Vía libre al carril bici en Torrelavega

Una ciclista circula por el nuevo carril bici del Paseo Julio Hauzeur. :/Luis Palomeque
Una ciclista circula por el nuevo carril bici del Paseo Julio Hauzeur. : / Luis Palomeque

El Ayuntamiento dice que cumple el Plan General vigente y cuenta con el respaldo de los técnicos municipales

David Carrera
DAVID CARRERATorrelavega

El Ayuntamiento de Torrelavega ya tiene vía libre para terminar las obras del carril bici que discurre por la ciudad y que conecta la capital del Besaya con otros municipios. El concejal de Movilidad, Francisco Javier Melgar, ha confirmado que los carriles bici de Torrelavega enmarcados en el Plan de Movilidad Ciclista de Cantabria y específicamente dentro del proyecto Bici.bes, para la comarca del Besaya, cumplen lo establecido en el actual Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), y así lo han ratificado los técnicos responsables del área de Urbanismo.

De este modo, Melgar responde a las críticas que cuestionaban la legalidad e idoneidad de estas infraestructuras a su paso por Torrelavega, y hace hincapié en que «el proyecto cumple los requisitos recogidos en el Plan General, donde se señala literalmente que las dimensiones de las secciones tipo de los viales que contempla el ordenamiento, entre ellos el Paseo de Julio Hauzeur, deben manejarse con tolerancia, para no dar lugar a situaciones absurdas en la realización de las obras».

Asimismo, el edil responsable del área de movilidad explica que se ha cumplido «correctamente» todo el procedimiento acordado en junio de 2016, con la firma del protocolo general 'Vías Ciclistas del Besaya. Bici.bes', que suscribieron la vicepresidenta y consejera de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social del Gobierno de Cantabria, Eva Díaz Tezanos, y varios alcaldes de la comarca, entre ellos el de Torrelavega, José Manuel Cruz Viadero.

Anchura «suficiente»

Según Melgar, estos nuevos carriles bici de Torrelavega, incluidos en el proyecto Bici.bes, cuentan con el visto bueno de los servicios técnicos municipales participantes , que han participado en su redacción, así como en la «correcta» supervisión por parte del Gobierno de Cantabria y en su posterior ejecución por parte de la dirección general competente. El concejal recuerda que el proyecto Bici.bes, encaja con los planteamientos generales del Plan Municipal de Movilidad Sostenible de Torrelavega, PMUS, en fase de elaboración, y del Plan de Movilidad Ciclista de Cantabria, donde se pone en valor la movilidad mediante el transporte público, el uso de la bicicleta y los vehículos no contaminantes, así como la movilidad peatonal. En todo caso, afirma, se han realizado de tal forma que permita una convivencia sostenible entre vehículos a motor, ciclistas y peatones, con dimensiones de calzada muy superiores a las de otros lugares de Cantabria. En este sentido, Melgar afirma que el ancho de la calzada actual de Julio Hauzeur, es de 7 metros (3,5 metros por carril), «anchura suficiente -explica- para que los servicios de emergencia desarrollen su cometido con toda normalidad en caso de actuación».

Críticas

El primer carril bici que llega al centro de la ciudad, tras unirla con el vecino municipio de Reocín es el que ha desatado las críticas de los ciclistas que consideran que el trazado «es estrecho» y supone un riesgo también para los viandantes. La ejecución de este proyecto ha tensado la ya de por sí difícil convivencia de ciclistas, peatones y vehículos en un espacio reducido. Todavía son muchos los que no respetan la señalización, sobre todo en las rotondas, lo que incrementa la posibilidad de sufrir accidentes.

Los ciclistas consideran que hay tramos en los que deben compartir calzada con los vehículos y el riesgo que ello conlleva, mientras los conductores consideran que la construcción del carril ha obligado a reducir las dimensiones de la carretera, lo que a su juicio también puede generar situaciones de peligro porque «no hay margen de maniobra».

El primer proyecto para triplicar la red de carriles bici de Torrelavega es una realidad desde este verano. El tramo une la capital del Besaya y Puente San Miguel, a través de las calles José Posada Herrera, Julio Hauzeur y Avenida de Oviedo. El Ayuntamiento puso a disposición de la Consejería de Medio Ambiente los terrenos para ejecutar la obra, que salió a licitación con un presupuesto de 232.642 euros. El Consistorio también se comprometió a aceptar la obra, conservarla y mantenerla, una vez finalizada, y a mantener el trazado invariable, salvo autorización del Gobierno de Cantabria.

Se da la circunstancia a de que Torrelavega es una ciudad casi llana y con miles de aficionados a la bicicleta, así que el Plan de Movilidad Ciclista de Cantabria (PMCC), impulsado esta legislatura por el Gobierno regional con la colaboración de los ayuntamientos, ha calado hondo en la capital del Besaya. Se trata de un nuevo modelo de movilidad sostenible que apuesta por el uso habitual de la bicicleta.

17 kilómetros

Los nuevos tramos de carriles bici previstos en Torrelavega suman 17 kilómetros, discurrirán por el centro de la ciudad y permitirán unir éste con los municipios vecinos de Cartes y Reocín. Los tres ayuntamientos forman parte del plan comarcal (Bici.bes), que pretende convertir a la zona de Torrelavega en «corazón» del entramado de carriles bici de Cantabria, como ocurre desde hace siglos con la red de carreteras.

Pero las obras no comenzaron este verano con buen pie. A las críticas de algunos ciudadanos se ha sumado un grupo de la oposición, Torrelavega Sí, que dice que el nuevo carril bici contribuye a «atascar» el acceso a la ciudad. Acusa al concejal del área, Javier Melgar, de poner en práctica su política de «la improvisación», sin esperar al dictamen del Plan de Movilidad que se está redactando. También el alcalde, José Manuel Cruz Viadero, ha negado que se hayan producido quejas vecinales por este proyecto, ni por las dificultades para circular las numerosas ambulancias que utilizan ese vial en dirección al Hospital Sierrallana tras el estrechamiento de la calzada, ni por la reducción del ancho de las aceras. Sin embargo, la obra del carril bici por Julio Hauzeur, al que un reciente estudio del propio Ayuntamiento señalaba como el vial de Torrelavega de mayor tráfico, con unos 16.000 vehículos diarios, sí ha generado numerosas críticas. Estas se refieren a la convivencia entre peatones, ciclistas y conductores, o la circulación en las rotondas.

 

Fotos

Vídeos