El circo Quimera pone la magia y los números

Los artistas rusos Kvas y Sergey, durante una de sus espectaculares acrobacias./
Los artistas rusos Kvas y Sergey, durante una de sus espectaculares acrobacias.

La puesta en escena de ‘Charivari’ en el Bulevar Demetrio Herrero congregó a centenares de personas que no quisieron perderse este montaje dirigido por Raúl Alegría

MARÍA DE LA CUEVA

La segunda Gala Internacional de Circo congregó en la noche del lunes a cientos de personas que se dieron cita en la Plaza del Ayuntamiento para asistir al espectáculo circense de Raúl Alegría. A las 21.30 horas el programa anunciaba la función del mago cántabro más internacional. Sin embargo el show comenzó minutos más tarde. Mientras, los niños y los mayores esperaban impacientes a que el desfile de artistas empezará. Se hizo de rogar pero la espera mereció la pena.

Un público, que bajo una noche cálida de verano, disfrutó de los trucos de magia que Raúl Alegría presentó, desafiando la lógica de casi todos los asistentes. Boquiabiertos, la mayoría, observaba detalladamente los movimientos del mago y sus ayudantes venidos desde Rusia y México.

Un elenco de artistas internacionales que acompañó a Alegría durante todo el espectáculo como el dúo Kvas y Sergey, dos profesionales del circo que han actuado en diferentes lugares de Europa.

En tan solo unos segundos lograron atrapar la atención de los más pequeños con su increíble habilidad para girar el uno sobre el otro con tan sólo la ayuda de sus manos. Un ejercicio de fuerza física y sobre todo mental no apto para el resto de los mortales.

En toda actuación de circo hay unos personajes que nunca faltan. Son los payasos. Para esta ocasión Raúl se rodeo de «los mejores payasos del mundo», los mexicanos Chistirrines.

Vestidos de gala, venían a Torrelavega con un objetivo claro: hacer reír a carcajadas a los pequeños y también a los padres y madres que acompañaron a los niños. Y lo consiguieron. Su show no dejó indiferente a nadie, pintados de pies a cabeza, hicieron las delicias de todos y cada una de las personas que se concentraron en la plaza.

Entre risas y chistes lograron amenizar una noche donde la magia era la verdadera protagonista. Las luces de colores iluminaban el escenario y en el Bulevar no cabía ni un alma.

La expectación era máxima y el turno era del invitado estrella. Adrián Vega, el primer mago español en una superproducción americana y además vecino de Torrelavega. Un as en la manga que Raúl se guardó para sorpresa del público. La presión era aún mayor para Adrián, que actuaba en casa y ante su gente. Su magia le ha llevado a recorrer Europa, Estados Unidos y Alemania entre otros lugares del mundo.

Sus habilidosas manos le han convertido en uno de los referentes en este mundo. Entre malabares y trucos, se apoderó del escenario y los niños se pusieron a sus pies.

La rapidez de sus movimientos era pasmosa y casi ni cuenta se daban los asistentes de que las bolas rojas de los malabares rozaban sus manos. Vestido también de gala, cuestionó la razón de todos con su espectacular actuación.

El show duró aproximadamente hasta media noche cuando Raúl dio las gracias a Torrelavega por acompañarle, una vez más, en esta II Gala Internacional de Circo.

Como ocurrió el año pasado, agradeció profundamente el calor y el apoyo que le brindaron los torrelaveguenses y aquellos que vinieron de distintos puntos de la región. Los aplausos, más que merecidos, se prolongaron varios minutos con la plaza abarrotada de gente. Nadie quiso perderse el final de esta actuación tan especial en una semana donde la Alegría se respira por todas las calles de la ciudad. El elenco de artistas se despidió también y las luces se apagaron hasta la próxima edición.

El público comenzó a desalojar la plaza. La afluencia de gente fue máxima y aunque los niños se quedaron con ganas de más diversión y más magia, la función fue un éxito mayúsculo.

El tiempo acompañó en una noche donde la temperatura fue más agradable de lo normal. La plaza se tiñó de colores y uno resaltaba sobre los demás. El rojo del pañuelo de las fiestas de la Patrona, vestía las espaldas de muchos de los que decidieron salir a la calle esa noche. Un elemento indiscutible esta semana que estuvo presente también en la II Gala Internacional.

La noche del lunes fue la prueba de que la magia no es sólo cosa de niños sino que es para todas las edades y todos los públicos. Raúl Alegría puso la magia a las fiestas de La Patrona y Charivari cerró sus puertas hasta el próximo año.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos