"Es maravilloso, dinamizará la cultura"

El actor cántabro Antonio Resines, en el centro, entre los invitados de ayer a visitar el Centro Botín. /
El actor cántabro Antonio Resines, en el centro, entre los invitados de ayer a visitar el Centro Botín.

Escritores, músicos, actores, poetas y bailarines acuden a una visita privada al Centro Botín

LOLA GALLARDOSantander

Músicos, escritores, poetas, actores y bailarines. Una amplia representación de la cultura de Cantabria acudió este martes a una visita privada al Centro Botín y salió encantada, tanto por la arquitectura del edificio diseñado por el italiano Renzo Piano como por el contenido de las dos exposiciones que inauguran el centro: los dibujos de Francisco de Goya y las obras del artista internacional Carsten Höller (Bruselas, 1961), famoso por sus vertiginosos toboganes y sus lúdicas instalaciones interactivas.

Höller presenta una selección de catorce obras bajo el título Y. Precisamente su Elevator Bed ha sido una de las obras más admiradas, una cama que gira, sube y baja, elevándose hasta 3,5 metros de altura. Pero sin lugar a dudas han ganado por goleada los dibujos de Francisco de Goya, una exposición que ha maravillado al público que visitó el edificio.

Impresionante, maravilloso, espectacular y novedoso. Fueron algunos adjetivos que ayer expresaron quienes pudieron acceder al interior del Centro Botín, una visita amenizada con música y arte."Es como subir a un barco y las vistas son espectaculares, ofrecen una nueva mirada a la ciudad y a la bahía de Santander", reconocieron varios de los visitantes. La mayoría advierte de que volverá para ver con mayor detenimiento el edificio, su arquitectura y las exposiciones.

Una de las primeras personas que salieron de la visita que comenzó a las once de la mañana fue Rosa Fernández Lera, directora de la Biblioteca de Menéndez Pelayo."Me ha impresionado positivamente, me ha gustado el espacio interior y, sobre todo, la exposición de Goya". Reconoce que el edificio ofrece unas posibilidades"muy grandes" a la ciudad de Santander:"Va a dinamizar la cultura", insiste.

El auditorio, la cafetería, la librería o la terraza exterior son"impresionantes", indica quien además de los dibujos de Francisco de Goya le ha cautivado una maqueta de la isla de Cuba. Junto a ella, termina la visita Antonio Santoveña, miembro de la Fundación Bruno Alonso."Es un edificio muy desconcertante, novedoso, moderno y ambicioso en el planteamiento". Responde rápido a la pregunta de qué le ha gustado más de toda la visita:"La exposición de Goya, es espléndida, maravillosa. Volveré".

Poco después sale el fotógrafo Raúl Hevia. Reconoce que es un edificio muy acogedor por la forma en que está distribuido."Está pensado para relacionar al espectador con las obras de arte y el espacio", explica antes de señalar que es"grande y pequeño, cálido y fácil de andar, con varios recorridos distintos en los que parece que cambias de lugar". Señala que durante la visita se sintió "tranquilo", en un espacio"inteligente y acogedor".

Sin lugar a dudas, las vistas lo han cautivado: "Es lo que más me ha gustado. Tuve la sensación de estar en un barco y al asomarme a la azotea, tan innovadora, y el trampolín, fue como asomarme a un balcón y mirar al futuro". Pero no sólo las vistas llamaron su atención, también la arquitectura y el diseño del edificio y las exposiciones. No se decanta por ninguna, las dos Francisco de Goya y Carsten Höller le han emocionado."Son realmente buenas", dice.

Daniel Garrido trabaja en Cuevas Prehistóricas de Cantabria. Un viaje de la antigüedad a la modernidad. De las cuevas prehistóricas al Centro Botín. El pachinko conjunto de plazas, pasarelas de acero y vidrio que conectan ambas edificaciones"me recuerda al Centro Pompidou de París", dice, pero aquí"las vistas desde el edificio son espectaculares". Como no podía ser de otra forma, la exposición de Francisco de Goya le ha gustado, pero también la ambiciosa muestra monográfica de Carsten Höller. Un recorrido único por la última década de producción de este artista belga, reconocido internacionalmente por su exploración constante del mundo de la naturaleza."Era una edificio necesario para la ciudad y cumple las expectativas con las que se creó: aporta su grano de arena a la cultura de Santander", indica Garrido. Y es que defiende que"todo es bueno para llamar la atención del turismo y conseguir que vengan a visitar Santander y Cantabria". Explica que el Museo Guggenheim de Bilbao es un reclamo para los turistas y el Centro Botín"es un buen referente para Santander. No podemos pensar sólo en el arte rupestre y en lo que ya tenemos. También hay que avanzar y crear nuevos espacios".

Jesús García es el director de la Escuela de Arte de Número 1 de Puente San Miguel. Reconoce que"Santander necesitaba un espacio expositivo de estas características", porque no hay que olvidar que además de mostrar al mundo las últimas tendencias artísticas también se avanzará en la investigación de la educación en inteligencia emocional, la creatividad y el conocimiento."Tendá múltiples usos y trabajará también en el ámbito educativo y social", reconoce quien alaba que el edificio"no se quede sólo como un museo contenedor de obras caras". Si tiene que elegir aquello que más le sorprendió o llamó su atención, cita a Francisco de Goya.

Belén González es la presidenta de la Asociación de Escuelas de Danza de Cantabria. El edificio, dice,"es un lujo para Santander" y señala que el reflejo de la cubierta sobre el mar le ha sorprendido, igual que la cama que forma parte de la exposición de Carsten Höller. Si tiene que poner alguna pega al edificio, cita la ubicación:"Hubiera sido mejor junto al Palacio de Festivales", dice.

Resines:"Volveré"

Uno de los últimos en abandonar el edificio fue el actor cántabro Antonio Resines. Todo el mundo le paraba, querían hacerse fotos con él."Me ha encantado, es magnífico y volveré para verlo con más detenimiento", señala el actor que anima a todo el mundo a visitar un edificio"espectacular"."Yo volveré", insiste. Junto a él salen una profesora y una orientadora educativa quienes relatan que"es una mirada nueva a la ciudad y a la bahía de Santander. Es como ir en barco y apreciar la ciudad desde arriba, por encima de las copas de los árboles", dicen.

En la organización del acto trabaja como voluntario Santiago Zuloaga quien defiende las grandes potencialidades del edificio para atraer turismo a Santander."Me siento orgulloso del Centro Botín y de su potencial cultural", indica. Este joven admira también las vistas del edificio sobre la bahía de Santander, una de las más bonitas del mundo.

 

Fotos

Vídeos