Cinco jóvenes rescatados tras volcar su bote en la bahía de Santander

Los cinco jóvenes, agarrados a su barca, a la espera de ayuda. / DM .

La pequeña embarcación se llenó de agua por el oleaje causado por otro barco, volcando al instante

JAVIER GANGOITI

Por suerte se quedó en una anécdota de las vacaciones de verano, pero pudo ser mucho peor. La noche del pasado sábado, al rededor de las 21.00 horas, los pasajeros de la pedreñera que volvían a Santander tuvieron que esperar un poco más de lo normal para poner pie en tierra. No fue el oleaje ni las condiciones meteorológicas las que retrasaron la ruta Pedreña-Somo-Santander, sino cinco jóvenes en el agua, agarrados a su embarcación y haciendo señas con las linternas de sus teléfonos móviles. Tal como informaron más tarde los rescatados, que no sufrieron ningún daño, su embarcación se llenó de agua a causa del oleaje causado por el paso de un barco a motor, volcando al instante.

Así los encontraron. Agarrados a la pequeña embarcación con una mano, alumbrando con sus móviles en la otra y aguardando a los servicios de emergencia como podían. Afortunadamente la espera fue más breve, y fue un vecino de la bahía quien se adelantó al Servicio Marítimo y trasladó con su barco a los jóvenes hasta el barrio de Puertochico, además de su bote. Una demora que se hizo más calmada gracias a la presencia de la pedreñera, que tras asegurarse de que no habían sufrido ningún daño y tampoco corrían peligro, demoró su llegada al embarcadero durante más de diez minutos hasta el rescate de los chavales. Todo quedó en una historieta de mar para ellos, el patrón, los pasajeros y para el héroe anónimo que salió a navegar en el momento más oportuno.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos