Hazas de Cesto da marcha atrás y acepta al niño con síndrome de Down en el campus

Alejandro Solana, junto a su hijo y a su mujer, muestra el escrito que registró en el Ayuntamiento/Roberto Ruiz
Alejandro Solana, junto a su hijo y a su mujer, muestra el escrito que registró en el Ayuntamiento / Roberto Ruiz

El alcalde pide disculpas a los padres porque el menor no ha podido participar desde el primer momento

ÁNGELA CASADOSantander

Alejandro, el niño con síndrome de Down rechazado en el campamento de Hazas de Cesto podrá disfrutar a partir de mañana de las actividades infantiles de verano de su pueblo como los demás niños. El alcalde, José María Ruiz, ha reconsiderado la posibilidad de que participe y desde el Ayuntamiento han contratado a un monitor de educación especial que se dedique de manera «exclusiva» al menor, que se unirá al campus dos semanas después de su inicio. El alcalde se ha dirigido directamente a los padres para pedirles disculpas porque el menor no haya podido disfrutar de las actividades desde el primer momento.

Desde que ocurrió el percance a principios de julio, Alejandro Solana -padre del menor- y su familia han estado esperando a que el Consistorio les entregase un documento escrito justificando las razones por las que el pequeño no había sido aceptado. Ruiz aseguró que su respuesta se hacía de rogar porque «todavía no habían encontrado una solución para su caso». Hoy han conseguido zanjar esta contratación, por lo que se han puesto en contacto con la familia para comunicarles que, si siguen interesados, Alejandro podrá unirse al campus a partir de mañana. «Nuestra preocupación era conseguir la atención adecuada para este pequeño y para el resto de los niños», ha incidido Ruiz.

El primer día del campamento, el pasado 2 de julio, la monitora que atendía a los niños no aceptó a Alejandro, que tuvo que volver a casa con su madre y su hermana. A pesar de que habían informado sobre la discapacidad del pequeño con antelación -momento en el que les aseguraron que no había ningún problema-, la respuesta que encontraron allí fue la contraria. Ruiz aseguró que era imposible conseguir un monitor especializado «a estas alturas». Ahora, el educador con la formación necesaria para atender a Alejandro ya está aquí. «Nunca hemos querido excluir a ningún niño», ha apuntado.

La situación de Alejandro despertó el apoyo de otros municipios. Después de conocer el caso a través de El Diario, los regidores de Cartes y Santoña han manifestado su intención de ponerse en contacto con la familia para ofrecerles plaza en sus campus.

Los padres de Alejandro vieron con buenos ojos la opción de Santoña por su proximidad y por que la abuela viven en esa localidad. «El hecho de que entiendan la situación ya es mucho para nosotros», aseguraba ayer el padre de Alejandro.

El primero en mover ficha fue el alcalde de Cartes, Agustín Molleda, quien considera que esta situación «injusta está generando una alarma brutal». «Como cualquier niño tiene derecho al servicio y las administraciones la obligación de prestarlo», señalaba este martes. Desde la oposición de Hazas de Cesto, la formación política La Unión también registró el pasado 5 de julio un escrito pidiendo al alcalde información sobre el caso de Alejandro. El alcalde del municipio, José María Ruiz, reconocía ayer que en las bases de inscripción no se hace referencia a que los niños con algún tipo de discapacidad no puedan participar. Simplemente no habían contemplado esta posibilidad y no había monitores especializados.

 

Fotos

Vídeos