobo
ANA COBOSantoña

Una fuga de agua en el aseo de pediatría ubicado en la primera planta del Centro de Salud de Santoña provocó que gran parte de la escayola y embellecimiento del techo del Servicio de Urgencias de Atención Primaria (SUAP) se viniera abajo, sin causar daños personales. Los hechos ocurrieron en la tarde del jueves y como consecuencia se procedió a cerrar el área de urgencias, pasándose las consultas y todo el material médico a otra planta del edificio. Un cartel colocado en la puerta del SUAP informaba ayer a los usuarios de la clausura de esta entrada por «problemas técnicos» y les indicaba que debían acceder por la puerta principal.

El director gerente de Atención Primaria, Alejandro Rojo, calificó los hechos de «un accidente», mientras que algunos médicos trasladaron su malestar a este periódico porque lamentan que el Centro de Salud de Santoña «se cae a pedazos». Rojo explicó en detalle lo que sucedió en la tarde del jueves ya que se acercó «personalmente» al edificio tras recibir un aviso, a eso de las 16.30 horas, de que el centro «se estaba inundando».

Según señaló, lo que ocurrió es que «en el aseo pediátrico de la primera planta se vino abajo el lavabo, no sé si porque que alguien se apoyo en él o fue de forma natural». Este tipo de lavabos, matiza, se apoyan sobre una barras horizontales en lugar de tener un pie. «Cuando se vino abajo el lavabo arrastró los latiguillos que, por la fuerza del peso, se rompieron y empezó a salir agua caliente». Según Rojo nadie entró a cerrar la llave de paso del lavabo porque «salía el agua muy caliente y te quemabas». En su lugar, buscaron la llave general que está en el sótano y cuando dieron con ella procedieron a su cierre. El problema es que el agua se filtró a la sala de fisioterapia y a las salas de urgencias, ubicadas justo debajo, provocando que gran parte del lucimiento de yeso que tienen las placas del techo se viniera abajo.

El director asegura que se preguntó al responsable de mantenimiento si había algún peligro de que se cayera el techo y «nos dijo que no, aunque tampoco lo podía garantizar». Ante ello, «por cuestiones de seguridad se acordó subir la atención del servicio de urgencias a la primera planta del centro de salud, donde se han habilitado cuatro salas». Algunos profesionales critican que fueron ellos mismos quienes en horario nocturno tomaron la iniciativa de pasar consulta en otra planta a pesar que de que mantenimiento dijo que podían trabajar sin peligro. «Menos mal que lo hicimos porque se cayó parte del techo en varios lugares».

Rojo lamenta las molestias del cierre pero defiende que «se han tomado todas las medidas de seguridad para que no pase absolutamente nada ni a profesionales ni a usuarios» y confía en que para comienzos de la próxima semana, cuando el agua filtrada se evapore y con todo ya arreglado y limpiado, pueda reabrirse la zona del SUAP. «Ha sido un accidente que puede ocurrir tanto en un edificio nuevo como viejo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos