Corvera de Toranzo tendrá que readmitir a los miembros de Protección Civil que expulsó

Mónica Quevedo, alcaldesa de Corvera de Toranzo./Andrés Fernández
Mónica Quevedo, alcaldesa de Corvera de Toranzo. / Andrés Fernández

La alcaldesa recurrirá la resolución judicial y reitera que, si pierdede nuevo, los voluntarios tendrán que volver«de otras maneras»

Elena Tresgallo
ELENA TRESGALLOCorvera

Los siete voluntarios de Protección Civil de Corvera de Toranzo expulsados del servicio por la alcaldesa, Mónica Quevedo (PRC), podrían volver en breve a sus puestos. Así lo confirma una sentencia emitida por el Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 1 de Santander que considera «nulo» el expediente «por faltas graves» abierto por la regidora, tras acusarles de «dejadez de funciones» en el servicio. La regidora ha anunciado a éste periódico que recurrirá esta sentencia, aunque no ha hecho lo mismo con otro auto que exculpa a los voluntarios de insultarla y agredirla, a ella y a otro edil, en la celebración de la concentración de vehículos de Alceda.

En el primero de los casos, el juez ordena la readmisión de los voluntarios, debido a que considera «nulas» las resoluciones de Alcaldía. En este sentido, se alude a la falta de pruebas e «imparcialidad» en la presentación de las mismas por parte de la regidora, a quien el magistrado le atribuye el papel de ser ‘juez y parte’ en los expedientes abiertos. «Si quien ahora resuelve hubiera sido testigo alguno de los hechos denunciados, (o fuera ofendido también por ellos), que duda cabe de su deber de abstención como juez y de la ausencia de imparcialidad para juzgar sobre el fondo del asunto», compara en su argumentación.

La regidora había acusado a los voluntarios de negarse «en bloque» a cumplir sus requerimientos en fiestas como San Pantaleón, en Castillo Pedroso, o el Festival Folk de Borleña. Por contra, también los acusó de acudir a otros lugares sin haber recibido autorización correspondiente de la Alcaldía, como la concentración de vehículos clásicos de Alceda. Fue precisamente en ese evento, el pasado 24 de julio de 2016, cuando Quevedo denunció a los voluntarios ante la Guardia Civil. Les acusó de insultarla –a ella y a otro concejal– y de lanzarle una gorra del uniforme. Unos hechos ya juzgados este verano, de los que también han sido absueltos los siete voluntarios por falta de pruebas o testigos, a pesar de que a la feria asistieron ese día cientos de personas. Esta sentencia no ha sido recurrida por el Ayuntamiento.

Un portavoz de los voluntarios ahora absueltos, Jesús Castillo, valoró este viernes muy positivamente las dos sentencias que les dan la razón y quiso poner de relieve el hecho de que, en nueve años de trayectoria de la agrupación local «nunca» tuvieron problemas «con nadie», afirmó.

Además, y en referencia al reciente auto judicial que avala su vuelta al servicio, Castillo explicó que la intención de los voluntarios es reincorporarse. «Queremos volver a nuestro puesto para seguir haciendo las cosas como las veníamos haciendo y prestar el mejor servicio a los vecinos», sentenció.

También aclaró, respecto a las acusaciones recibidas de no haber acudido a los eventos requeridos por la regidora, que se había demostrado durante el juicio, mediante la presentación de los partes de trabajo, la imposibilidad de los voluntarios de acudir a los mismos. A la par, aludió a la existencia de correos electrónicos de los organizadores del Festival Folk de Borleña, que admitían haber recibido la asistencia requerida por parte de los miembros de Protección Civil.

Recurrirá la sentencia

Por su parte, la alcaldesa de Corvera anunció ya este viernes que el Ayuntamiento «recurrirá» la sentencia que le obliga a readmitir a los voluntarios. «Decimos la verdad, pero actuamos de buena fe al dar las órdenes y no reunimos pruebas por escrito», lamentó Quevedo. La regidora reiteró que hubo suficientes muestras de «desobediencia y maltrato» hacia el mando. «No nos importa, recurriremos, y si perdemos y los tenemos que volver a admitir, tendrán que volver con otras maneras», afirmó, tras advertir que, de no hacerlo, les expedientará y, esta vez, «reuniremos las pruebas».

 

Fotos

Vídeos