Agradecidos y 'totalmente siniestrados'

Agradecidos y 'totalmente siniestrados'
Luis Palomeque

La banda viguesa pone el sello de identidad y nostálgico a la última jornada del festival Soundcity

PAULA DÍAZ REVUELTA

.Sábado, 22.00 horas: comienza la última jornada del festival de música alternativa Soundcity. Iván Valle, Juanma Pinto, Jesús Gutiérrez y Julio Salces, integrantes de la banda local Soulbane, suben al escenario para inaugurar este tercer y último capítulo del festival celebrado en La Llama.

Con un sonido underground y una voz muy personal, (de esas que reconoces con los ojos cerrados), el setlist comenzó a girar y el público –tímido– se agolpaba en las filas intermedias, aunque el tono del concierto fue cambiando. Pasados apenas quince minutos de reloj y sonando el tema 'Shadows of the sun', la banda presentaba su sonido a los asistentes, dejando claro qué podíamos se podía encontrar durante su actuación.

Con bromas incluidas entre los integrantes del grupo durante el concierto, el bolo de los locales se convirtió en una inmejorable alternativa para inaugurar la jornada sabatina. «Volvemos con fuerza, sacaremos disco el mes que viene», anunciaba el cantante. A ritmo de 'Stray', tema de su álbum 'The Amazing Acrobat Blindman', la banda se presentó a eso de las 22.25 horas para, seguidamente, revolucionar el Soundcity, pues el vocalista no dudó en bajar a cantar entre el público a la par que interactuaba con el mismo:«Quiero que me ayudéis a cantarla, ¡más fuerte!». Está claro, los de Soulbane facturaron un directo incombustible.

La familia de Siniestro Total

A eso de las 23.00 horas, con una puntualidad exquisita, una pequeña parte de Galicia aterrizó en el escenario del Soundcity. Con un sonido algo congestionado en las primeras filas, la mítica formación de Vigo protagonizó lo que fue, sin duda, el concierto más esperado de la noche, y no solo por aquellos que fueron jóvenes en los ochenta, sino también por las generaciones más actuales. Con una permanente interacción con el público y la provocación por bandera en lo que a discurso se refiere, el quinteto se presentó oficialmente:«No nos gusta decir 'buenas noches familia', porque eso es de raperos y al final, esos siempre acaban en la Audiencia Nacional». Como ven, el tono reivindicativo no faltó sobre el escenario.

«Estamos encantados de estar en Torrelavega», desde luego, supieron cómo ganarse al público. A este pequeño discurso le siguieron temas como 'La sierra es la familia', 'Camino de la cama' o 'Síndrome de Estocolmo', composiciones a las que de forma automática, le siguieron palmas. La noche fue avanzando y «le llegó el turno a la poesía», cuando comenzaron a sonar los acordes –más que reconocibles– del tema 'Borrachos como cubas', de la banda Obús. Saltando –aunque no demasiado sincronizados– los asistentes entonaron de buena gana la letra de lo que, a todas luces, se puede considerar un himno.

Luis Palomeque

Pasadas las 23.30 horas de la noche, la formación pasó a introducir esa «gran tragedia» que sucede cuando el amor de tu vida se escapa irremediablemente por la puerta del bar. Lo que fue menos tragedia, aunque sí algo molesto para el guitarra de la banda, fue el continuo cambio de instrumento al que se vio sometido, y no por gusto, sino por algún que otro problema con el sonido. Aunque, como no es de extrañar, las tablas se hicieron notar una vez más: «Nos gusta presumir de guitarras», quitándole hierro al asunto Julián, el cantante.

Como buenos gallegos, –y teniendo en cuenta el trajín que se trae su tierra últimamente– los de Vigo comunicaron al público que las canciones allí tocadas estaban patrocinadas por el narco Marcial Dorado así como por el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, que al parecer, «se conocían». No cabe duda: Siniestro Total fue «la banda del encargo», pues no hay letra que no lance mensaje a quienes los escuchen. 'Somos Siniestro Total', un tema bautizado con los acordes del clásico 'Highway to hell' de AC/DC, fue la opción elegida para cerrar una actuación que el público, dificilmente podrá olvidar.

El reloj marcaba las 00.50 horas cuando Amatria, proyecto personal del productor Joni Antequera, se subió al escenario.

A caballo entre la electrónica y el pop, el tema 'Discordia', del álbum 'Algarabia' (2017), fue el encargado de presentar al público la propuesta con la que, desde hace años, el de Ciudad Real lleva girando a lo largo del territorio.

La fiesta de Amatria

Así, batería, voz y guitarra (de dos mástiles, por cierto), hicieron de la Plaza de La Llama una auténtica fiesta. Durante el concierto sonaron, entre otros, temas como 'Siempre que quiera' –un canto a la toma de decisiones–, 'El coche fantasma' o 'Un poco de fe', todos ellos pertenecientes al disco mencionado anteriormente, 'Algarabia'.

Con una propuesta alejada de lo que se estaba escuchando hasta el momento en la jornada del sábado, Amatria se presentó oficialmente a eso de las 01.15 horas de la noche para, tras avanzar en el setlist, dejar paso a la última banda de la noche y que como Siniestro era de los grupos más esperados del cartel de esta tercera edición del Soundcity.

El 'stop' de El Columpio Asesino

La noche iba a acabar en crimen. Tras el 'Siniestro' que llegó a Torrelavega desde Vigo, al público, a eso de las 02.10 horas, le tocó vivir 'el crimen perfecto' de la mano del último grupo de la noche:El Columpio Asesino. Así, los navarros presentaron una propuesta musical desgarradora en la que sonaron temas como 'Babel', 'La lombriz de tu cuello' o 'Susúrrame', en cuyas letras no es descabellado adivinar un sonido grunge.

Con un juego de luces que bien acompañó la agresividad con la que este columpio se mantuvo sobre el escenario, la banda se presentó a eso de las 02.30 horas para, tras unas breves palabras, no dar tregua ante un público que recibió a la banda con las mismas ganas con las que acogieron a los locales Soulbane.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos