Arranca la remodelación de Somorrostro que permitirá recuperar el «Santander primigenio»

Arranca la remodelación de Somorrostro que permitirá recuperar el «Santander primigenio»
Daniel Pedriza

Las obras que han comenzado hoy se prolongarán durante seis meses a incluyen excavaciones arqueológicas en la zona

DM .
DM .Santander

Las obras para remodelar la calles Somorrostro y Los Azogues han arrancado este miércoles y aspiran a recuperar el vial más antiguo de la ciudad, adoptar un diseño que recuerde al que originalmente tenía este espacio en el «Santander primigenio» -con la catedral elevada sobre un contrafuerte- e intentar hallar vestigios arqueológicos del antiguo puerto romano que fue su germen hace 2.000 años.

Las obras durarán seis meses y supondrán una inversión de 491.000 euros, y pretende no solo recuperar el patrimonio histórico de la ciudad sino abrir «nuevos espacios» en Santander y seguir con la puesta «en valor» del entorno de la Catedral.

Quien así lo explicaba hoy era la alcaldesa de Santander, Gema Igual, que ha participado en el acto de arranque de las obras, que ejecutará la empresa Rucencan. Junto a ella han estado presentes el concejal de Infraestructuras, Urbanismo y Vivienda, César Díaz; el obispo, Manuel Sánchez Monge, y el arquitecto que ha diseñado este proyecto de remodelación, Clemente Lomba.

Éste último ha explicado que la zona afectada por esta actuación es donde se inició el «Santander primigenio», que se desarrolló en el cerro de Somorrrostro, una zona en alto y protegida. Pero en 1941, a raíz de la reordenación urbana del centro tras el incendio de la ciudad -del que a mediados de febrero se cumplirán 78 años- se modificó la estructura de esta zona de la ciudad y se modificó su vieja condición de una urbe en alto para dejarla a «cota cero». Este nuevo plano horizontal que se creó en Santander hizo que el conjunto catedralicio, que era «la almendra» de la ciudad, quedara »aislado« en la zona superior de las calles que la rodeaban, como era, por ejemplo, Los Azogues.

Según Lomba, esta era una calle «importantísima» que, en su día, conectaba el antiguo puerto con la zona alta de la ciudad, pero quedó cortada a raíz de esta reordenación urbana de 1941.

El proyecto afecta a la esquina Nordeste de la Catedral, donde se produce la intersección de las calles Somorrostro y del Obispo Juan Plaza García. En concreto, se va a intervenir en el espacio ocupado tiempo atrás por una casa-tapón y que a día de hoy está acondicionado como un jardín urbano y alberga además un pequeño local.

La actuación diseñada plantea incorporar ese espacio al conjunto de la Catedral y recuperar un tramo de la calle Los Azogues. Y también incluye la realización de una excavación arqueológica, de acuerdo con las directrices que hace unos años dejaron escritas José Luis Casado Soto y Joaquín González Echegaray.

Con esta actuación se pretende reconstruir la calle con escaleras y rampas a la manera del clásico urbanismo medieval. La idea es sustituir la escalera actual por un conjunto de rampa y escaleras que, amparado por un muro curvo, emule un contrafuerte que dé asiento a la Catedral en el plano de la ciudad. Lomba ha explicado que con ese contrafuerte se pretende «restituir la vieja noción» del conjunto catedralicio ubicado sobre el promontorio. «Nunca apoyó su esquina abajo», ha dicho.

El arquitecto ha explicado que la rampa surgirá desde la zona de Somorrostro y la 'atalaya' que se va a crear conectará unas escaleras con las que ya existen para subir a la zona del claustro de la Catedral.

Entre la rampa y el contrafuerte se genera además un espacio prácticamente rectangular, cubierto en su parte este, que podría destinarse a mostrar hallazgos arqueológicos del origen de la ciudad o a alguna función turística

Para reforzar esa imagen que recuerde el diseño original de este espacio, con la Catedral elevada sobre un contrafuerte, se utilizará piedra de Escobedo, como la existente en el templo. En cuanto a la intervención arqueológica proyectada, afectará a todo el frente que enlaza verticalmente las calles de Los Azogues y Somorrostro.

Además, la actuación incluye una excavación arqueológica, de acuerdo con las directrices que hace unos años dejaron escritas los historiadores, ya fallecidos, José Luis Casado Soto y Joaquín González Echegaray para intentar localizar los vestigios del antiguo puerto r

Tras la explicación de Lomba, Sánchez Monge se ha mostrado «muy contento» y «agradecido» al Ayuntamiento por estos trabajos que no serían posibles, ha dicho, sin la colaboración entre el Consistorio y el Obispado.

Ha destacado que, además de recuperar la calle más antigua de Santander, la actuación va «a cambiar el rostro» de la Catedral de forma «radical». Además, a su juicio va a contribuir a que el templo tenga el «relieve» religioso, cultural y turístico que, según ha dicho, debe tener una catedral en la ciudad.