Investigados un joven por provocar un accidente en Selaya y su padre por ayudarle a abandonar el lugar

Así quedó el vehículo que conducía el joven de 19 años investigado por varios delitos contra la seguridad vial./OPC
Así quedó el vehículo que conducía el joven de 19 años investigado por varios delitos contra la seguridad vial. / OPC

Al chico se le atribuyen varios delitos contra la seguridad vial, por conducción temeraria, invadir el carril contrario, provocando un siniestro en el que resultaron heridas tres personas

Mariña Álvarez
MARIÑA ÁLVAREZSantander

Un joven de 19 años está siendo investigado por la Guardia Civil por varios delitos contra la seguridad vial que presuntamente cometió en un mismo accidente, ocurrido el 3 de agosto en Selaya: conducción temeraria, abandono del lugar del siniestro y otros tres delitos de lesiones por imprudencia grave.

El suceso que involucra a este chico ocurrió hace dos sábados, pasadas las 20.15 horas. En un camino vecinal del municipio pasiego de Selaya se produjo una colisión frontal entre dos vehículos. Se dio aviso a los servicios sanitarios y al 061, y se movilizó también a la Policía Local y a la Guardia Civil. Como consecuencia del golpe tuvieron que ser evacuados en ambulancia una niña y su madre -que circulaban en uno de los coches- y también precisaron atención médica el ahora investigado y otro menor que viajaba con él.

Los efectivos de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil que se desplazaron hasta el lugar del accidente fueron informados de que el conductor de uno de los vehículos se había ausentado, tras personarse su padre y comunicar que lo iba a trasladar personalmente al Hospital Valdecilla.

Mientras, especialistas del Equipo de Atestados de Tráfico pudieron determinar que la causa del accidente se debió a que el coche que conducía ese joven había invadido el carril contrario al realizar «una presunta conducción temeraria», según cuenta hoy la Guardia Civil, que averiguó en el mismo lugar del accidente los datos del conductor ausente y presunto responsable del siniestro.

Como el padre había dicho que lo trasladaba él al hospital, los agentes hicieron gestiones para saber su estado y continuar con las actuaciones. Pero no estaba en Valdecilla. En realidad, acudió al hospital 17 horas más tarde del suceso, lo que hizo sospechar a la Guardia Civil que la ausencia del lugar del siniestro «no había sido casual o para ser tratado medicamente de forma inmediata».

Por todo ello, finalizada la investigación, la pasada semana componentes de Atestados procedieron a investigar al citado joven como presunto autor de los delitos de conducción temeraria, abandono del lugar del siniestro y los tres delitos de lesiones por imprudencia grave.

Al padre también le han instruido diligencias como presunto cooperador necesario de un delito contra la seguridad vial de abandono del lugar del accidente, al ayudar a su hijo para ausentarse del siniestro.