Arrancan las obras en la calle Isabel II de Santander

Arrancan las obras en la calle Isabel II de Santander
Antonio 'Sane'

Los trabajos se interrumpirán en los meses de verano, a petición de los comerciantes

DM .
DM .Santander

Las obras de renovación urbana de la calle Isabel II han dado comienzo con una inversión de 844.000 euros y se desarrollarán en tres fases, con un plazo de ejecución de nueve meses.

La alcaldesa de Santander, Gema Igual, ha explicado durante su visita al tramo final de la calle Isabel II que las obras se suspenderán en los meses de verano, «a petición de los comerciantes», con lo que se prevé que concluyan antes de las próximas Navidades. Gema Igual ha destacado que las obras se van a ejecutar procurando afectar lo menos posible a los comercios de la zona y manteniendo el tráfico de vehículos en dos carriles durante toda la actuación.

Según ha señalado la alcaldesa, con el proyecto de renovación urbana de la calle Isabel II se pretende ensanchar las aceras, además de crear áreas verdes, con la plantación de arbolado para «separar» el tráfico del área peatonal.

Ver más

Asimismo, se incluye la instalación de nuevas luminarias, como plantearon los comerciantes, según ha apuntado Igual, quien también ha explicado que se soterrarán los tendidos aéreos actuales.

En tramo por el que han empezado las obras va desde la calle Castilla hasta Calderón de la Barca. Está previsto reducir la vía a dos carriles para facilitar la incorporación desde Antonio López y el posterior giro a la izquierda de los vehículos que se dirigen a la estación de autobuses, que en la actualidad invaden el carril central para la maniobra.

En el tramo de Calderón de la Barca a Calvo Sotelo también habrá dos carriles (más anchos que los actuales) y a ambos lados se dispondrán zonas verdes con plantas bajas de colores variados y arbolado de mayor porte para separar las zonas peatonales del tráfico.

Desde el cruce de Calvo Sotelo hasta la altura de la calle La Paz, se mantienen las aceras actuales y se renueva el asfaltado; y, en el tramo final, hasta la confluencia con la calle Cubo, se aprovecha para ensanchar la acera que discurre junto al Mercado de la Esperanza, manteniendo el aparcamiento de carga y descarga existente en este punto.

El proyecto incluye también la intervención en la manzana delimitada por Isabel II, la calle La Paz y Francisco de Quevedo, mejorando su urbanización gracias al ensanche de las aceras y la colocación de pavimento de adoquín de granito en la calzada.