El Palacio afronta su reforma más importante en 25 años

Vista aérea del Palacio de la Magdalena y de parte de los jardines que rodean la edificación, en el punto más alto de la península del mismo nombre. :: Sane/
Vista aérea del Palacio de la Magdalena y de parte de los jardines que rodean la edificación, en el punto más alto de la península del mismo nombre. :: Sane

El cambio de las ventanas, del parqué y de las farolas serán las intervenciones más llamativas para los visitantes

Ángela Casado
ÁNGELA CASADOSantander

La puesta a punto del Palacio de la Magdalena ya está diseñada y lista para ponerse en marcha. De la Fuente Arquitectos ha sido el estudio encargado de redactar el proyecto de acondicionamiento, que recoge todas las intervenciones que requiere el edificio y el resto de dependencias ubicadas en la península del mismo nombre. Las ventanas, los suelos y las farolas son algunos de los elementos que serán sustituidos en esta reforma, que todavía se desconoce cuándo comenzará porque el contrato de obras salió a licitación este martes y se prolongará hasta mediados de marzo. El presupuesto total del Ayuntamiento para realizar las actuaciones asciende a 3,4 millones de euros.

«Cuando fuimos al edificio para valorar la situación, no encontramos un deterioro alarmante. La mayoría es fruto del paso del tiempo y de un alto uso. Algunos elementos se han quedado obsoletos», indica la arquitecta Blanca de la Fuente. «Las intervenciones a realizar se dividirán en dos: las que se aprecian a simple vista y las que, aunque no se ven, mejorarán el confort de los trabajadores y de los visitantes».

REFORMAS MÁS RELEVANTES

La climatización, el alumbrado automático y el sistema de detección de incendios son algunos de los elementos incluidos. También el sistema de audiovisuales: megafonía, proyecciones...
Las ventanas dejarán de ser de madera y pasarán a ser de aluminio, aunque se desconoce si mantendrán su color blanco. El parqué de algunas salas también será sustituido por su deterioro.
La lluvia y la cercanía del mar han estropeado el acero de las actuales. Se sustituirán por otras de fundición y se añadirán asientos en la base para que los visitantes puedan descansar.
La pared que separa ambas salas será sustituida por un tabique móvil que ofrecerá flexibilidad en la distribución del espacio. Cuando esté cerrado, no desfigurará la imagen actual.
Por la cocina pasan multitud de caterings y el elevado uso la ha deteriorado. Se cambiará todo el mobiliario. El comedor también sufrirá cambios porque actualmente hay exceso de ruido.
Las butacas serán sustituidas por otras iguales con un tapizado similar. También se cambiará la moqueta y se construirá un baño que permita el acceso a personas con movilidad reducida.
Ahora se encuentra en desuso. Se respetará la apariencia externa e interna. En la planta de arriba se ubicarán oficinas para la dirección del Palacio y, abajo, una oficina de información turística.

La última restauración integral del Palacio se realizó entre 1994 y 1995. El paso del tiempo, inevitablemente, ha traído consigo el desgaste y el desfase de muchos elementos de las edificaciones y sus alrededores. El sistema de control centralizado es uno de los elementos que más anticuado se ha quedado con el paso de los años. Una de las mayores actuaciones estará enfocada en su modernización. «Tanto el hardware como el software se han quedado obsoletos y hay que cambiarlos por completo. Ya no hay recambios para los que tienen actualmente», explica De la Fuente. Los edificios serán «más eficientes», aunque a nivel visual no se apreciará. Algunas de las mejoras incluidas en este apartado son las referentes a la climatización, el alumbrado automático y el sistema de detección de incendios. «También incluye el sistema de audiovisuales: megafonía, proyecciones...», describe. Este nuevo sistema, que contará con luces y escenografía, permitirá desarrollar representaciones teatrales en el Paraninfo.

La mayoría de intervenciones «son pequeñas pero, son tantas, que se convierten en un conjunto significativo». Además, durante el diseño del proyecto, «se ha tenido especial cuidado en ser respetuoso al máximo con el aspecto original del lugar». El cambio en la carpintería del palacio será la actuación más llamativa. Las ventanas dejarán de ser de madera y pasarán a ser de aluminio. Las originales, colocadas en 1914, eran de hierro, de un color oscuro. Posteriormente fueron sustituidas por unas de madera barnizada, que actualmente están pintadas de blanco. «Todavía se desconoce si el aluminio será blanco o no», puntualiza. El parqué de algunas salas también será sustituido. «En las obras de 1994 se cambió parcialmente. Ahora, la parte que permaneció intacta en aquel momento, está bastante deteriorada. Se cambiará por una madera similar para que apenas se aprecie», asegura De la Fuente.

«Muchas intervenciones serán pequeñas pero, son tantas, que se convierten en algo significativo» Blanca de la Torre | Arquitecta

Las salas Bringas y Madrazo pasarán a ser una. Pero sólo en ocasiones concretas. «La pared que las separa será sustituida por un tabique móvil». Algunas actividades de la UIMP requieren la opción de configurar las dos salas como un solo espacio. Esta intervención ofrecerá flexibilidad en la distribución del espacio. «Cuando esté cerrado no desfigurará su imagen actual».

La sustitución de las farolas del perímetro exterior será otro de los cambios más vistosos. «Están en mal estado por la corrosión del agua», apunta De la Fuente. Junto a la lluvia, la cercanía del mar también ha hecho mella en ellas. Mientras la parte de abajo es de fundición, la superior es de acero pintado, un material más propenso a estropearse. El proyecto propone sustituirlas por otras que sean completamente de fundición. Además, las bases contarán con asientos de madera para que los visitantes puedan descansar. El pavimento exterior también se sustituirá porque presenta roturas en muchos puntos del espacio.

Cambios en el Paraninfo

Las butacas y la moqueta del Paraninfo serán sustituidas. «Hay muchos asientos que presentan roturas. No se han cambiado desde la anterior reforma». En estos 24 años, se han llevado a cabo reparaciones parciales. «Para todo el tiempo que ha pasado, están bastante bien, pero necesitan un reemplazo». De la Fuente Arquitectos ha localizado «sillas del mismo modelo que el actual» y un tapizado «muy parecido», por lo que el cambio «no será drástico». En el Paraninfo también se construirá un aseo accesible para personas con movilidad reducida. «Ahora, si tienen que ir al baño tienen que moverse hasta las Caballerizas, lo que supone un trastorno».

D. Paraninfo

La cocina es una estancia cerrada al público, por lo que las obras que se realicen ahí sólo serán visibles para los que trabajen dentro. Por ella, «pasan multitud de caterings y cada uno trabaja de una manera». El elevado uso la convierte en otro de los elementos que necesitan una reforma. «Se cambiará todo el mobiliario». Anexo a ella está el comedor, que también sufrirá cambios. «Actualmente hay un exceso de ruido. No funciona bien acústicamente. Se cambiará para mejorar el confort de los usuarios». El sistema de tuberías también se renovará.

Cerca de la parada del 'Magdaleno' se encuentra la casa de los Guardeses. «Que en este momento está en desuso». Las intervenciones planteadas para este edificio «respetarán al máximo su apariencia externa e interna». En la planta superior se ubicarán las oficinas de dirección del Palacio, «un espacio más privado». Mientras que en la parte de abajo, se dispondrá de «una oficina de información turística con tienda, más vinculada al público».