Volver a navegar por la ría de Cubas

Imagen de la visita realizada hace un par de años a la zona donde se pretende ubicar el embarcadero. /Elena Tresgallo
Imagen de la visita realizada hace un par de años a la zona donde se pretende ubicar el embarcadero. / Elena Tresgallo

Ribamontán al Monte tramita la construcción de un embarcadero, primer paso para la senda fluvial que, en una segunda fase, permitirá comunicar los dos 'ribamontanes' de forma peatonal

Elena Tresgallo
ELENA TRESGALLO

Un pequeño embarcadero con un calado suficiente «para que una embarcación del tipo de las lanchas de Los Reginas» pueda recalar en él. Ese es el punto de partida de un proyecto más ambicioso, que no llegará en esta legislatura, pero que unirá mediante una senda fluvial, bordeando la ría de Cubas, los dos 'ribamontanes', al Mar y al Monte. La tramitación no ha sido sencilla a causa de la burocracia y el papeleo que hay que seguir con los distintos organismos implicados (Costas, Medio Ambiente, Confederación...) por lo que la senda tendrá que esperar, no así el pequeño puerto fluvial deportivo que, según confirmaba esta semana el alcalde de Ribamontán al Monte, Joaquín Arco, se podrá dejar al menos «licitado» antes de terminar la actual legislatura.

A inicios del pasado mes de febrero, el Ayuntamiento de Ribamontán al Monte publicaba un anuncio en el Boletín Oficial de Cantabria para iniciar los trámites de la construcción de un pequeño embarcadero en la localidad de Cubas, en un lugar muy próximo a donde antaño atracaban las corconeras, un transporte fluvial de pasajeros a vapor del siglo pasado, que hoy en día se podría traducir en lo que conocemos como 'las pedreñeras'.

Hace un par de años que comenzó la aventura con una visita del consejero de Industria y Turismo, Francisco Martín, a Ribamontán al Monte. El alcalde de la localidad, Joaquín Arco, ya había manifestado su intención de realizar algún proyecto que recuperase aquella cultura fluvial, además de unir peatonalmente los dos 'ribamontanes'.

El paseo fluvial hasta Ribamontán al Mar tendrá que esperar a la próxima legislatura

La idea fue bien recibida, pero comenzaron los problemas porque hacer todo el proyecto de la senda no es tarea sencill, como consecuencia de los permisos que hay que tratamitar en las distintas administraciones implicadas. «Ha costado más el papeleo que la obra, pero lo tenemos ya encarado», explicaba esta semana el alcalde de Ribamontán al Monte en referencia, únicamente, al pequeño embarcadero.

Arco reconocía que habían tenido que aparcar el proyecto de la senda «porque no daba tiempo», por lo que el propio consejero Francisco Martín le propuso hacer «una separata» del proyecto para «sentar las bases» y dejar la comunicación entre ambos municipios para la siguiente legislatura. Ese primer paso del proyecto es el embarcadero que se ubicará en la orilla de la ría, en el pueblo de Cubas, en Ribamontán al Monte.

Una corconera paseando por la ría de Cubas a inicios del siglo pasado, cuando se hacían excursiones.
Una corconera paseando por la ría de Cubas a inicios del siglo pasado, cuando se hacían excursiones.

Es por ello que, tras averiguar la procedencia de los terrenos para hacer el camino que va hasta el aparcamiento fluvial proyectado, los trámites se centran ahora en la concesión de la subvención de unos 40.000 euros para la construcción. «El consejero nos ha dicho que sí, porque se puede realizar como un contrato menor», explicó Arco, que confía en que los trabajos de construcción del embarcadero se puedan dejar iniciados «o por lo menos la obra licitada». El regidor incidió en que se había iniciado un camino complicado por la cantidad de permisos y cesiones que hay que solicitar para una obra de estas características. «A día de hoy tenemos luz verde por parte de Ordenación del Territorio, también de Confederación Hidrográfica y Costas, que nos da el 'ok', pero tenemos que informar sobre el uso de los terrenos, que será público», resumió.

Sólo averiguar la propiedad de los terrenos para construir los accesos al futuro embarcadero ha sido ya una compleja tarea, aunque al final se ha resuelto tras comprobar que eran públicos en base a las expropiaciones que se practicaron en su día para los saneamientos de la zona y de la Autovía del Agua. Salvados estos escollos, solo queda ya avanzar en la licitación. Según el regidor, el mero hecho de poner en marcha esta obra menor ha generado ya expectativas en algunas empresas dedicadas a práctica del deporte náutico que «han venido a interesarse al Ayuntamiento», explicó. «Nos parece perfecto, porque si al uso público y recreativo del embarcadero se le puede añadir el interés de las empresas, nos parece bien».

Ver más

«Tramitación engorrosa»

La comunicación entre Ribamontán al Mar y al Monte «es un proyecto muy ambicioso y en cuanto al tema burocrático es complicado. Costas y Medio Ambiente ponían alguna pega a esa comunicación que, a priori, era bastante engorrosa de tramitar. Pero esto no quiere decir que se haya renunciado por parte de los dos ayuntamientos, al menos en nuestro caso nos lo hemos puesto como meta para la siguiente legislatura», explicó el regidor.

Se trata, si algún día se llega a tramitar, de la prolongación de un camino entre el viejo embarcadero de Cubas y la depuradora de Ribamontán al Mar, enlazando con el carril peatonal de este segundo municipio, en una zona catalogada como Lugar de Interés Comunitario. Por este motivo, todo aquello que se diseñe deberá ser acorde con los parámetros ambientales. Además de la recuperación de los antiguos embarcaderos, no se descarta poner en valor otros elementos -hoy ocultos por la maleza- como los vestigios del antiguo molino de Cubas.