Santander aceptará formalmente esta semana la cesión del edificio del Banco de España para el Archivo Lafuente

Proyección de cómo quedará el museo /DM
Proyección de cómo quedará el museo / DM

Se trata de un trámite más de cara a la apertura en 2022 del centro asociado del Museo Reina Sofía

Pilar Chato
PILAR CHATOSantander

El Ayuntamiento de Santander dará esta semana un paso más para abrir las puertas del Centro Asociado del Reina Sofía en la capital cántabra en el horizonte del 2022. la Junta de Gobierno aprobará el martes la aceptación del edificio del Banco de España que ha sido cedido por el Estado a la capital. Ahora deberá abordarse la redacción, aprobación y licitación de los proyectos de construcción, museográfico y museológico, así como la tramitación de la modificación puntual del plan general de Santander,ya que se trata de un edificio con protección integral. Además, el Gobierno de Cantabria tiene que autorizar la gestión del espacio museístico, puesto que, según la Ley de Museos, es una competencia autonómica; y formar, junto con el Reina Sofía y el Archivo Lafuente, el ente gestor que se encargará de la organización y gestión del centro una vez abierto.

Los detalles del nuevo museo fueron presentados este verano al dar cuenta del Plan Director elaborado por el Ayuntamiento de Santander, que se hará cargo de los 10 millones de euros que costará el acondicionamiento y del mantenimiento del posterior funcionamiento del centro, que rondará el 1,6 millones de euros.

Para la alcaldesa Gema Igual, el futuro museo no solo acogerá exposiciones de «primerísimo nivel» sino que desarrollará una actividad ligada a la investigación y generar acuerdos con los centros de arte más importantes del mundo, con los que el Archivo Lafuente y el Reina Sofía vienen colaborando ya desde hace años, destaca el Ayuntamiento en nota de prensa.

«El proyecto avanza con paso firme y solo unos meses después de la firma del convenio con el Ministerio de Cultura y el propio Museo ya se han realizado dos de las acciones que teníamos por delante, como eran finalizar el plan director y formalizar la cesión del edificio», ha precisado.

El plan director -redactado por el estudio de arquitectos Juan Herreros, que trabaja habitualmente con el Centro de Arte Reina Sofía- marca los usos y espacios en los que se tiene que dividir el edificio para que, además de un archivo y una sala de exposiciones, se desarrollen el resto de actividades

El edificio, que en la actualidad se encuentra sin uso, presenta «deficiencias poco importantes» derivadas de su falta de actividad, como pueden ser humedades o fisuras; pero existen otras cuestiones de mayor relevancia. Como consecuencia de que la utilización prevista hasta ahora era de oficinas y para acoger el archivo «se requieren forjados que resistan una sobrecarga de uso hasta 10 veces mayor que la actual«.

Así, el Archivo Lafuente ocupará una de las alas del edificio, la más cercana a la Catedral, en todas sus plantas. Estos forjados serán reconstruidos para obtener una planta adicional y soportar una sobrecarga de uso equivalente a 1.500 kilos por metro cuadrado. Para ello, se propone desmontar la crujía más cercana a la fachada de la Catedral y sustituirla por una estructura portante nueva apoyada en los muros del sótano, que dará como resultado cuatro plantas, con un total de 630 metros cuadrados de superficie, todos ellos dedicados al archivo.

El resto del edificio mantendrá las tres plantas actuales más el semisótano, y en ellas se ubicarán las zonas expositivas, que constituyen el motor fundamental de la programación del centro; un área docente, en la que se realizarán cursos, seminarios, presentaciones, etc.; una zona dedicada a biblioteca y una zona de catalogación e investigación.

Las salas de exposiciones, estarán en la planta baja, con espacios diáfanos que ocuparán 456 metros cuadrados de superficie, que se completarán con un área de recepción, información, consigna y tienda. En la planta primera habrá otra zona expositiva 281 metros cuadrados, una biblioteca de acceso libre de 160 metros cuadrados, otra biblioteca de acceso restringido de 29 metros cuadrados, un área de eventos y aseos.

La segunda planta estará ocupada por las salas de reuniones, de investigación y de catalogación. La planta de cubierta albergará una cafetería con terraza y vista panorámica y un área infantil y de ocio.

 

Fotos

Vídeos