El Coro Ronda Garcilaso recibe la Medalla de Oro de Torrelavega

El Coro Ronda Garcilaso recibe la Medalla de Oro de Torrelavega
Alberto Aja

La ciudad reconoce su aportación a la conservación del patrimonio cultural de Cantabria

José Ignacio Arminio
JOSÉ IGNACIO ARMINIOTorrelavega

El emblemático Coro Ronda Garcilaso, referente de la canción montañesa, recibió esta tarde la Medalla de Oro de la ciudad coincidiendo con su 75 aniversario. La Corporación reconoce así su dedicación a la conservación del patrimonio cultural de Cantabria, a través de la divulgación del cancionero popular, y el haber llevado con sus actuaciones el nombre de Torrelavega por diversos países. Cientos de personas asistieron al emotivo acto, celebrado en el Instituto Marqués de Santillana porque el Ayuntamiento se encuentra cerrado a la espera de rehabilitación. Después de varios discursos y el acto protocolario de entrega del galardón, actuaron la Sociedad Coral, el Coro Ronda Besaya, el Coro Santa María de Solvay y la agrupación homenajeada.

Su director desde hace 34 años, Lorenzo Morante, agradeció la concesión de la distinción «más entrañable que podemos recibir» y dijo que se sienten «queridos, valorados y reconocidos» en su querida Torrelavega. También tuvo palabras de reconocimiento para las personas y colectivos que impulsaron el homenaje. Morante no tardó en destacar la figura de Pepín del Río, fundador del coro, primer director y artífice de innumerables canciones: coplas de ronda, de romería, de siega, de marzas... «Ninguno de nosotros estaría aquí sin aquel hijo de ferroviario, nacido en el barrio de Quebrantada, que con tan sólo 32 años se convirtió en pieza clave de la música tradicional de Cantabria», resaltó. Los fundadores, para quienes pidió un aplauso, emprendieron hace más de siete décadas un camino para cantar 'cantares', «bonito en muchas ocasiones, duro en otras», que ha llevado a los Garcilaso a convertirse en «santo y seña de la música tradicional y popular de Torrelavega y de toda Cantabria». Un legado del que han sido embajadores con sus actuaciones por medio mundo, desde el Vaticano a Hungría, Reino Unido, México, Cuba... También han conseguido que sus 15 grabaciones discográficas se hayan escuchado «en gran parte del planeta».

El alcalde, José Manuel Cruz Viadero, dijo que era un acto que «rinde justicia» a una de las entidades más reconocidas de la ciudad, que entra en la nómina de «instituciones ilustres» de la misma por los méritos acumulados durante su dilatada trayectoria. Cruz Viadero señaló que la «aventura» de los Garcilaso parece casi fruto de una conjunción astral, en la que «se han alineado personalidades geniales como la de Pepín del Río, pilar de la recuperación de nuestro folclore». El regidor entregó la Medalla de Oro de la ciudad al sucesor de Pepín del Río, un emocionado Lorenzo Morante, convertido en el «alma» de la agrupación desde hace más de tres décadas, con una mezcla inimitable de «firmeza y flexibilidad».

Alejandro del Río, hijo del recordado Pepín del Río, indicó que la «razón de ser» de los Garcilaso siempre ha sido «cantar en montañés» y que ninguna agrupación tiene una trayectoria tan larga «si no ofrece calidad en su quehacer». Ángel Muela, hijo de otro fundador, hizo un repaso detallado de los años fundacionales, en los que un grupo de jóvenes decidió «dejar la seriedad de la Coral para dar rienda suelta a sus aficiones». José Ramón Saiz, autor del libro del 75 aniversario de los Garcilaso –se presentará en breve–, dijo que el coro es todo un ejemplo de «grandeza y estabilidad».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos