PSOE y PRC escenifican su primer desencuentro en Marina de Cudeyo

Imagen de archivo de un pleno /E. Tresgallo
Imagen de archivo de un pleno / E. Tresgallo

Los socialistas votaron en contra de las mociones presentadas por su socio de gobierno, una de ellas para eximir a Lupa de parte de la tasa por la licencia de obras de su centro logístico

Héctor Ruiz
HÉCTOR RUIZ

Con las urnas a la vuelta de la esquina, el equipo de gobierno de Marina de Cudeyo (PRC-PSOE) ha manifestado de una manera clara sus discrepancias. Lo hizo en la pasada sesión plenaria de este martes, cuando el alcalde, el regionalista Severiano Ballesteros, presentó a la Corporación municipal dos mociones. La primera de ellas para la bonificación del 70% de los impuestos por obras al grupo de distribución alimentaria Semark -que engloba a Lupa-, que va a trasladar su central logístico y sede social al municipio. La segunda de las propuestas hacía referencia a la compra de un terreno colindante al Ayuntamiento y a la adquisición de un local aledaño al Centro de Día de Mayores de Pedreña para su ampliación. Ambos puntos fueron frenados por los socialistas en una negativa que, tal y como destacó su portavoz y teniente de alcalde, Pedro Pérez Ferradas, supuso que «por primera vez en esta legislatura el voto del equipo de gobierno no sea uniforme».

Hasta el momento, las arcas municipales de Marina de Cudeyo se han beneficiado de 219.945 euros en concepto de impuestos y tasas por la construcción del nuevo punto logístico de Lupa en el polígono industrial del municipio. Dicho pago sólo corresponde a la primera fase, con la construcción de una superficie de 18.000 metros cuadrados. En los próximos cuatro años se llevarán a cabo las siguientes obras, que supondrán una inversión total del grupo de 40 millones de euros.

Semark hizo llegar al Ayuntamiento un escrito en el que solicitaba que se bonifique el 70% de lo ya pagado y se exima de tal responsabilidad en el mismo porcentaje durante los próximos años. Una petición que lanzó en base a que son «conocedores de que la ordenanza fiscal municipal lo contempla». Además, Lupa se comprometía a la firma de un convenio con el Ayuntamiento en el que para la contratación de los 65 puestos directos que se van a crear sean cubiertos por vecinos. A la par, prometía invertir en acciones sociales, eventos deportivos y festividades locales.

A pesar de que los socialistas destacaron que la moción presentada por los regionalistas «estaba hecha con toda la buena fe», criticó que «le faltaba maduración y darle una vuelta», incidió Pérez Ferradas. Entre otras cuestiones propuso llevar a cabo la firma del convenio propuesto de manera previa. Tanto el Partido Popular como Compromiso por Cantabria dieron la razón al PSOE.

La segunda de las mociones de la Alcaldía sometía a votación la compra de un terreno para ampliar el aparcamiento de la Casa Consistorial, valorado en 72.700 euros, y, por 130.000 euros, un local junto al Centro de Día para aumentar el servicio. A pesar de que el resto de la Corporación se posicionó en contra alegando que había que estudiar más a fondo el proyecto, en el momento de la votación, de manera inesperada, los concejales populares dieron su voto a favor, yendo en contra de lo que ellos mismos habían expuesto y sacando adelante el punto.