Las tecnológicas apuestan por dar el control de su información a los usuarios

Logos de diferentes empresas tecnológicas. /AFP
Logos de diferentes empresas tecnológicas. / AFP

Google, Facebook, Microsoft y Twitter se suman a Data Transfer Project, una iniciativa para agilizar todos los procesos en la red

ARANTXA HERRANZ

Los usuarios deberían ser dueños de sus datos. Sin embargo, en tiempos del 'big data', en los que la información, su tratamiento y análisis es la base de muchos negocios, el lema de que la información es poder cobra más sentido que nunca. Pero ambas afirmaciones no tienen por qué estar reñidas. Aunque el proyecto para que la transferencia de datos sea más sencillo es del año pasado, ha sido ahora cuando cuatro de las empresas más grandes (Google, Facebook, Microsoft y Twitter) se han sumado a Data Transfer Project (DTP), una iniciativa que tiene como objetivo facilitar a las personas la transferencia de sus datos entre los proveedores de servicios en internet. Dicho de otro modo, DTP quiere que a los usuarios nos resulte más sencillo cambiar de un producto o servicio a otro. Por ejemplo, que si usamos el servicio de correo electrónico de Google y queremos pasarnos al de Microsoft, el proceso sea mucho más fácil y que no perdamos datos ni información por el camino.

Data Transfer Project es el fruto de la colaboración de varias organizaciones y desarrolladores, quienes están trabajando en la creación de un marco común con código de fuente abierta. Este marco será lo que permita conectar a dos proveedores de servicios en internet para poder realizar una transferencia directa e ininterrumpida de datos. «Queremos que todas las personas en la web tengan el control de sus datos», asegura la página web de DTP.

Esta iniciativa vio la luz en 2017 con el objetivo de crear una plataforma de portabilidad de datos de servicio a servicio para que todas las personas en la web puedan mover fácilmente sus datos entre los proveedores de servicios en línea siempre que lo deseen. Quienes forman parte de DTP suscriben que la portabilidad y la interoperabilidad son fundamentales para la innovación. «Hacer que sea más fácil para las personas elegir entre los servicios facilita la competencia, capacita a las personas para probar nuevos servicios y les permite elegir la oferta que mejor se adapte a sus necesidades», afirman.

Precisamente éste es uno de los derechos principales que recoge el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) de la Unión Europea. Aunque esta normativa entró en vigor en 2016, desde el 25 de mayo es de obligado cumplimiento y, por tanto, los ciudadanos europeos tienen el derecho a la portabilidad. Este derecho permite pedir y recibir los datos personales en un formato de lectura mecánica para poder enviarlos a otro responsable del tratamiento.

Hasta ahora, había ciertas dudas sobre cómo podría hacerse efectivo este derecho. Algo que DTP pretende facilitar para todos los usuarios, y no solo los de la UE. Sin importar qué fue antes, si el huevo o la gallina, este proyecto ha recibido un importante respaldo con la adhesión de Google, Facebook, Microsoft y Twitter.

Nuevo modelo de datos

Las implicaciones de DTP y su respaldo por parte de grandes compañías pueden tener un gran alcance. No en vano, algunos aseguran que DTP abre la puerta a una nueva manera de hacer las cosas por parte de las empresas de tecnología.

Uno de los objetivos de DTP es conseguir que las empresas utilicen modelos de datos comunes en sus sistemas. Ahora, cada organización elige la manera en que recoge, almacena y trata la información, lo que muchas veces conlleva que los formatos elegidos por las empresas son incompatibles. Esto, por ejemplo, dificulta a los usuarios volver a importar los datos que exportaron. Para intentar solucionar estos fallos, las empresas recurren a lo que se conoce como API, pequeños fragmentos de software que facilitan la comunicación entre aplicaciones y herramientas. Pero si se consigue este modelo común de datos se puede reducir la necesidad de estas API. Por eso, DTP trabaja tanto en el diseño de este modelo como en la manera de poder adaptar los servicios ya existentes. Es lo que este proyecto llama adaptadores.

Sin embargo, Data Transfer Project se encuentra todavía en sus primeras etapas de desarrollo. De hecho, el proyecto sigue buscando «activamente» que las empresas y organizaciones se sumen a la iniciativa. El código, además, aún está en fase de desarrollo, por lo que aún es necesario realizar muchas pruebas y verificaciones antes de que se pueda dar por cerrada y concluida esta plataforma. La versión actual admite la transferencia de datos para fotos, correo, contactos, calendarios y tareas. Para ello, se basa en las API públicas disponibles de diferentes empresas tecnológicas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos