Vacaciones en la Luna

Yusaku Maezawa./Reuters
Yusaku Maezawa. / Reuters

La empresa Space X elige al multimillonario japonés Yusaku Maezawa para ser el primer turista en orbitar sobre el satélite de la Tierra

J. Luis Alvarez
J. LUIS ALVAREZMadrid

Por la mañana comprarse un Picasso o un Warhol y por la tarde, ¿por qué no?, un billete a la Luna. El multimillonario Yasuku Maezawa puede permitírselo. Este empresario japonés de 42 años se ha convertido en el primer turista que viajará en 2023 a la Luna. Lo hará a bordo de una nave de la compañía Space X y por poco más de 100 millones de dólares, unos 86 millones de euros al cambio.

El sueño de Julio Verne de viajar a la Luna se cumplió de manera física, pisando arena selenita, el 21 de julio de 1969, tal como relató en la televisión a los incrédulos españoles el maestro de periodistas Jesús Hermida. Maezawa no tocará suelo lunar, solo orbitará el satélite terrestre, en la que será la primera misión tripulada desde 1972, cuando la NASA lanzó el último cohete Apolo.

De músico roquero en su juventud este japonés ha pasado a amasar una gran fortuna mediante la venta minorista de ropa en internet. Su imperio está valorado en más de 2.480 millones de euros, lo que le convierte en la decimoctava persona más rica del Japón, según Forbes. Cuando el dueño de Space X, Elon Musk, anunció que Yasuku Maezawa sería el primer turista lunar, éste tomó el micrófono para decir que no iría solo, sino que invitaría «a seis u ocho artistas de todo el mundo a unirse a esta misión a la Luna». Pero a sus invitados no les saldrá gratis la 'tournée', dado que «tendrán que crear algo a su retorno a la Tierra. Sus obras inspirarán a todos los soñadores que están latentes en nosotros», aseguró. Maezawa apuntó que ya ha pagado la reserva de todos los asientos en el cohete SpaceX, pero sin revelar el precio total de los billetes.

A buen seguro amortizará la inversión, porque no llevará a unos artistas cualquiera. Él es un reconocido mecenas y coleccionista de arte. En su colección cuelgan piezas de Pablo Picasso, Roy Lichtenstein, Andy Warhol, Alexander Calder o Jeff Koons, con los que pretende abrir un museo de arte contemporáneo en su ciudad de China.

Ahora será Space X la que tendrá que ultimar el cohete Big Falcon Rocket (BFR), que empujará la nave del pasaje, que hasta ahora sólo se ha mostrado en diseños. Se espera que el próximo año realice los primeros vuelos de prueba. Musk estimó que la construcción del ingenio espacial podría tener un coste de unos 4.285 millones de euros. La forma del BFR es una reminiscencia de los transbordadores espaciales, las naves que llevaron a los astronautas al espacio 135 veces desde 1981 hasta 2011.

El proyecto de Space X se suma al que anunció hace años Virgin Galactic, fundada por el multimillonario británico Richard Branson, que trabaja para llevar a los turistas en un breve viaje al espacio. Los viajeros de la SpaceShipTwo VSS Unity, que se asemeja a un avión pequeño, pasarán varios minutos flotando en gravedad cero a unos 100 kilómetros de altura, aun lejos de los 400 donde orbita la Estación Espacial Internacional.

 

Fotos

Vídeos