Expulsan a una coralista por hacerse una foto con un edil del PP de Riotuerto

La foto. Ángel Cuadrado junto a Marité García, en el bar de la comisión de fiestas, tras la actuación de la ronda en el Barrio de Arriba en Riotuerto./DM .
La foto. Ángel Cuadrado junto a Marité García, en el bar de la comisión de fiestas, tras la actuación de la ronda en el Barrio de Arriba en Riotuerto. / DM .

Los populares vinculan la decisión al «veto» del alcalde, molesto por la amistad de la expulsada con un contrincante político, pero Madrazo (PRC) lo niega

Elena Tresgallo
ELENA TRESGALLORiotuerto

El Coro Ronda Amigos de Herrera (Camargo) comunicó el pasado 3 de octubre a su única mujer coralista, Marité García, su expulsión de la agrupación. Los motivos aludidos para despedirla por parte de la Junta Directiva son el haber publicado en Facebook un comentario positivo sobre el exalcalde de Riotuerto, Ángel Cuadrado (PP), junto a una foto con él portando el uniforme de la agrupación. El PP vincula ahora la polémica decisión de la directiva a un supuesto «veto» del actual alcalde, Alfredo Madrazo (PRC), tras haber mostrado la coralista su deseo de que el popular ganara las próximas elecciones. El regidor admite que trasladó su queja al presidente de la agrupación por un comentario que «no le gustó», pero afirma que nunca pidió su expulsión porque «no es nadie» para hacerlo.

«Te proponemos decir que el cese ha sido por motivos personales»

Marité García fue convocada el 3 de octubre para leer su acta de expulsión. En la reunión se le reprochó la publicación en redes sociales del día 16 de septiembre de 2018. «Respetamos tus ideas y formas de expresarte públicamente, pero como ya te habíamos dicho con anterioridad, siempre a nivel personal nunca involucrando en ningún sentido a la ronda. Te proponemos seguir teniendo la misma relación que existía antes de entrar en la Ronda, y no decir en ningún caso que has sido expulsada de la misma, sino que el cese ha sido por motivos personales», leyó en el documento. Acto seguido, Marité García les trasladó su disconformidad con la última parte del acta.

La imagen de la polémica, publicada en las redes sociales personales de esta mujer, está tomada en el bar de la comisión de las Fiestas de San Cipriano en el Barrio de Arriba, el pasado 16 de septiembre. La coralista se hizo una foto tras actuar con el exalcalde y añadió el comentario: «Aquí como siempre, con la mejor compañía y próximo alcalde de Riotuerto». El mensaje molestó al actual regidor y por ello protestó ante el presidente del coro, aunque sostiene que no pidió su expulsión como acusa el PP. «Expresé, simplemente, mi opinión personal, porque no me gustó ni me pareció apropiado el comentario político, en el contexto de un acto lúdico y que no venía a cuento».

Por su parte, la afectada declara que ella sólo se hizo una foto al bajar del escenario con un amigo y publicó un comentario donde no se registra «ninguna ofensa» hacia nadie, solo una «expresión de amistad», que además se produjo tras la actuación y «fuera del escenario». Tras conocer por integrantes del coro que el alcalde la había «vetado», le llamó para disculparse y tratar de explicar que no había habido intención de molestarle «Pero me dijo que el que pagaba era él y que después de leer mi comentario no me contrataría más, y que al coro vería si se arriesgaba».

«No hice ninguna ofensa, solo fue una expresión de amistad fuera del escenario» Marité García | Coralista

A la par, la coralista alegó que la junta directiva de la agrupación la convocó a una reunión el 3 de octubre en la que le comunicaron su expulsión, recomendándola que dijese que era por motivos personales. «Yo dije que no, que de ninguna manera, y que si me preguntaban yo con la verdad voy a todas partes», afirmó. A la par, responsabilizó de la decisión de echarla al presidente de la ronda y la Junta Directiva de la misma que, según su versión, adoptó la decisión «unilateralmente», dando traslado del acuerdo al resto del coro. «Algunos de mis compañeros ya me han trasladado que no estaban de acuerdo con la expulsión», zanjó.

«Ya conocemos el estilo del alcalde y sus concejales: o conmigo o contra mí» Ángel Cuadrado | Portavoz del PP

«Pequeño dictador»

A raíz de estos hechos, el PP de Riotuerto tachó esta semana de «pequeño dictador» al regidor, al que responsabiliza directamente de vetar a la coralista en el pueblo y ser el detonante de su expulsión del coro. «Ya conocemos y estamos acostumbrados al estilo del actual alcalde y sus concejales: un 'conmigo o contra mí' que ha dividido al pueblo y genera no pocos problemas a los vecinos», opinó su portavoz y exalcalde Ángel Cuadrado, quien censuró la actitud del coro por plegarse a los deseos del regidor y expulsar a «la única mujer» que integraba sus filas. «¿La echan por ser mujer?», se preguntó.

Por su parte el presidente del coro, José Luis Soberón, afirmó que la expulsión de Marité García sólo tenía que ver con su decisión de manifestar en público su predilección por el portavoz del PP, con una imagen donde portaba el traje del coro. Aseguró que no era la primera vez que se le advertía que no podía hacer esto vestida con la indumentaria del coro. «Le dijimos que respetábamos sus ideas y formas de expresarse públicamente, pero ya le habíamos dicho que el coro era apolítico», insistió, dando a entender que no era la primera vez que se le advertía sobre este tema.

«Nadie nos ha llamado para que la echemos, pero ya le dijimos que el coro era apolítico» José Luis Soberón | Presidente del Coro

A preguntas de este periódico, el presidente de la Ronda también negó haber recibido ninguna llamada o indicación del actual alcalde de Riotuerto para que cesasen a esta mujer, como señalaba el PP. «Ni nadie nos ha llamado, ni nos ha insinuado nada de que la echemos, eso te lo puedo jurar, tampoco es verdad que la hayamos echado por ser mujer», dijo tras añadir que la decisión la habían tomado los componentes de la junta directiva, tras consultar a «todos» los socios.

Sin embargo, algunos de los integrantes de la Ronda de Herrera consultados por este periódico matizaron las palabras de Soberón. La directiva, explicaron, sí llamó a los socios, pero sólo para trasladarles la decisión ya tomada y los motivos de expulsar a Marité. A la par, algunos de esos coralistas también admitieron que «respetaban pero no compartían» la decisión adoptada. «Si nos hubiesen puesto una urna para votar si la echábamos cuatro o cinco votos hubiesen sido en contra», dijo uno de ellos.

«Llamé al coro para expresar mi malestar por el comentario, no para vetarla» Alfredo Madrazo | Alcalde de Riotuerto

A pesar de que el presidente de la Ronda negó que hubiera recibido un toque del regidor, el alcalde de Riotuerto sí que reconoció haber hecho esa llamada a una persona del coro para que se trasladase la queja a la directiva. No obstante aclaró que esa conversación sólo fue para expresar su opinión sobre que el comentario «desafortunado» de la chica que «estaba fuera de lugar» en el contexto de la fiesta del pueblo, pero no así para vetarla. «¿Quién soy yo para expulsar a nadie de un coro? Sólo les mostré mi malestar, nada más, yo no tengo poder para echar a una persona», reflexionó. «Solo he dicho que no me gustó el comentario, el porqué la han echado es un problema del coro y de ella, ellos sabrán», continuó.

Pero su contrincante del PP afirmó que el alcalde fue más allá de la queja, atribuyéndole frases como: «Si yo contrato un grupo y resulta que al salir de una actuación me hace el caldo gordo, no lo quiero».

«Lecciones de ética ninguna»

El alcalde de Riotuerto lamentó toda la situación creada, pero la enmarcó dentro de las tácticas de hacer política por parte del exalcalde del PP, Ángel Cuadrado. Madrazo defendía su postura de expresar su opinión al coro si no le había gustado la publicación. «No me molesta la imagen, porque ella puede hacerse una foto con quien quiera, sólo fue el comentario porque es el equipo de gobierno quien paga la actuación», repitió. Respecto al resto de afirmaciones que se le atribuyen, el regidor mantiene que se trata de conversaciones dentro del ámbito privado.

El regidor lamentó que el PP le llamase «dictador», y aclaró que su contrincante (Ángel Cuadrado) no era el mejor ejemplo para criticarle. «No voy a admitir que alguien como él, que amenazó y echó a un trabajador municipal con familia a su cargo por el simple hecho de que no le quiso dar información bajo cuerda cuando estaba en la oposición, me llame dictador. Lecciones de ética o moral de Ángel Cuadrado no voy a recibir ninguna», zanjó, tras recordar que el dirigente del PP le debía aún dos facturas a este mismo coro de su etapa de alcalde.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos