Detenida por ir en bicicleta con síntomas de embriaguez y agredir a un policía local en Cañadío

Detenida por ir en bicicleta con síntomas de embriaguez y agredir a un policía local en Cañadío

Este fin de semana la Policía de Santander ha hecho cuatro controles anti-botellón, en los que ha denunciado a 18 personas

DM .
DM .Santander

Aún eran las 1.30 horas de esta madrugada de domingo cuando unos agentes de la Policía Local de Santander que patrullaban por Cañadío observaron una mujer en bicicleta que presentaba síntomas de embriaguez. Entre otras cosas, estuvo a punto de caer al suelo tras un giro brusco del manillar. Aún era había decenas de personas en todo el entorno de la plaza de Cañadío, por lo que los agentes se dirigieron a ella con la intención de prevenir cualquier accidente. La mujer se negó, en primer lugar a identificarse y después, a someterse a la prueba de alcoholemia. Y en un momento de la airada conversación con los agentes, la mujer reaccionó «de forma violenta», según señalan fuentes policiales, y agredió a uno de los agentes. Estos tuvieron que reducirla y posteriormente se procedió a su detención. En ese momento, los agentes además la incautaron un envoltorio de marihuana y la identificaron como F. P.

Media hora más tarde, también en la plaza de Cañadío, la Policía tuvo que denunciar a un joven, H..R., por tratar de iniciar una pelea con los porteros de un establecimiento hostelero de la zona.

Y en el aparcamiento del la playa del Camello, lugar en el que se hace botellón todos los fines de semana, los agentes denunciaron a un joven P. V., por tener el equipo de música de su vehículo, en tono muy elevado, lo que causaba molestias al vecindario a las 4.40 horas de esta madrugada.

Este sábado por noche y en madrugada del domingo, la Policía Local ha realizado cuatro controles anti-botellón en diferentes lugares de la ciudad, en los cuales se ha denunciado a 18 personas por consumo de alcohol en la vía pública.

Por último, este sábado por la tarde, a eso de las 16.00 horas, los agentes locales fueron requeridos en la calle Marqués de la Hermida por un familiar de una señora de 81 años a la que no conseguían localizar. Una vez que consiguieron acceder al domicilio encontraron a G..M., de 81 años, ya fallecida.